LocalPortada

«Un profesor no debería limitar el mapa laboral de un alumno, sino ampliarlo al máximo»

Marta Gómez-Rodulfo, periodista freelance habla de cómo está la profesión y hace una reflexión: Las grandes universidades del mundo tienen programas de freelance y emprendimiento en periodismo, "en España estamos tardando mucho"

 

Si tuviera que definir a Marta Gómez-Rodulfo lo haría con la palabra curiosa. Con esa curiosidad ha descubierto México, Holanda, España,… países donde ha trabajado esta trotamundos del periodismo y ese bagaje que lleva en su mochila profesional y vital lo comparte en su canal de Youtube y en sus libros
Charlamos un rato con ella…

Marta, ¿para qué crees que sirve un periodista?
El periodista es un intermediario entre la información y la sociedad. Como cuento en mi libro “Periodismo para dummies” el periodista muestra (o debe mostrar) la realidad de un país, cuenta lo que se ve y lo que no se ve, para fortalecer las democracias de los países. Ese poder de informar al ciudadano se otorga al periodismo para que sea el vehículo idóneo e informe, con transparencia y veracidad, sobre lo que sucede en los diferentes estratos de la sociedad.

¿Por qué crees que somos necesarios?
Somos necesarios porque con esa información objetiva de lo que sucede en todos los ámbitos de la sociedad, el ciudadano puede tomar decisiones que llevan al progreso de una sociedad.

¿Ha cambiado mucho la profesión en estos 20 años que llevas trabajando?
Creo que se ha producido un cambio sin precedentes, la sociedad es totalmente diferente, ha cambiado la forma de comunicarnos, de relacionarnos, de vivir y eso ha afectado sin duda a la profesión. Quizás somos menos exigentes, menos “puristas” y es quizás un buen momento de recordar para qué estamos aquí y adaptarnos a los nuevos tiempos, sin perder nuestra esencia.

Marta Gómez-Rodulfo.
Marta Gómez-Rodulfo. Fotos. Alicia Fernández Solla. 

¿Cuándo intuiste que el futuro del periodismo era ser freelane?
La verdad que no fue algo que “intuí” que ese era el futuro ni decidí ser freelance de manera premeditada, simplemente ocurrió. Comencé siendo periodista de una manera un tanto autodidacta, siempre quise trabajar por mi cuenta así que empezar a vender mi trabajo, viajar y hacer reportajes estaba más en mi camino que buscar un trabajo por cuenta ajena, que siempre me ha parecido algo complicadísimo y donde nunca me he sentido cómoda.

Freelance suena mejor que autónomo… ¿Dale un par de consejos a los que piensan que siendo freelance es difícil vivir de la profesión?
Además la palabra freelance es global, tu tarjeta de visita sirve para cualquier rincón del mundo, emplear esta palabra es sin duda algo muy práctico. El sinónimo en español yo diría que es “periodista independiente”.
Les diría que desde el principio estén alerta y traten de escoger trabajos o clientes que paguen bien. Es un camino largo y habrá épocas buenas y otras no tan buenas. Yo he tenido tiempos en los que he ingresado muy bien y otras en las me he desvelado por el tema económico.
Para vivir de la profesión he aprendido que diversificar en los clientes y en los trabajos, como trabajar con otros países es algo que marca la diferencia en rentabilidad y crear nuevos proyectos, inventar, juntarse con otros compañeros y hacer trabajos conjuntos. Y mirar siempre hacia el futuro, pues está lleno de oportunidades, esta profesión curte mucho y con el tiempo vas desarrollando habilidades que te convierten en un periodista muy valioso, pues tu aprendizaje al trabajar como freelance es bestial.

¿Qué tres, cinco o diez cosas tienen que ser el norte que guíe al freelance para respetarse y ser respetado?
Una de las más importante es saber decir NO. Esta palabra es mágica, nos cierra puertas y nos abre unas mejores. Cuanto antes comprendamos que la culpa no es toda del redactor jefe que te paga poco, sino de ti por aceptar ese trabajo, más rápido caminaremos. Decir que no a la precariedad y centrarnos en la rentabilidad te fuerza a ser creativo y buscar o bien proyectos o bien clientes, que si estén bien pagados, en tu ciudad o en China. El periodista ha de ser global siempre.
Hablar de dinero. Tenemos la mala costumbre de no preguntar ni hablar de los precios y no solo es poco profesional, sino que no nos ayuda a que nos respeten. Si haces eso continuamente te conviertes en un chollo cuando te tienes que vender como lo que eres, un profesional que eres un privilegio para ese medio, porque le vas llevar un material de calidad.
Ser responsable. Es muy obvio pero cumplir con los plazos de entrega, ser puntual, organizado con los clientes, hace que te ganes el respeto en tu trabajo. Se puede ser caótico en la creatividad pero en la organización es bueno ser como un gestor.

¿Qué disciplina crees que es imprescindible para tener una vida laboral ordenada siendo el productor, redactor y realizador de tus propios reportajes?
Creo que la constancia, la paciencia, el optimismo y la organización son disciplinas que sin duda ayudan al freelance. Cada día hay trabajo que hacer y hay que organizar una buena estrategia y cumplirla para alcanzar los objetivos que queremos.
Siempre pongo el ejemplo de que ser periodista freelance es como montar una empresa. El mejor piropo que me han hecho nunca fue un alumno que vino a mi taller: “Como ser periodista freelance y no morir en el intento” y me dijo: “cuando llegué me sentía un desempleado y ahora me siento un empresario” y es en efecto el modus operandi de ser periodista freelance, tomárselo tan en serio como un empresario se tomaría la vida y rentabilidad de su empresa.

Llevas más de un lustro dirigiendo el taller de título almodovariano, ‘Como ser periodista freelance y no morir en el intento’. ¿Qué has aprendido de tus alumnos en estos años? ¿Qué te ha llamado más la atención?
Lo que más me ha llamado la atención es el pedazo talento que tenemos en nuestro país. Siempre me quedo boquiabierta, he visto gente políglota, expertos en cultura árabe, emprendedores brillantes. También la diferencia de edades que es muy enriquecedor, he dado clases a una periodista de más de setenta años, a periodistas con 30 años de experiencia que se quieren reciclar y a jóvenes recién llegados a la universidad. Eso me encanta, te das cuenta que ahora no hay reglas para aprender, hoy enseño yo y mañana un alumno me enseña a mi. Todos estamos constantemente aprendiendo y eso es lo que más me fascina. Además, lo paso increíble. Dar clase y ayudar a otros periodistas es mi gran pasión.
Tengo un canal de Youtube: “Cómo ser periodista freelance” donde comparto tips y cosas que también vemos en mis talleres.

Marta Gómez-Rodulfo.
Marta Gómez-Rodulfo.

¿Crees que las facultades de periodismo deberían enseñar a los futuros comunicadores que es posible que tengan que gestionar su propia empresa, ellos mismos?
Sin duda es una gran labor pendiente que comienza tímidamente. Todas las grandes universidades del mundo ya tienen programas de freelance o de emprendimiento periodístico. En España estamos tardando mucho. Ya no vale que en la carrera solo te preparen para hacer una buena entrevista en un gran canal de televisión nacional, como sucede todavía y me dicen los estudiantes: ¡eso es lo que me está enseñando!. Un profesor no debería limitar el mapa laboral de un alumno, sino ampliarlo al máximo. El paradigma tiene que cambiar por completo, tener profesores que conozcan la realidad laboral del presente y del futuro. Hay muy poca rotación de profesores de periodismo en las universidades y creo que hay que abrir las puertas a nuevas voces y nuevos programas docentes. Yo estoy deseando preparar con una universidad algún Master de periodismo freelance, que no existe aún en España, pero la idea aún les suena a locos.

¿Qué sentido tiene ser periodista hoy en día teniendo las redes sociales que son inmediatas?
Aquí hay que distinguir que no es lo mismo la información que sube un particular a una red social que el trabajo que hace un periodista. Creo que los periodistas debemos alejarnos un poco de las redes sociales, para no confundirnos en esa vorágine de información, que está totalmente descontrolada y solo aporta ruido. Hay webs que te hace noticias falsas que no distinguirías de las verdaderas. Quizás tiene más sentido que nunca hacer buen periodismo, aún hay público que quiere consumir información de calidad y ese debe ser nuestro foco.

¿Hacia dónde camina la profesión de periodistas?
Es curioso porque si miro al futuro siento que el periodismo está mejor que nunca en su experimentación con otras disciplinas, como las matemáticas o estadística y el periodismo de datos o la infografía, los drones, las diferentes formas de contar super creativas y practicas y si miro el pasado siento que el presente es negro, pero ¿por qué mirar tanto al pasado?. Sin duda, hay que tratar de poner el foco en el futuro y de evolucionar con un periodismo global y multidisciplinar.

**** Marta Gómez-Rodulfo y Marí Gómez han creado la primera agencia de representación de periodistas, fotógrafos y camarográfos freelance en lengua española: Freelance Press Saving Journalism.



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba