Economía

Lenteja y Garbanzo, de nuevo huérfanos de precio en la Lonja de Salamanca

La mesa de cereales optó por una repetición de los cereales de invierno y aplazó, una semana, la fijación del precio de la Lenteja de la Armuña y el Garbanzo Pedrosillano

Nueva sesión en la mesa de cereales de la Lonja de Salamanca que se saldó con posturas opuestas (una semana más) entre agricultores y compradores, y una bajada para trigo y cebada, subiendo un euro la avena

La Lenteja y el Garbanzo fueron protagonistas un día más, sin fijar precio, y con el compromiso de que el próximo lunes se fije un precio para ambos cultivos. Así transcurrió el debate este 24 de agosto:

De este modo, los agricultores indicaron que el mercado está estable, “con la avena por encima del precio de Lonja y el maíz bastante fuerte”, en una opinión general del sector.

En concreto, Juan del Pozo resaltó en su intervención que los compradores “admiten que ya se ha bajado lo suficiente… hay estabilidad y repetición clara del cereal de invierno, con subida para la avena. La paja hay que repetirá; y en cuanto a las legumbres, hay que poner precio y debe hacerse a la de calidad y creo que el garbanzo está entre 600 y 650 euros, el bueno. Y en la lenteja pasa igual, y con calidad, se venden a 1.100-1.200 euros, la amparada por el Consejo Regulador; debemos hacer los deberes de una vez”.

“El mercado de las legumbres está distorsionado porque el comprador ni lo prueba cuando lo adquiere y eso hay que valorarlo; hay que probar cada partida cuando se compra”, señaló Del Pozo.

Jesús Escudero aseveró que hay estabilidad “total en el mes de agosto, con muy poca operativa. La avena está más fuerte y se cotiza por encima de la Lonja, al igual que el maíz, y la paja no la tocaría. En cuanto a las leguminosas, es muy complicado fijar precio, pero hay que intentarlo y valorar la calidad; hay una gran diferencia entre lo de calidad y el resto, sin un precio fijo. O cotizar a un precio razonable o dejarlo sin cotizar”.

El agricultor Herminio Velasco se mostró de acuerdo con todos, apelando a la “subida de la avena, entre 3 y 4 euros, y el maíz, repitiendo el resto. Hay que poner precio al garbanzo porque la gente luego te dice que por qué no. Es como si no le ponemos precio a la paja; y pasa también con la lenteja y hay que poner valor a la calidad”.

Raúl del Brío aseguró en su turno que el mercado “tiene estabilidad y que, si bajamos, vamos a provocar el efecto contrario de atascar la operativa y hay que repetir los precio. ¿Cómo puede ser que un país exportador como Francia lo tenga 10-12 euros más caro como uno importador? Y esto lo aplico a Salamanca, claro… para las legumbres, voy en la línea de Juan y hay que poner precio al producto de calidad”.

“El vendedor de aquí está dispuesto a vender a un precio más barato para que fluya el cereal y si lo puedo vender un euro más barato, se lo quitan de encima. Pero toda la vida, el agricultor quiere vender un euro más caro y el comprador, uno más barato, como siempre”, le replicó José Antonio Marcos.

Por su parte, los compradores indicaron que el cereal de invierno puede ser el mismo que la semana pasada, pero no se bajó lo suficiente en semanas anteriores. El maíz está más fuerte, pero el cultivo está en precio”, aseguraron en general los vocales.

Más en concreto, José Antonio Marcos hizo hincapié en que la bajada en la cotización se produjo hace dos o tres semanas y hubiese sido “más sensato bajar de golpe y no bajar un euro cada semana, cuando no es así la realidad. Hay estabilidad en maíz y paja, ya que en este último bajar de 30 euros no puede ser. Las legumbres es mejor no cotizarlas, porque ya lo hemos hecho mal muchos años en esta Lonja, para no desorientar”.

Víctor Rodríguez explicó que el mercado de cereal de invierno está “muy pesado y sobra mucho producto en las puertas de las naves o almacenes y el consumo no repunta. Habría que ajustar a la baja todos, mientras que el maíz está más firme, para repetir. Sobre las leguminosas, no existe precio decente ni con sentido común y prefiero no cotizar”.

Por último, Serafín Olea explicó que ha sido una semana muy tranquila, pero con pesadez en los cereales de invierno y va costar consumir lo que hay. El maíz está más firme, pero para repetir precio. Sobre garbanzos y lentejas, en torno a 500 los primeros y 700-950 euros, las segundas.

A la hora de cotizar, los compradores optaron por una bajada de trigo, cebada, centeno y triticale, con una repetición para el resto, mientras que los agricultores pidieron una repetición de precio, salvo para avena y maíz. En cuanto a las lentejas y garbanzos, hubo una discusión entre ambas partes porque, de base, no se iban a poner de acuerdo.

“Es mejor no poner precio porque ni los agricultores vais a aceptar 420 euros ni nosotros aceptar 600”, dijo Marcos.

El presidente de la mesa indicó que lo mejor era que los vocales se pusieran de acuerdo y fijar un precio en la próxima sesión. “Tenemos un grupo de whatsapp y lo podríamos usar y el lunes venir con los deberes hechos”, algo que no convenció mucho a los profesionales, pero le dieron el ‘OK’ sin mucha convicción.

Así quedó la cotización del cereal este 24 de agosto:

  • Trigo: -1 euro – 172 euros / tonelada
  • Cebada: -1 euro – 147 euros / tonelada
  • Avena: +1 euro – 145 euros / tonelada
  • Centeno: repetición – 143 euros / tonelada
  • Maíz: repetición – 179 euros / tonelada
  • Tricale: repetición – 164 euros / tonelada
  • Alfalfa: repetición – 156 euros / tonelada
  • Lenteja y garbanzo: siguen sin cotizar
  • Paja (P. Grande): repetición – 30 euros / tonelada

mercado_lonja-(32)


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba