Más noticias

Pablo Casado promete “ayudas” de sus gobiernos a hosteleros que no puedan abrir

Pablo Casado, tildó este viernes de “dramática” la situación que atraviesa el mercado laboral en España y prometió “ayudas” de los gobiernos de su formación

 

 

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, tildó este viernes de “dramática” la situación que atraviesa el mercado laboral en España y prometió “ayudas” de los gobiernos de su formación a los hosteleros que no puedan abrir en las condiciones que dicta el plan de desescalada esbozado por el Gobierno.

 

Servimedia / ICAL.  El líder de la oposición, junto al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, se reunió hoy, Día Internacional del Trabajo, con las organizaciones patronales de Hostelería España y Hostelería Madrid para asegurarles que recibirán “ayudas” de los gobiernos del PP los hosteleros que no puedan abrir sus negocios en este contexto.

Casado pidió “solidaridad” con un sector que representa el 7% del PIB, da empleo a 1,7 millones de españoles y es “una seña de identidad” para Madrid. “Vamos a ayudar a esos empresarios, a esos autónomos”, se comprometió, tras recordar que ayer la vicepresidenta Teresa Ribera “les decía que si no les gustaba el plan de desescalada no tenían por qué abrir”.

Para el presidente de los populares, el mensaje que lanzó Ribera a los hosteleros fue que “al que no le guste (el plan de desescalada del Gobierno), que no abra”. En contraposición, aseguró que “quien no pueda abrir, tendrá las ayudas de los gobiernos del PP”.

Además, Casado juzgó “dramática” la situación del mercado laboral y alertó de que España “puede ser la economía de la zona euro que peor se recupere de esta crisis, porque la mala gestión del Gobierno”. “Y, ¿por qué? Porque no se han hecho las cosas bien”, sentenció el líder de los populares.

Reformas hostelería

En esta línea, aseguró que el PP respaldará directamente o a través de créditos a los hosteleros para que puedan acometer reformas para garantizar el distanciamiento social requerido con la implantación de cámaras térmicas y mamparas en sus establecimientos o cualquier infraestructura que les permita abrir en condiciones de seguridad para sus clientes y de rentabilidad para su negocio.

Así las cosas, culpó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de las previsiones económicas “catastróficas” y se lamentó por el hecho de que, “por desgracia, estamos en las peores cifras de empleo en muchísimos años”. “Ayer conocimos que la economía española ha caído más que en el último siglo”, remarcó.

Durante su intervención, el líder de la oposición propuso “regular mejor” el teletrabajo para asegurar empleos y evitar despidos. Para que así sea, pidió el impulso de la seguridad de aquellas personas que trabajan desde casa y que se garanticen las horas trabajadas, el coste de Internet o del material empleado. “Toda facilidad que se dé con el teletrabajo puede redundar en personas que no son despedidas”, adujo.

Este 1 de mayo se acordó de todos los trabajadores, pero sobre todo de los que han perdido su empleo. “En España hay 9 millones de personas que quieren trabajar y no pueden”, subrayó, a lo que añadió que “el Gobierno no está dando las prestaciones prometidas” a 4 millones de familias que están acogidas a un ERTE y llevan desde el 31 de marzo sin recibir ningún ingreso.

Autónomos

“¿Cómo pueden hacer la compra, pagar la hipoteca, pagar el agua o la luz?”, inquirió el líder de la oposición. Aludió a continuación a la situación que viven 400.000 autónomos y, en este caso, se preguntó “cómo puede pagar alguien que no tiene ingresos una cuota de marzo y abril cuando el Gobierno ni si quiera les ha dado las ayudas a todos”.

En este punto, el presidente del PP reclamó de nuevo al Ejecutivo que permita a los ayuntamientos utilizar los más de 28.000 millones de superávit para que se puedan bajar los impuestos de actividades económicas, IBI y tasa de residuos, haciendo “más fácil” la recuperación económica.

Casado reiteró que el plan desescalada planteado supone “un plan de descalabro” con “un sudoku que nadie entiende” y reprochó al Gobierno no haber contado “con nadie” a la hora de diseñarlo. “Ni con la oposición, ni las comunidades autónomas, ni los ayuntamientos, ni los sectores implicados”, se quejó.

Finalmente, avisó de que hacer un plan de desescalada sin test masivos “es como intentar bajar de una montaña con los ojos vendados”. “Si no sabemos qué personas están contagiadas sin tener síntomas, difícilmente podemos hacer que no sea un riesgo irse a tomar un vermú, como dice Sánchez”, apostilló.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba