Opinión

Freático

 

– Ayer hubo algo de lo que me dijo en lo que he estado pensando continuamente…

– Ah, síi. ¿Y qué es ello?

– Pues verá… En el patio de la Cámara de Comercio hay un pozo, en el que usted vio que el agua estaba casi al nivel del suelo del patio. ¿Noo? ¿Cómo es que las paredes del edificio estaban húmedas? La humedad debía quedar al mismo nivel que el agua del pozo. ¿No es así? ¿O es que las paredes absorben el agua hacia arriba?

– ¡Pues no! Ya veo que no sabe lo que es el nivel freático. ¿Quiere que se lo explique?

– ¡Hombre! Sé lo que todo el mundo. Que el freático es la capa con agua subterránea, a la que hay que llegar con pozos o sondeos para sacarla.

– Es algo más complicado. Verá usted… En primer lugar hay que aclarar los conceptos de porosidad e permeabilidad en la roca o en el suelo. Quedamos en que la porosidad es el espacio que queda entre los granos o cristales. Para que una roca o suelo sean también permeables es preciso que los poros estén intercomunicados, para que la circulación del agua sea posible. Si no puede circular, la roca, o el suelo, son impermeables…

El agua (en azul) circula entre los granos, entre granos y matriz, o por las fracturas.

– Entendido. Entonces… ¿las rocas porosas son permeables?

– No siempre. Por ejemplo las arcillas son muy porosas, pero al mojarse, los minerales que la constituyen se hinchan, cerrando los poros y haciéndolas impermeables. En cambio las calizas no son porosas, pero se quiebran con mucha facilidad y las grietas permiten la circulación del agua.

– ¡Entendido! Entonces… Tenemos una roca permeable…

– Eso es. En ella, o en el suelo, hasta una cierta profundidad los poros están rellenos de aire. Es la «zona de aireación». Más abajo pueden estar rellenos de agua. Es la «zona de saturación». El nivel freático es la frontera entre las dos zonas.

– ¡Ahora sí que lo he comprendido! ¡Y al abrir un pozo lo que se pretende es atravesar ese nivel!

– Sí. Pero antes quiero explicarle que mientras en la zona de aireación el agua desciende por gravedad cuando llueve –o asciende y se evapora cuando hace calor–, en la de saturación el agua se mueve, como todos los fluidos, del punto de mayor al de menor presión. Cuando al hacer un pozo se llega más allá del nivel freático se produce un descenso brusco de presión y el agua fluye lentamente, sale por la pared y se acumula en el fondo. Pero al descargarse el agua por la pared, la roca se airea, haciendo que descienda el nivel freático. Es como si en un área alrededor del pozo se crease una depresión vacía de agua, que se puede ir ampliando hasta que las presiones se estabilicen. A partir de ese momento el nivel de agua en el pozo será constante. El freático primitivo  se habrá deprimido formando un cono invertido, el «cono de depresión». ¿Lo entiende?

– Sí. O sea, que al abrir un pozo desciende el nivel freático en una zona alrededor. ¿Y hasta que distancia se produce esto?

– Depende del tipo de roca y de otros factores. Por eso puede ocurrir que al abrirlo y provocar el descenso parcial del freático, puede dejar sin agua al pozo de un vecino que lo tenga muy cerca. Puede considerarse como un robo y por eso está vigilado por las leyes.

– ¿Y qué hay que hacer para evitarlo?

– ¡Declararlo en el organismo correspondiente! ¡Y pagar las tasas debidas, naturalmente! Sin eso cualquier vecino puede aprovecharse de tu agua y de tu pozo, abriendo otro al lado.

Corte de un terreno con pozo. En A el nivel freático antes de abrir el pozo. En B, al abrir el pozo se crea una depresión en el nivel freático. En C, el nivel freático ha descendido por debajo del pozo y éste se seca.

– Pero yo he oído que muchos pozos se secan. ¿A qué se debe?

– Veamos. El nivel freático no es una superficie permanente. Asciende en épocas lluviosas, porque el agua al descender por gravedad por los poros de la zona de aireación aumenta el volumen de la zona de saturación. Y el freático desciende durante las sequías, por la misma razón: el agua asciende por capilaridad por los poros de la zona de aireación, hasta que se evapora. Por eso, en verano, muchos pozos dan poca agua, o se secan si el nivel freático llega a quedar debajo del fondo del pozo.

«También puede ocurrir que las paredes sufran un taponamiento de los poros, bien por acumularse la vegetación hidrófila o por precipitación de las arcillas que transporta el agua al llegar a la pared. Por eso es conveniente proceder, de vez en cuando, a un raspado de las paredes.

Esquema tridimensional de un nivel freático con su cono de depresión creado al abrir un pozo.

-Bien, bien. Pero no me ha explicado lo de la humedad de las paredes ni lo del milagro del Pozo Amarillo…

– ¡Hombre! Es que antes le tenía que aclarar en qué consiste lo del freático, tan famoso, pero tan poco conocido. Ahora, si quiere, puedo hablarle de eso que tanto le inquieta…

– Tendrá que ser en otra ocasión, porque se me ha hecho muy tarde. Si le parece, quedamos mañana para tomar un café y me lo cuenta.

– De acuerdo. ¡Hasta mañana, entonces!



Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba