DeportesLocal

Jabier Luaces, claro en su salida de Unionistas: “Me esperaba una oferta de renovación”

El ya ex entrenador de los salmantinos asegura en su despedida que guarda un gran recuerdo del club, pero que uno sabe cuándo “una persona no quiere contar contigo en un proyecto”

Hay historias que son cortas, que la vida pone en el camino para un objetivo, y que tienen un principio y un final que no van a estar muy alejados en el tiempo. Pero, eso no significa que haya personas que, en ese periodo de tiempo, no puedan dejar una huella que quedará para siempre, también en un mundo tan interesado como es el del fútbol. Cada día más.

 

Jabier Luaces y Unionistas CF unieron sus caminos a finales del mes de octubre con el objetivo de darle un gran empujón al equipo y evitar un posible descenso por el devenir de los acontecimientos. Cinco meses bastaron en esta ‘temporada interruptus’ para ver qué la conexión entre este vasco de 47 años y club y afición iba a ser un hecho; y así fue.

En el momento del parón, el equipo iba con la flecha hacia arriba y ocupaba puesto de playo ut con diez jornadas aún por disputarse y muy pocos dudan de que la salvación hubiese sido un hecho sobre el terreno de juego. Pero, su impronta también quedará por el hecho de haber sabido aprovechar la oportunidad que le dieron Aguirre y los jugadores del debut en Segunda B, para jugar una Copa del Rey que iba a ser histórica sin saberlo. Atlético Baleares, Deportivo de la Coruña pisaron Las Pistas y ‘besaron la lona’. Y, sí, también pudimos ver en Salamanca al Real Madrid nadie sabe ya cuántos años después en unos días históricos para el fútbol salmantino.

Ahora, y con todo eso en la mochila, el nuevo director deportivo ha considerado que Luaces no es la persona idónea para llevar el rumbo de Unionistas. “Uno sabe si una persona quiere que estés en un club o no. Y en mi caso, ha estado claro”.

¿Oferta de renovación?: “No he tenido oferta de renovación. Han decido que no siga y el que debe decidir ahora esto ha pensado que es lo mejor”.

¿Se lo esperaba?: “La verdad es que me esperaba una oferta de renovación y que fuese complicado que yo pudiese seguir por el momento que vivimos de la pandemia y por mi situación. Pero esperaba una oferta que no ha llegado porque creo que la gente ha estado contenta conmigo y viceversa, y me gustaría haber tenido la opción de valorarla. Esperé a tenerla, pero no llegó”.

¿Sorprendido?: “Es cierto que cada vez a uno le sorprenden menos cosas en esto del fútbol. Pero cuando incorporas a una persona nueva en una dirección deportiva, pueden pasar estas cosas. Es algo lícito que no puedo entrar a valorar”.

Con pena: “Me da muchísima pena acabar cómo acabó esta temporada y no haber podido disfrutar del final. Soy consciente de que quizá no hubiese podido seguir por mis circunstancias y en mi casa somos cuatro personas, las más importantes y había que valorar muchas cosas. Si estuviese soltero y viviese en Salamanca, todo sería más fácil. Pero todos los meses que he estado ahí me encontrado muy bien, valorado y respetado. Ahora, el que tiene que tomar decisiones ha tomado ésta y por eso no tengo que seguir. Está en su derecho de hacerlo”.

Conversación con Sandoval: “Sí, claro. He hablado con Sando y es él el que me comunica las cosas porque a mí por plazos no me cuadraba. En ningún momento he visto claro que fuese a ser el entrenador. Hablamos y pactamos este comunicado y yo solo quiero estar donde todos los implicados en el proyecto quieran que esté, y Diego no lo ve claro”.

Conversación con Diego Hernansanz: “He hablado dos veces con él, pero sobre nada importante, la verdad. Fueron cosas generales y sobre fútbol, pero de lo de verdad, nada de nada. Solo he hablado con Sando de eso”.

Decisión final: “Yo no he estado en las reuniones que hayan podido tener sobre las renovaciones o no y no sé si es una decisión consensuada, no puedo decir más. Lo que he percibido, y se lo dije a Sanso, es que Diego no dejaba claro que yo era el míster que quería para el proyecto. Se vio en la primera rueda de prensa y a lo largo de los días también. Y yo no voy a estar en un sitio donde con el que tengo que estar el día a día no me quiere. No hay que forzar las cosas”.

Experiencia en Unionistas: “Para mí, ha sido una experiencia intensa y gratificante porque me ha tocado vivir los mejores momentos, que nos hemos ganado con trabajo. La remontada en Liga y lo de la Copa eliminando al líder del Grupo I, a un histórico como el Deportivo de la Coruña y vivir lo que se vivió con el Real Madrid. Salamanca volvió a ver a uno de los mejores equipos del mundo, y lo hizo en Las Pistas. Y me llevo vivencias, como mi primer partido en Amorebieta, al lado de mi casa, cuando aun diluviando, la afición estuvo allí animando, como lo hace siempre. Tengo que agradecer a Sando y a la junta directiva la oportunidad que me dieron”.

Espina clavada: “Mi espina clavada es que no se pudo ver todo el potencial del equipo porque no acabó la temporada. Íbamos en línea ascendente y en un gran estado de forma, como se pudo ver en el 4-0 frente a Osasuna B y si se hubiese dictaminado un descenso por puntos en ese momento, Unionistas se hubiese salvado porque no estaba entre los peores de la categoría y el ‘play out’ no se hubiese podido jugar igualmente. Luego, está claro, que esto es fútbol y podría haber pasado cualquier cosa, aunque creo que nos hubiésemos salvado tranquilamente y digo más; hubiésemos llegado a Copa. Yo fui a Salamanca arriesgando mucho y me hubiese gustado completar las 38 jornadas y celebrar en el campo lo que íbamos a lograr”.

¿Adiós o hasta luego?: “Yo, por mi parte, es un hasta luego y más si en la directiva sigue gente como Sando o Teje, gran profesional y persona. Para mí es un hasta luego y muy agradecido”.

Mensaje a la afición: “Solo le puedo dar las gracias por su cariño y por cómo ha subido al equipo en los malos momentos. Ellos son 100% Unionistas y gente del equipo a muerte. Cuando peor ha pintado, más ha animado al equipo y más cariño nos ha dado. Ojalá pueda vivir de nuevo un partido con esa afición y me despediré como dios manda”.

Seguir en el fútbol: “Estoy en el fútbol porque me encanta y mi principal estrategia no es ganar dinero. Llevo desde los 18 años jugando y entrenando a nivel profesional, salvo cuatro años en cantera, pero con 34 ya estaba entrenando a nivel nacional. Ahora tengo 47 y llevo seguido entrenando, con algún corte entre media. Nunca me ha movido el dinero y ese parámetro, si no, no hubiese venido a Unionistas”.

Su familia: “A mi mujer el fútbol no le preocupa, le preocupan sus hijos y que les demos una buena vida. Ella es profesora y yo tengo un buen trabajo, pero le apena porque sabe que el fútbol es mi pasión y estoy más feliz y vivo si entreno. Pero somos inteligentes y la situación actual es complicada y aún con la oferta hubiese sido complicado. No sé qué pasará, pero mi intención es entrenar”.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba