Cosas de la vida

Dimes y diretes (XIX): Tres semanas de mesón…

Queridos amigos: El refrán que quiero os acompañe hoy está también arrancado de nuestro Siglo de Oro. Alude a lo que se aprende en los mesones y ventas que abundaron en los caminos de España, refugio de pícaros y truhanes ansiosos de limpiar la bolsa de los viajeros.

por Emiliano Jiménez

Acordaos de los entremeses de Cervantes. Pero ¿sabéis que su Rinconete nació, según el «Manco de Lepanto» muy cerca de Salamanca? Lo sitúa en la entonces famosa Venta de Mollorido, a medio camino en la Cañada Real entre Salamanca y Medina del Campo. Hoy sólo queda el recuerdo de aquella Venta y una granja en su lugar.

Pero, volviendo al refrán, hoy se podría aplicar a la truhanería callejera, pero nunca se podrán sustituir los saberes de la gloriosa Universidad de Salamanca.

El refrán al que me refiero es el siguiente

«Tres semanas de mesón, seis años de Salamanca son»

Y, hablando de otra cosa, creo que cuando termine la cuarentena anticoronavírica vamos a tener un pequeño «DICCIONARIO CASTIZO DE REFRANES«.

A los que ya teníamos se han añadido los dos siguientes, enviados por buenos amigos:

«El que con tiernos infantes pernocta, impregnado de líquido fétido alborea»  (enviado por C. Cruz Elías)

«Se me tensan los músculos risorios al ser impregnadas las diez capas de la retina por los coloreados teleósteos que pululan por el hache dos o» (enviado por J. A. Villoria)

Seguid enviando más, amigos míos, para regocijo de todos.

Muchísimas gracias, y un abrazo.

—————


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba