Cosas de la vida

“Ahora viene la parte más triste”

El embajador británico, que fue profesor en Salamanca, cuenta el conmovedor desenlace de la historia de la burgalesa que buscaba

El pasado martes, el embajador británico en España, Hugh Elliott, contó en Twitter una divertida anécdota de cómo fue su primera visita a España y cómo se enamoró de nuestro país gracias a Lourdes Arnáiz, una burgalesa que lo acogió en su casa cuando Elliott era un mochilero sin dinero en el año 1984.

 

El vídeo en el que contaba la historia se hizo viral en Twitter y empezó una búsqueda de aquella hospitalaria mujer.

Este martes llegó a Burgos para una visita oficial, la primera ciudad que conoció en España. Con un vídeo frente a la estación de la ciudad, contó una anécdota de cuando llegó desde Inglaterra en bicicleta, pasando por Francia. Entonces, para llegar a Burgos, cogió el tren, pero viajó separado de su bici. La bici se había perdido y tardaría unos días en tenerla de nuevo en su poder.

Se metió en un bar que había en frente de la estación para pensar qué hacía, y se le acercó un joven canadiense. Este llamo a su novia, Lourdes, y a su hermano.

Ella le ofreció que se alojara en su casa mientras llegaba la bici. Fueron cinco días viviendo y comiendo en su casa familiar hasta que llegó su bici.

«¿En cuántos países, me pregunto, se habría acogido a un forastero así? Mi afecto por este país y por el pueblo español empezó aquí, en Burgos, en este lugar hace 35 años», concluyó.

Su tuit enganchó a los internautas y no se hicieron esperar los comentarios, me gusta y compartidos.

Solo dos días después lanzó otro tuit para hacer partícipes a sus seguidores del desenlace de la historia.

«Conseguí tener noticias de ella, pero ahora viene la parte más triste. Lamento tener que decir que Lourdes falleció con 35 años a causa de la esclerosis múltiple», reveló el diplomático. «Había esperado otro desenlace, pero no pudo ser», dijo Elliott, quien comentó que fue el hermano de Lourdes quien le informó delo ocurrido y quedó con él para hacer una visita a su familia.

«Mientras tanto, si esta historia os ha conmovido, y tengo que decir que yo he llorado más que un poco, hay algo que sí podéis hacer: la esclerosis múltiple es una enfermedad devastadora para los afectados, así como para sus seres queridos. Muchos de nosotros conocemos al menos a algún afectado. Hay asociaciones que ayudan en toda España», dijo Elliott, que compartió enlaces de estas asociaciones a nivel nacional, en Burgos, en Santiago (su destino en 1984) y en Salamanca (donde trabajó como profesor) y animó a los tuiteros a colaborar en la lucha contra esta enfermedad.



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba