Local

El precio y la venta de Ciudadanos

Después de las elecciones de mayo, todavía quedaba alguna esperanza por ver algo diferente en la política de Salamanca y de Castilla y León. Algunos ilusos creímos que los miembros de la autodenominada “nueva política” se comportarían de manera diferente a lo ya conocido, pero, una vez más, nos topamos con la realidad: son más de lo mismo -o incluso peor-. Las promesas de cambio hicieron creer que Ciudadanos situaría en la oposición al PP, el partido en el poder durante décadas, con demasiadas sombras de corrupción y clientelismo en nuestra tierra.

 

El cambio de rumbo llegó a los pocos días después de la cita con las urnas. Otra vez el dicho “prometer hasta meter y, una vez metido, nada de lo prometido”, cobró protagonismo. Las llamadas al cambio de Francisco Igea en Castilla y León, y de manera mucho más tímida en la ciudad de Salamanca por boca de la siempre servil Ana Suárez -servil a lo que sea, dicho sea de paso-, se esfumaron. Ya no había que conseguir votos, era el momento de conseguir cargos bien remunerados; y a eso se dedicaron los citados protagonistas, aunque con diferencias entre uno y otra.

En Castilla y León, Francisco Igea aceptaba a regañadientes la imposición de la ejecutiva nacional encabezada por Albert Rivera de considerar al PP como “socio preferente”. El palentino había padecido en sus propias carnes cómo se las gasta el PP en esta tierra, cuando ejercía de médico. Sabía, como dijo Herrera en una reciente entrevista, que a los dirigentes conservadores les sobraba soberbia -y les faltaba una cura de humildad, añado yo-. De nada sirvieron las publicaciones en torno a las primarias adulteradas en el PP de Castilla y León, con pagos “en B” -reconocidos ya en sede judicial- y presunta alteración del censo de militantes, que llevaron al liderazgo del partido a Fernández Mañueco. Igea trató de forzar la máquina con exigencias al PP, pero sus superiores le torcieron el brazo para pactar con Fernández Mañueco y pedir lo que realmente les interesa a los naranjas: cargos, carguitos y carguetes, de esos que se cobra mucho y se hace poco; como, por ejemplo, la Presidencia de las Cortes.

A diferencia de Castilla y León, en Salamanca los de Ciudadanos lo tuvieron claro desde el principio: ellos querían seguir con el PP, que para eso les habían estado invitando a comer en restaurantes de la ciudad durante al menos los últimos dos años. En campaña electoral, la servil Ana Suárez hizo gala de su buena sintonía con los representantes de los demás partidos políticos, insistiendo una y otra vez que era capaz de sentarse con todos ellos. Esta actitud flower power le duró poco. Le bastó con mirar su escuálida cuenta corriente y supo que lo importante no era qué pactar para los salmantinos, sino sacar tajada para sí misma y los suyos. Dicho y hecho: vetó al PSOE -ya no era capaz de sentarse con todos-, se arrodilló ante el PP y negoció la venta del apoyo de sus cuatro votos en el pleno a cambio de suculentos sueldos.

A este confidente le han confirmado que la principal petición de los naranjas fue un sueldo, y así ha sido. Todos los concejales de Ciudadanos, sin excepción, estarán en régimen de dedicación exclusiva -tres de ellos, al cien por cien, y otro más al cincuenta por ciento-. Entre las peticiones iniciales, también estaba un plantel de asesores cercano a la decena -incluyendo a algún exconcejal del PSOE en el listado- que finalmente se quedarán en cuatro: dos por un lado, otra más asociada a la Junta de Gobierno y otro en el Gabinete de Comunicación-. Las dedicaciones exclusivas completas rondan los 67.000€ al año cada una y los asesores están entre los 32.000 y los 40.000€ anuales. Entre cargos, carguitos y carguetes, la broma nos costará a los salmantinos más de 300.000€ anuales. Al menos esto servirá para que algún concejal naranja deje de estar “en número rojos”, como dejaba caer recientemente en las barras de los bares, para justificar su papelón de entregarse al PP.

El precio es abultado, la venta es evidente y el cambio de actitud de la servil Ana Suárez, se ha hecho notar. Ya sus compañeros venían observando un aumento de las ínfulas de la teniente de alcalde, después de haber amagado en varias ocasiones con irse y más tarde aferrarse al cargo por necesidad; pero las últimas declaraciones cargando contra el líder socialista José Luis Mateos, han causado estupor entre sus propias filas y la prensa local. Está irreconocible. No saben qué le ha pasado. Triplicarse el sueldo le ha hecho perder la noción de las cosas, dicen los opinadores del lugar. ¡Poderoso caballero es don dinero! Porque todo eso, al fin y al cabo, ha sido cuestión de dinero, una transacción, una venta y, cómo no, a cambio de un precio que al final pagarán los de siempre.

El confidente charro

Noticias relacionadas

11 comentarios

  1. Señor confidente: primera medida en Villamayor de PP y CS.. subirse el sueldo. Parece que allí también tiene números muy rojos en sus cuentas corrientes.

  2. La situación interesada que se ha creado con la recogida de sillones y sueldos ha creado en Ciudadanos una situación a nivel provincial insostenible. Concejales y afiliados que se desafilían en clara posición de protesta. Tanto es así, que puede darse el caso -con tanto afiliado que se pira- que la actual estructura provincial puede saltar por los aires.

    1. Mira que lo dije, Cs se desangra. Y tan grave tiene que ser la sangría, que hoy, el numero dos por Barcelona, Tony Roldán deja Ciudadanos. La causa, la derechización de Cs. Hay que volver al centro.

  3. No , Ana Suárez, es así . El papelón lo hizo tiempo atrás.Es una señora llena de complejos , y a visto la manera de destacar y se aprovechó de ello . Cierto el precio lo van a pagar todos los Salmantinos/as . Ésta clase de personas no deberían ocupar cargos relevantes , en realidad ningún cargo .

  4. ¿Y todavía hay alguien que defienda a Ciudadanos? Ese ex concejal del PSOE con ganas de ser asesor, ¿no será alguien de talla pequeña? De lo que se entera una leyendo…

  5. Y es verdad. Y solo hay unos culpables 4 en concreto: Luis Fuentes por dejar arar al campo charro al que para mi es el principal culpable, David Castaño. Ana Suarez otra responsable, una trepa que hace dos años estaba mas fuera del partido que dentro y no lo escondía, en público lo decía “yo no trabajo ya para el partido” e Igea que nos ha decepcionado a muchos que le defendimos, le apoyamos y creímos en su defensa de la regeneración.

  6. He abandonado la política y soy más feliz, Salamanca no se merece estos ********, parasitos y pesebreros, que han encontrado en la política su forma de vida.
    Pero los salmantinos le han votado y yo los respeto.
    Por otro lado el pasotismo, de la gente muy valida que tiene Salamanca, de lo que algún día se arrepentiran. Tenemos lo que nos merecemos.

  7. Por sus hechos los conocereis…ya que sus palabras son confusas, muy confusas. Salamanca seguirá perdiendo población y seguirá perdiendo universitarios. Nos despoblamos, nos envejecemos y nos empobrecemos…las medidas anunciadas no luchan contra nuestros principales problemas simplemente obedecen a la voz de sus amos…los amos de Salamanca.

  8. Algunos se dejaron llevar por cantos de sirenas y no sólo los dejo abobados, quedaron sordos, ciegos y ahora mudos por lo que votaron, a ver si así nos damos cuenta de lo importante que es votar, pero votar informado. En este país sobra ignorancia política.

Deja un comentario

Botón volver arriba