PortadaProvincia

Sin la mujer, la Diputación es prosa

La Diputación de Salamanca la conforman 21 hombres y 4 mujeres -como la foto del G-20-

 

Hace unos días, en la cumbre del G20 veíamos una foto sorprendente, solo había tres mujeres entre los líderes de los países más poderosos del mundo. Llamó la atención, lo mismo que la de este martes en la Diputación, donde solo cuatro mujeres forman parte de la foto, y solo una de ellas, estará en el Gobierno.

 

Decía Rubén Darío que sin la mujer, la poesía es pura prosa, parafraseándolo diremos que sin la mujer, la Diputación es prosa, o lo que es lo mismo, la han privado de un contrapunto imprescindible para hacer que la política sea lo que tiene que ser, el arte de mejorar el mundo. Somos iguales, hombres y mujeres, pero tenemos puntos de vista diferentes y ello enriquece el mundo.

Poniéndonos en el caso, que no es así, que hubiera los mismos hombres que mujeres en Salamanca, en la Diputación, que es la casa de la toda la provincia, no está representada esa mitad.

Dicen que solo tenemos una ocasión de crear una primera buena ocasión. Lo dejo ahí.

Hoy toca hablar de la toma de posesión de los diputados y diputadas y del presidente, Javier Iglesias, de sus discursos y de cómo se han movido por el impresionante patio de La Salina. Por cierto, cuanta la leyenda que este palacio lo construyó el arzobispo Fonseca para su amante, Juana Pimentel, ‘La Salina’.

Minutos antes de que comenzara el acto, vimos a Alfonso Fernández Mañueco saludar y sentarse en una esquina, tenía que salir pitando para Valladolid, esperemos que no sea premonitorio y esta ausencia no sea permanente.

Comenzó el acto y en la bancada popular, muy bien ataviados todos con corbata y traje oscuro, salvo Marcelino Cordero, con traje gris. Por cierto, el presidente de la Diputación, Javier Iglesias le dio un afectuosísimo saludo, quizá por aquello de ser ambos farinatos. Iglesias volvió a ser muy institucional con la corbata azul ‘pp’. Entre tanto varón, Eva Mª Picado, con vestido midi en tono nude y falda plisada. Muy femenino. (Echamos de menos a Chabela de la Torre, porque transmitía fuerza y carisma, cualidades que en los hombres son alabadas y en las mujeres denostadas).

Frente al equipo de Gobierno, nos encontramos con los 10 diputados socialistas, donde reinaba más la ‘anarquía’ de la vestidura. Hubo trajes oscuros y con corbata y claros, como el del candidato Fernando Rubio, que optó por una chaqueta clara y sin sofocarse con la corbata, quizá para tener aire suficiente y exponer su elaborado y estructurado discurso, donde recordó que cada día 3 jóvenes abandonan la provincia, Salamanca se desangra.

«Exportamos nuestro mejor patrimonio: el humano. Nos olvidamos de las gentes de los pueblos. Hay que apoyar la economía rural, el acceso a internet, para que no seamos ciudadanos de segunda. Apostar por el patrimonio de los pueblos que o bien está cerrado o sin promocionar y mirar a Portugal». Y pidió encarecidamente, que se impartiera el Bachillerato en Ledesma y la Alberca para no «tener éxodo rural». Todo ello, en un tono sereno y tranquilo, cada palabra que pronunciaba caía como una losa de exactitud, quizá por ello necesitó beber agua en dos ocasiones.

 En cuanto a la cuota femenina socialista, algo más abundante que en la popular, aún así no hubo paridad. Vimos a Beatriz Martín, muy veraniega con una blusa rosa palo y un pantalón floreado, que le sentaba muy bien. También optó por el pantalón, en este caso azul, Miryam Tobal, que lo conjuntó con blusa verde botella con lazada y Carmen Ávila, que repite como diputada, ella eligió para la ocasión vestido estilo años setenta.

Por último, los dos diputados de Ciudadanos, Jesús de San Antonio, que le sentaba como un guante el elegante traje oscuro, y Manuel Hernández, tan original como siempre, luciendo una chaqueta gris estilo country. Dejando su impronta de amante de la tradición. Por cierto, muy valiente en su discurso, donde buscó la igualdad en los pueblos y la mejora de la calidad de vida para los salmantinos. Agradeció el trabajo a los alcaldes y terminó acordándose de la familia. Nos quedamos con ganas de oír más.

Si el discurso del diputado socialista, Rubio, estaba repleto de certezas y el de Ciudadanos, Hernández, de Valentía. El del ya presidente, Javier Iglesias fue un cúmulo de frases hechas y axiomas. Quizá por aquello de que era su tercera soflama.

Así, escuchamos que vamos a trabajar «coco con codo y día a día». Apostar por los concejales y alcaldes de la provincia y «mi querida España, por aquellos que no tienen remuneración económica».

Concluyó dándole las gracias a los diputados que ya no están, entre ellos a Carmen García, del PSOE, que sí se encontraba en La Salina, y a su mujer Pilar y su hija, así como padres y hermano.

El acto institucional se cerró con el abrazo de Javier Iglesias al alcalde de Salamanca Carlos García Carbayo.

Diputación toma de posesión julio 2019.  (37)

Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba