Castilla y León

La Junta podría aplicar protocolos propios para el inicio del próximo curso

Recuerda que el Ministerio solo puede plantear recomendaciones

La consejera de Educación, Rocío Lucas, aseguró que la Junta no descarta establecer protocolos propios, de la mano de Salud Pública de Castilla y León, para el inicio del próximo curso escolar en septiembre al recordar que el Ministerio no tiene competencias a la hora de regular la organización de los centros y solo puede plantear recomendaciones. Una medida que, precisó, se adoptará si no existe un «consenso» entre el Gobierno central y las comunidades autónomas acerca de los criterios para compatibilizar la vuelta de los alumnos a las aulas y la seguridad y salud.

 

ICAL

Durante una visita al Instituto de Secundaria Julián Marías en Valladolid para comprobar el funcionamiento de las clases de preparación para la EBAU, Rocío Lucas subrayó que el Ministerio no puede presentar un plan con principios generales para que el curso empiece en septiembre con la presencialidad en todas las comunidades autónomas pero luego haya criterios que hagan incompatibles esa presencialidad.

De ahí que apostara, según recogió la Agencia Ical, por trabajar con Salud Pública de Castilla y León para aplicar la ratio de 20 alumnos por aula allí donde se pueda llevar a cabo y, sobre todo, basado en criterios epidemiológicos. «No entendemos por qué pueden estar 20 alumnos en un aula sin mascarrilla y no 24. Una vez que se cumpla la ley, hay que adaptar esas ratios a tus niveles de seguridad y salud», expuso. Además, la consejera reiteró que las recomendaciones del Ministerio no son una disposición que obligue las comunidades.

En todo caso, aseguró que la Junta sigue sin conocer los planes del Ministerio de Educación sobre el inicio del próximo curso escolar después de recordar que en la última reunión de la Conferencia Sectorial solo se entregó un borrador para que las comunidades autónomas realizaran aportaciones. Eso sí, dejó claro que el Ministerio ha presentado unas «recomendaciones» y así las ha considerado la Junta. No en vano, precisó que los criterios generales no se pueden mantener para toda España por que la casuística, la capacidad de los centros y el número de alumnos por colegio o instituto es diferente en cada territorio.

Alumnos reubicados

Lucas no descartó que algunos alumnos de Educación Secundaria tengan que ser reubicados y transportados a otros centros para cumplir las ratios que marca el Ministerio. «Es un debate que está encima de la mesa pero las ratios son una recomendación por lo que, en virtud de la disponibilidad de los espacios que hay en cada centro, nos organizaremos»

Es por ello que reclamó al Gobierno central una explicación de los criterios adoptados y luego «contrastarlos» con Salud Pública, además de señalar que existen otras recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que hablan de una distancia de seguridad de un metro en el ámbito educativo y no el metro y medio que apuntó  el Ministerio y que la consejera consideró «inasumible».

Rocío Lucas subrayó que Castilla y León dejó clara su postura durante la Conferencia Sectorial de Educación de la semana pasada mientras que otros consejeros no cuestionaron las medidas anunciadas por la ministra. En cambio, ayer, algunos presidentes de autonomías reconocieron que el mantenimiento de la distancia de metro y medio era «inasumible».

De ahí que, abogara por llegar a un consenso entre las comunidades y el Ministerio que, a su juicio, debe «reconsiderar» esas recomendaciones. «Si no se logra ese acuerdo, Castilla  y León trabajará con la Consejería de Sanidad con criterios epidemiológicos y con el objetivo de que el curso empiece en septiembre de forma presencial en todas las etapas educativas, sin alternar la presencialidad y la no presencialidad», sentenció. Además, señaló que la Junta trabaja para que el inicio del próximo curso en la Comunidad compatibilice la salud pública y la seguridad con la presencialidad en las aulas.

Anuncios «estrambóticos»

Por último, cargó contra los anuncios «estrambóticos» de la ministra Isabel Celaá como dar clases al aire libre o compaginar la presencialidad con la no presencialidad y exigió planteamientos «serios y reflexivos» pero también que se puedan llevar a cabo para el inicio del próximo curso escolar en septiembre. Además,

Preguntada por la posibilidad de que los centros educativos cuenten con personal de Enfermería, Lucas manifestó que el control de los espacios y de las personas ya está recogido en los protocolos, al igual que la manera de actuar cuando exista algún brote para aislar a ese posible contagiado de COVID-19. «No son necesarios enfermeros en las aulas», significó.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba