Economía

Las empresas de CyL se quedan rezagadas

Su número crece a un ritmo “más modesto” que la media nacional

El número de empresas de Castilla y León creció un 0,2 por ciento en el año 2018, hasta alcanzar las 161.986, y en el entorno del 0,6 por ciento en 2019, lo que supone una subida “a un ritmo más modesto que el promedio nacional”, que se situó en los dos últimos años entre el 1,5 y el 2 por ciento.

 

Así se desprende del informe ‘Análisis Económico-Financiero de la Empresa de Castilla y León 2019’ auspiciado por Unicaja Banco y realizado por Analistas Económicos de Andalucía, que recoge la información disponible de la empresa de Castilla y León desde tres grandes perspectivas: la evolución y estructura de la demografía empresarial; el comportamiento económico-financiero de las mismas, y el análisis de las empresas de referencia o excelencia de la región a partir de una serie de requisitos económico-financieros.

El coordinador del informe, José Antonio Muñoz, explicó que los datos de la demografía empresarial de Castilla y León de los dos últimos años demuestran que “crece, y lo viene haciendo de manera sostenida desde 2014, pero a un ritmo más modesto que el promedio nacional”.

En cuanto a las causas, y aunque “en el informe no se entra en un diagnóstico de esta cuestión”, Muñoz señaló que “sí se observa que la empresa de Castilla y León venía creciendo en nivel de ventas por encima de España en los años anteriores y ahora también lo hace un poquito por debajo”, lo que explica que “la propia estructura empresarial de la región, por su marcado componente internacional, va adelantada al ciclo español” al ser “más parecida a la de otras economías europeas más industrializadas”.

No obstante, los datos de la dinámica demográfica empresarial también arrojan un crecimiento “a mayor ritmo” de las empresas de más de 10 trabajadores de Castilla y León, puesto que las de 10 a 49 empleados aumentaron un 4,4 por ciento, las de 50 a 200 crecieron un 2,8 por ciento, y las de más de 200 trabajadores subieron un 2,5 por ciento.

Por sectores, los servicios no comerciales concentraron el 54,5 por ciento del total de empresas de la región, seguidos de las comerciales, que suponen el 23,5 por ciento, las de la construcción con un 14,6 por ciento, y las de industria con el 7,4 por ciento. Y por territorios, Valladolid y León concentraron la mayoría de las empresas de Castilla y León, con el 40,3 por ciento del total entre ambas provincias, seguidas por Burgos (16,1 por ciento) y Salamanca (13,8 por ciento).

Beneficios 

Desde el punto de vista económico-financiero, José Antonio Muñoz destacó el “buen comportamiento” del conjunto de la empresa castellano y leonesa “tanto en 2017 como en el avance realizado para 2018”, puesto que “las ventas se incrementaron en un 6,3 por ciento en 2017 y se espera que hayan crecido en torno al 4,1 por ciento en 2018”. Un crecimiento en ventas que es más pronunciado en Burgos (11,8 por ciento), Ávila (9,6 por ciento) y Salamanca (9,4 por ciento).

Además, el 68,4 por ciento de las sociedades radicadas en Castilla y León registraron beneficios en 2017, “lo que supone un avance muy importante respecto a los niveles de la crisis, en que la ratio se situaba en una de cada dos empresas”. La inversión también aumentó en un 3,6 por ciento y los recursos propios en un 7,2 por ciento, con una mejora del rendimiento de la actividad empresarial que sitúa el crecimiento de la rentabilidad económica en el 4,8 por ciento en 2017 y en el 5,8 por ciento en 2018, y de la rentabilidad financiera en el 8 por ciento en 2017 y el 8,6 por ciento en 2018.

Por último, en el apartado de las empresas de referencia, el informe auspiciado por Unicaja Banco identificó 2.261 empresas que cumplen con, al menos, uno de los tres criterios de excelencia considerados, y que sitúan a las sociedades como líderes (2,92 por ciento de la muestra), gacelas (2,37 por ciento) y de alta rentabilidad (1,88 por ciento).

La mayoría de estas empresas “se localizan fundamentalmente en Valladolid y Burgos”, aglutinando la primera provincia el 27,6 por ciento de las empresas de referencia en la Comunidad seguida por Burgos (19,2 por ciento), Salamanca (15,4 por ciento) y León (15,3 por ciento). En todo caso, y como reveló José Antonio Muñoz, “solo once empresas cumplen los criterios de las tres categorías seleccionadas”.

Vacas flacas

El informe ‘Análisis Económico-Financiero de la Empresa de Castilla y León 2019’ muestra, con su estudio de las sociedades mercantiles de Castilla y León, que la región es atractiva para las empresas “por los resultados que se observan globales”, puesto que “hay empresas con un gran potencial, con una gran capacidad exportadora, y algunas tienen una gran capacidad tractora sobre otras empresas o industrias auxiliares”.

Además, los datos sugieren que, aunque todas las empresas “sufren con una desaceleración económica”, las de Castilla y León cuentan con “un músculo para poder soportar en un futuro situaciones menos favorables”, gracias a su “mayor crecimiento en ventas y, en muchos años, también un mayor crecimiento en beneficios que la empresa nacional”, concluyó Muñoz.

Sí apuntó, no obstante, el experto de Analistas Económicos de Andalucía, que “hay diferencias territoriales que son significativas” en Castilla y León, puesto que “donde hay una mayor concentración industrial y empresas de mayor tamaño, se cuenta con una ventaja no solo con respecto a otras provincias de Castilla y León sino de España, que no tienen esa fortuna de contar con grandes líderes del sector industrial”.

A la presentación del ‘Análisis Económico-Financiero de la Empresa de Castilla y León 2019’ asistieron el director de Banca de Empresas de Unicaja Banco, José Manuel Alba, el director territorial de Unicaja Banco en Salamanca, Manuel Rubio, y el consejero de Analistas Económicos de Andalucía, José Ignacio Sánchez Macías.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba