Castilla y León

La piscina, tras la estela del papel higiénico y la levadura

La avalancha de clientes en las tiendas para a adquirir piscinas desmontables choca con la normativa de las instalaciones públicas para garantizar la seguridad

“Me quedan un par de piscinas en todas las tiendas. Entre todos los modelos se han llegado a vender cerca de 100 unidades”. Así radiografía la demanda de este elemento veraniego por parte de la ciudadanía palentina el gerente de las tiendas Toy Planet en la provincia, Jorge Machiñena, quien explica que desde mediados de mayo ha sido “imposible abastecerse de una piscina más, porque los proveedores estaban vacíos de existencias”. “El mercado actual está a cero, literalmente”, apostilla.

 

Por tipologías, Machiñena detalla en declaraciones a la Agencia Ical que ofrecía a sus clientes piscinas infantiles y de medio nivel, es decir, con medidas de hasta cuatro metros. A mayores, destaca que por pedido había la posibilidad de otras de mayor tamaño. En ese sentido, comenta que se han vendido mucho en tienda las típicas hinchables pequeñas de niños, de en torno a 1,20 o 1,40, además de otras desmontables de 2,44, 3,05 y 3,66 metros, como medidas principales.

Relata que, normalmente, los clientes “acuden a las tiendas con la idea pensada de lo que quieren”, ya sea una piscina para “remojar” al niño o una instalación con depuradora. Tal es así que vienen con las medidas exactas para la terraza, el jardín o el lugar elegido en cada caso, así como los desniveles, los desagües u otros aspectos, ya que “todas esas características pueden suponer una limitación”.

El gerente de otras tiendas localizadas en Aguilar de Campoo y Aranda de Duero (Burgos) deja claro que en otras temporadas, de manera habitual, se podían repetir piscinas y encontrar existencias hasta el mes de julio, pero la situación actual ha cambiado el panorama, razón por la que recalca que “han vendido lo que había”, con falta de unidades desde mediados de mayo.

Piscinas públicas

En relación a las instalaciones pertenecientes al Ayuntamiento de Palencia, conformadas por el Monte, Sotillo y San Telmo, el concejal responsable del área, Víctor Torres, adelanta que “están trabajando para estar listos en torno a la primera semana de julio”. Una decisión que se tomó en plena pandemia, la cual “se sigue manteniendo”, para posibilitar un servicio con “todas las medidas de seguridad”.

De esa forma, en la actualidad se está llevando a cabo la puesta a punto de los espacios referidos, junto a los trabajos previos y la limpieza para que las instalaciones estén en perfecto estado en el momento que se abran las puertas, comenta.

Aun así, Torres puntualiza que, antes de tomar medidas organizativas y de entrada, están a la “espera de cómo avanza la situación”, dado que el Boletín Oficial del Estado (BOE) solo aclara que la entrada se realizará con cita previa y con aforo reducido, pero “sin especificar si entran en juego horarios o turnos”. Motivo por el que afirma que va a esperar nuevas actualizaciones o directrices estatales, aunque si no es el caso se tomarán medidas desde el Consistorio, argumenta.

En ese sentido, subraya que no se deberían de tener mayores problemas porque en el caso de la piscina del Sotillo, al ser la instalación más grande, “nunca se ha llenado”, más si cabe que en esas fechas de apertura se estima que Palencia se localice en la fase 3, lo que conlleva hasta un 50 o 60 por ciento del aforo total, estima el edil.

A la contra, en relación a San Telmo, considerada como una pequeña piscina de “barrio”, asegura que se va a estudiar su apertura “con una normalidad más asentada”, pero si las condiciones son estrictas “no tendría ningún sentido poner en funcionamiento una piscina para diez personas”.

Zonas comunes y bares

Torres explica que se va a intensificar la limpieza en zonas de mayor transito y es espacios comunes, como baños y vestuarios, de la mano de una persona constante, ya que existe la obligación de hasta tres limpiezas diarias. Acciones que se van complementar con una intervención grande a la hora de comer para que exista una hora de limpieza total entre la mañana y la tarde.

Los propios establecimientos hosteleros dentro del recinto de las piscinas siguen adelante, aunque desde la Concejalía se hablará con ellos en función de los porcentajes, dado que puede que los número no compensen a su respecto.

Por su parte, las piscinas climatizadas de Campos Góticos de la capital palentina abrirán al público esta semana, aunque «siempre que se cumplan con las previsiones y bajo las condiciones impuestas desde el Gobierno Central», apunta el edil. La reanudación será bajo un “estricto protocolo de seguridad” que se sustenta en la utilización bajo la fórmula de la cita previa, «al igual que está sucediendo desde hace unos días con las pistas de tenis y pádel, frontón y campo de golf», añadió.

En el caso de las ubicadas en Eras de Santa Marina, las instalaciones están operativas para que los deportistas pertenecientes al Club Natación Palencia y al OCA SOS, entre otros, puedan volver a los entrenamientos. A esto, aclara que se espera que, si todo sigue con la misma proyección que hasta ahora, “también puedan abrirse al público en general mediante cita previa en próximas fechas».

Verano en la provincia

Respecto a la provincia, en la localidad cercana de Magaz de Pisuerga, donde su piscina recibe gran afluencia de ciudadanos procedentes de la capital, la alcaldesa, Patricia Pérez, deja claro en declaraciones a Ical que van a abrir las instalaciones con todas las medidas de seguridad y aforo establecido, pero no tienen estipulada la fecha de apertura, dado que el pasado miércoles se resolvió el concurso de adjudicación del servicio a una empresa externa.

De esta forma, aclara que todavía deben organizar las medidas de aforo, la estructura de las entradas y el resto de aspectos fundamentales para la correcta prestación del servicio, el cual, como novedad, pasa a ser completamente externo a la gestión municipal, no sólo la piscina, sino el propio bar y las canchas deportivas del exterior en un paquete conjunto.

No obstante, traslada que se presenta difícil la organización de las entrada durante este verano, ya sea por cita previa u otro mecanismo, aunque asegura que tienen marcado como objetivo elaborar algún tipo de prioridad para que los propios vecinos de Magaz no se queden sin espacio.

En la misma línea se posiciona el Ayuntamiento de Villamuriel de Cerrato, ya que su alcalde, Roberto Martín, traslada que “todavía no tienen nada claro”, pero esperan poder abrir entre los meses de julio y agosto. Las decisiones las aplazan a nuevas medidas del Gobierno a partir de la ya famosa ‘nueva normalidad’, asevera.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba