Castilla y León

Las familias de niños con dependencia y enfermedades raras plantean profesores en domicilios

La Asociación de Ayuda a la Dependencia asegura que la educación a distancia y 'on line' es inviable para el colectivo

 

Yolanda de la Viuda, presidenta de la Asociación de Ayuda a la Dependencia y enfermedades raras de Castilla y León, planteó la posibilidad de que los profesores acudan a los domicilios de los niños con grandes dependencia, al igual que ocurre cuando reciben el alta hospitalaria, en los casos en que la Consejería de Educación no pueda garantizar la salud de estos alumnos muy vulnerables ante posibles contagios por Covid-19. No en vano, aseguró que la la educación a distancia y ‘on line’ es “inviable” para este colectivo, tal y como quedó demostrado durante el estado de alarma del curso anterior

 

ICAL.  De la Viuda demandó a la Junta medidas para garantizar la salud de los niños con grandes discapacidades y enfermedades raras, ya estén escolarizados en centros especiales como ordinarios, y recursos de cara al inicio del curso escolar. También exigió explicaciones de la consejera Rocío Lucas, ya que en menos de tres semanas deberán volver a las aulas y no han tenido ninguna noticia. “Queremos salvaguardar el derecho a la educación que tienen nuestros hijos, al igual que el resto de los alumnos, pero sin poner en riesgo su vida”, añadió.

De ahí que sus hijos necesiten las terapias de los profesionales y la socialización con otros menores, tal y como manifestó Rebeca Medina, con un hijo -Rodrigo, de ocho años- con discapacidad intelectual y motora que está matriculado en el Centro de Educación Especial Número 1 de Valladolid. “Tiene que ir al colegio por que lo necesita pero me planteo la vuelta al centro si no es fiable y segura”, significó. También, consideró que la educación a distancia no es posible con este tipo de niños, a los que les cuesta mantener la atención o no pueden estar sentados mucho tiempo.

Absentismo escolar

Ante esta situación, subrayó que muchas familias se planteen no llevar a sus hijos al colegio, pese a mostrar su oposición a negarles el derecho a la educación que tienen. En estos casos, pidió que los padres de estos niños no tengan ninguna presión y puedan decidir, libremente, lo mejor para sus hijos. No en vano, lamentó las palabras de la consejera cuando esta semana habló de que esta situación podría considerarse absentismo escolar.

La presidenta de la Asociación de Ayuda a la Dependencia precisó, según recogió la Agencia Ical, que los padres han visto a sus hijos en una “línea muy fina” entre la vida y la muerte, cuando no había coronavirus. “No es un riesgo infundado, es algo real”, sentenció. En este sentido, recordó que los niños y jóvenes con grandes discapacidades o enfermedades tienen graves patologías de base por lo que son más vulnerables a la pandemia, ya que muchos requieren de oxígeno, máquinas y respiradores a la hora de dormir. “Un simple catarro puede acabar en un ingreso hospitalario o, incluso, alterar su vida”, expuso.

Yolanda de la Viuda reconoció que los padres con niños con este tipo de discapacidades llevan cinco meses con sus hijos en casa, que se suma al desgaste físico y emocional acumulado durante muchos años. “Siempre hemos dicho que un cuidador tiene dos vidas, la suya y la de la persona que tiene a su cargo”, expresó.

A la espera de la reunión con la consejera

También lamentó que la asociación lleve a la espera tres semanas para mantener una reunión con la consejera Rocío Lucas para que les explique los planes de la Junta de cara al inicio del curso escolar para los alumnos con discapacidad y enfermedades raras pero también conocer los detalles del protocolo ante posibles contagios y el confinamiento. “Queremos respuestas, no batallas y guerras por que el Covid es el único enemigo invisible”, confesó.


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Enviar mis ánimos a los padres con dificultades tan extremas con sus hijos, hay que seguir en la lucha y más cuando defiendes la vida de tus hijos.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Botón volver arriba