Opinión

Silvina

 

– Me han regalado un mineral para la colección de mi sobrino que le he traído para que me diga, si me hace el favor, qué es.

 

– ¿A ver…? ¡Ah, sí! ¿Lo ha chupado?

– Pero… ¿es que hay que chupar los minerales?

– Sólo en algunos casos, como éste o con la sepiolita, que se pega a la lengua. ¡Chupe, chupe!

– ¡Sabe amargo!

– ¡Claro! ¡Como que es SILVINA! ¡La sal amarga!

– ¿Y cuál es su composición?

– Cloruro potásico. Es un mineral que se forma por evaporación, como la sal común, el cloruro sódico, cuyo nombre como mineral es halita.

– ¿Se evapora a partir de las aguas del mar, en las salinas? ¿Es la «flor de sal», de la que he oído hablar?

– No. Las «flores de sal» son magnésicas y de otros elementos y se da, efectivamente, en las salinas marinas. Las potásicas son continentales. Se depositan cuando, al disminuir el volumen de agua, aumentan la densidad y la concentración. Primero se depositan los sulfatos, como el yeso o la anhidrita; luego, al aumentar la densidad, la halita. Si aumenta aún más, la silvina; y si aún más se forman otras sales compuestas.

Silvina. ClK. Suria (Barcelona).

– He estado en la montaña de sal de Cardona. ¡No me diga que se formó por evaporación!

– Pues sí se lo digo, porque así es. Lo que ocurre es que hizo falta mucho tiempo para ello y el depósito complejo se repitió varias veces; muchas veces. Y luego sufrió un proceso… ¿cómo se lo explicaría…? Digamos que las sales, cuando forman estratos, posteriormente pueden sufrir un aumento de volumen considerable, algo así como si se hinchasen, deformando las capas que se han acumulado encima, e incluso pueden llegar a romperlas, proyectándose hacia arriba. Es lo que se llama un diapiro o domo. Eso es la montaña de sal de Cardona, y también se da en Poza de la Sal, Minglanilla y muchos otros lugares de nuestra geografía. La cuenca sedimentaria del Ebro contiene gran cantidad de yacimientos de sales. Probablemente ese ejemplar que me ha enseñado proceda de Suria, en Barcelona.

– ¡Silvina! Conozco a varias mujeres llamadas Silvia y a una Silvina. El santoral es único para santa Silvia, la madre de san Gregorio Magno. ¿Conoce la etimología del nombre?

-Pues no. Aunque me imagino que estará relacionado con algo de selva o bosque…

Montaña de Sal, de Cardona (Barcelona).

– ¡Efectivamente! Algo así como princesa de la Naturaleza. ¿Y sabe lo que dicen los expertos sobre la personalidad de las Silvias? Pues que suelen buscar ocupaciones o tener como profesión algo que pueda ser útil a la sociedad, como enfermeras o de alguna asociación que se preocupe de la gente más desatendida. ¿Qué le parece?

– ¡Me deja usted asombrado! ¡Estoy empezando a pensar que eso de que la personalidad de una persona depende de su onomástica, que yo creía que eran pamplinas, no lo son tanto, porque se ajustan perfectamente a la Silvina que yo conozco, un «ángel de AFA»!

 – ¡Eso para que vea que no hay que ser tan escéptico! ¿Y el nombre del mineral, se dedicó a alguna Silvia, o a algo selvático?

– Pues no. Lo fue a un famoso médico germano-holandés del siglo XVII, Franz Sylvius, defensor de que las funciones que se dan en el cuerpo humano son como reacciones químicas e investigador de la estructura del cerebro humano. También, mira por donde, es el inventor de la ginebra.

Esquema de un diapiro o domo salino (dibujo de Wolfgang Griem).

– Resulta curioso que el nombre de un mineral coincida con el de una mujer. Deben ser muy escasos. Se me ocurren por ejemplo Esmeralda, Ámbar, Diamantina, Ágata… Desde luego son más abundantes los nombres del reino vegetal: Rosa, Azucena, Violeta, Margarita, Amapola, Lila, Begoña, Hortensia, Flor, Flora, Lirio

-¡Vale, vale! ¡Que debe haber muchos más! Pero veamos qué me dice del reino animal…

– ¡Me lo ha puesto muy difícil! Sólo se me ocurre Paloma, porque no creo que haya ninguna mujer llamada Leona o Pantera…

– También podríamos añadir Coral, Delfina, Vanessa o Volvoreta. Estoy pensando que podríamos lanzar un reto para ver si alguien conoce alguno más…

– ¡Buena idea!

Diapiro de Poza de la Sal (Burgos).

Noticias relacionadas

2 comentarios

Deja un comentario

Botón volver arriba