LocalPortada

“Trabajamos en buscar la ‘bala mágica’ que corte el virus en su fase inicial”

Miguel Marcos, el investigador del Ibsal y médico internista del hospital de Salamanca, apela a la prudencia y la responsabilidad para derrotar al “mal bicho”

 

Sus hilos en la red social Twitter se han convertido en una fuente más que fiable para la sociedad por la claridad y la concisión de sus mensajes, lejos de tecnicismos médicos que a muchos les sonarán a chino. En una situación como ésta, donde la información llega a través de muchos medios, que un sanitario e investigador arroje luz sobre tanta tiniebla ayuda, y mucho.

 

Éste es el caso del médico internista, profesor titular e investigador del Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca, Miguel Marcos, referencia y fuente fiable para muchos, que comanda gracias a la ayuda de muchos sanitarios y trabajadores, un proyecto que busca un medicamento, el selinexor, que podría frenar en seco la expansión de la Covid-19 por nuestro organismo, lo que sería una batalla ganada al virus hasta la aparición de una vacuna definitiva.

El tiempo apremia, aunque lo positivo es que cada vez los científicos y sanitarios conocen un poco más el comportamiento de este virus que ha puesto en jaque a todo el país. Pero si hay una cosa que ha quedado clara es que estamos en buenas manos…

Hilos virales: “Llevaba ya tiempo en esta red social, pero cuando empezó toda esta crisis decidí hacer públicas las respuestas a las preguntas que muchos amigos o conocidos me hacían llegar. Cuento todo de una manera sencilla pensando en que mis consejos pueden ser útiles para la gente y resolver sus dudas, además de concienciar a las personas sobre la situación real que vivimos”.

Vivir con el virus:La coexistencia pacífica con el virus no existe porque es capaz de provocar una enfermedad grave o muy grave, incluso mortal, aunque sea en un porcentaje pequeño. Cuando se habla de que se infecte mucha gente para detener el virus es algo que no se puede hacer porque supondría muchas muertes, y eso no se puede asumir. Por ejemplo, vemos lo que ocurre con el sarampión que podría tener complicaciones para 1 de cada mil personas; esa incidencia a lo mejor la vemos muy pequeña, pero si hablamos de millones y millones de infectados, el número de muertes puede ser muy alto. Igual pasa con este virus; tenemos que intentar que deje de existir y eso solo se soluciona con una vacuna o con las medidas de contención evitando los contactos con los test”.

Mensaje a la sociedad:Hay que lanzar a la gente un mensaje de precaución y responsabilidad porque sí, hay gente de 30 o 40 años ingresada y pasándolo mal; por eso no podemos coexistir pacíficamente con este virus. No puedo lanzar otros mensajes que no sean el uso de mascarillas, el lavado de manos, la distancia social, extremar las precauciones en la calle… yo no soy experto en otras cosas, pero como ya dije el virus está aquí y es un mal bicho, sí. Para la mayoría de la gente se queda en un catarro, un poco más… pero en números globales su incidencia es alta y como los contactos son miles y miles o millones, el impacto sería brutal. Por eso pedimos a la gente joven que no se relaje, ni mucho menos”.

¿Uso de guantes?: “Hay que luchar contra el virus y por ello debemos tomar muchas precauciones. Con el tema de los guantes a veces existe la falsa creencia de pensar que porque te los pongas ya uno puede tocar todo lo que quiera sin riesgo, y no es así. Hay que lavarlos de igual manera que las manos y evitar tocarse la cara o el cuerpo con ellos, porque sería igual que no los llevaras. Lo ideal sería tocar algo con los guantes y quitártelos, pero mucha gente no lo hace. Si se llevan porque a la gente le da más confianza, hay que lavarlos de igual modo que las manos”.

Consejos al llegar de la calle a casa:Lo lógico y lo que hay que hacer es quitarse los zapatos en la entrada para no llevar posibles virus a otras zonas, y lo más normal es quitarse la ropa de la calle y ponerse otra diferente en casa. Hay gente que opta por lavarla, y está bien y es razonable. Obviamente, los sanitarios y gente que está más expuesta, nada más entrar en casa nos duchamos y cambiamos de ropa”.

Tratamiento actual: “En la actualidad, estamos usando varios medicamentos que parecen ofrecer un cierto grado de eficacia ante esta infección, pero aún no se ha hallado el que frene el virus en seco. Al igual que con la vacuna, se está trabajando muy bien en muchos laboratorios y a veces la ciencia tarda más y otras menos en encontrar la solución. Por eso, hasta que este momento llegue hay que tener precaución, precaución y más precaución para que baje el contagio y reactivar poco a poco la vida habitual. No podemos “infectarnos todos”, ésa es la última opción”.

Conocer el virus: “Es importante resaltar este hecho; hablamos de un virus muy reciente, que lleva pocos meses entre nosotros y es imposible que sepamos mucha cosas sobre él, pero vamos a ir conociendo cómo se comporta con el paso del tiempo. Estamos haciendo un esfuerzo extra, venciendo las dificultades para hallarlo lo mejor posible, y para tratar mejor el virus si hay un rebrote, como todo hace indicar que habrá”.

Investigación sobre posibles tratamientos: “En el Ibsal estamos realizando diversos estudios para buscar fármacos que frenen el coronavirus. Esto es posible gracias al esfuerzo de mucha gente, no solo mío por aparecer en el proyecto. Hay mucha gente detrás para que esto sea posible y quiero resaltar que es un trabajo en equipo (Medicina Interna, Enfermería, Hematología, Farmacia, Medicina Intensiva, Anestesia, etc.). Ensayamos con los pacientes estos posibles tratamientos, pero además les administramos los medicamentos habituales, nadie se queda sin ellos”.

Avances en la búsqueda: “Hay datos sólidos en animales que nos dicen que algunos medicamentos como el selinexor pueden funcionar también en pacientes infectados y que se han probado para otras enfermedades. Lo que buscamos es que este fármaco pueda prevenir la replicación del virus en la fase inicial, antes de provocar la neumonía o que puedan surgir complicaciones en los pacientes, con el fin de disminuir su incidencia y, claro está, la mortalidad. Probamos varios medicamentos, pero con que uno tenga éxito es suficiente. Hay muchos laboratorios y hospitales trabajando en ello, porque cortar la enfermedad y su avance, nos daría un mayor control hasta que llegue la vacuna. Ojalá encontremos esa ‘bala mágica’”.

Plazos: “Estamos trabajando en ello muy duro, y el plazo para poder conocer los primeros resultados será de dos o tres semanas, aunque los definitivos no llegarán hasta que pasen dos o tres meses porque hay procesos de seguridad que hay que cumplir para que nada falle. En el fármaco del que hablamos, selinexor, nosotros somos solo una parte de los 40 centros de todo el mundo que están haciendo pruebas, y los resultados pueden variar también según el tipo de pacientes que haya en una zona u otra, así como del seguimiento final de los pacientes”.


Noticias relacionadas

2 comentarios

  1. A mi me parece que las medidas de prevención no están claras para la mayoría de la gente porque se mezclan con otros mensajes interesantes intelectualmente pero no prácticos. Por doquier se ven personas con guantes y mascarillas tocándose la cara, o hablándose a centímetros de distancia. Creo que debería haber un punto informativo claro en los medios, ayuntamientos, centros públicos y privados porque lo único efectivo parece ser l uso de mascarillas la distancia social y la higiene de manos.

Deja un comentario

Botón volver arriba