Castilla y León

La Junta achaca el “gran incendio” Ávila a causas humanas

El fuego está “controlado y estabilizado” en el flanco este, cerca de la localidad del origen, y los trabajos se centran en el oeste, en Pedro Bernardo, donde el viernes surgieron focos secundarios por el viento

 

José Ángel Arranz, director general en funciones de Medio Natural de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, achacó este sábado el «gran incendio» de Gavilanes (Ávila) a causas humanas aún por determinar, pero que se están investigando en estos momentos. «Hasta que no haya certeza no se comentará. Parece que empezó en unas fincas cerca de la localidad y todo indica que detrás hay causa humana, pero no sabemos si es accidente o hay intencionalidad», comentó Arranz esta mañana desde esta población del Valle del Tiétar.

 

ICAL.  En estos momentos, el fuego se mantiene activo, en nivel 1, con un perímetro que supera los diez kilómetros, dado que «aumentó a lo largo de la noche». Así, mientras el frente este, en Gavilanes, se encuentra controlado, «sin llama», el del oeste, hacia Pedro Bernardo, «sigue activo pero en cotas más altas». «La situación del viento es estable y se avanza a buen ritmo de extinción», comentó Arranz, quien sin embargo fue pesimista con las previsiones a partir de las 16 horas de «que cambie» la dirección «y también puede hacerlo el escenario».

Consideró que es «complejo» hacer una estimación de la superficie calcinada debido a que el fuerte viento del viernes «originó varios focos secundarios, que han creado lenguas muy irregulares». Sin embargo, aseguró que «con casi toda seguridad será un gran incendio.

Medios humanos y equipos

La Unidad Militar de Emergencias (UME) mantiene desplegados a un total de 725 efectivos y a 191 vehículos, a los que se añaden cinco aviones anfibios del Ejército del Aire y tres aparatos del Batallón de Helicópteros de Emergencias del Ejército de Tierra trabajando en las labores de extinción de los incendios declarados ayer en Gavilanes (Ávila), Toledo y Amorox (Toledo).

Según informa Agricultura en un comunicado, al incendio de Gavilanes se han desplazado dos aviones anfibios de 5.500 litros de descarga de la base de Matacán en Salamanca. También combaten las llamas desde el aire dos helicópteros de 4.500 litros procedentes de Mutxamel (Alicante) y Las Minas (Guadalajara).

Adicionalmente, con objeto de reforzar las labores de extinción colaboran desde tierra tres brigadas de refuerzo contra incendios forestales acompañadas por cinco helicópteros de transporte y descarga de las bases de La Iglesuela (Toledo), Puerto el Pico (Ávila) y Laza (Orense).

También trabajan, por segundo día consecutivo, medios aéreos en los incendios de Toledo. En el incendio de Almorox en esta provincia trabaja un helicóptero de gran capacidad de la base de Huelma en Jaén y dos aviones anfibios de la base de Torrejón (Madrid). Asimismo, a las cercanías de Toledo se han enviado dos aviones de las bases de Los Llanos en Albacete y Torrejón en Madrid.

 

Fotos. Ricardo Muñoz . ICAL 



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba