Opinión

Hablamos de modas

 

En el mes en el que se hace visible la salud mental y se dan datos realmente alarmantes sobre el suicidio en España, la Organización Mundial de la Salud alerta de que aproximadamente 200 menores se suicidan en nuestro País por problemas en las aulas de los que saldrán a la luz 6 o 7, que pasarán al ranking del olvido y del mutismo para la mayoría a la mayor brevedad posible.

Ostentamos el triste honor de permanecer en el cuarto lugar de Europa, dentro de los países con más Acoso Escolar en la actualidad. Mientras la alerta se hace pública y la OMS nos saca los colores, asisto con incredulidad a que personas vinculadas al mundo educativomanifiesten alegremente que el Acoso Escolar está de moda y por eso aparecen de vez en cuando ‘cosillas similares’. Asisto con estupefacción a que se vincule únicamente con ‘el efecto llamada’.

Después de oír esto, si me permiten, voy a ejercer mi derecho a réplica. Moda es la tendencia que se luce en las pasarelas de Cibeles, Milán, Nueva York, París,… Moda es lo que visten o peinan las celebrities en las alfombras rojas de medio mundo. Moda es el look que lucen youtubers e instagramers y que nos enseñan a través de Redes Sociales… Moda es aquello que marca una tendencia que siguen los que pueden o quieren, para seguir lo que imponen otros con menor o mayor acierto. Eso es moda, cuestionable o no, al gusto del consumidor, pero catalogada como moda al fin y al cabo.

Esto que nos ocupa, se llama Acoso Escolar y no está de moda, de hecho ha existido siempre, pero sí que es cierto que nunca hasta los límites actuales. No es una moda, que Derechos Fundamentales de los Niños recogidos en el Tratado Internacional más ratificado de la historia, sean vulnerados en casos de Acoso Escolar y en otros muchas situaciones, en las que debería primar el bienestar del menor y no otro tipo de intereses.

Derechos que deberían de garantizar en todo su contexto lo acordado y reflejado en esa Convención y sin embargo, nos encontramos con la vulneración, la desprotección y el no cumplimiento de obligada aplicación por la mayoría de los países que firmaron esos Derechos.

Y la vulneración de Derechos Fundamentales como son el derecho a la vida, a la dignidad, a la libertad, a la igualdad y a la educación no es una moda, es simplemente una de las muchas asignaturas pendientes que tiene nuestro País.

Mientras desde el mundo educativo se siga hablando de modas y catalogando esta problemática como tal, seguiremos quedando en entredicho, condenados a repetir curso y arrastrar suspensos por no haber aprendido la lección a tiempo.

Más información: Asociación Salmantina contra Bullying y Cyberbullyin -ASCBYC-


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba