Castilla y LeónPortada

Castilla y León busca el toque de queda por su cuenta

"Nuestros servicios jurídicos van a valorar nuestras posibilidades para adoptar las medidas necesarias cuanto antes", dice Igea

«Lo ocurrido en el Consejo interterritorial es inaceptable. Nuestros servicios jurídicos van a valorar nuestras posibilidades para adoptar las medidas necesarias cuanto antes». Así se expresó el vicepresidente de a junta, Francisco Igea, tras conocer la decisión del Ministerio de Sanidad junto a los responsables autonómicos del ramo de aplazar el acuerdo sobre el toque de queda que había reclamado el Ejecutivo regional.

 

Tras conocer el resultado de la reunión, la Junta propone endurecer las medidas, incluido el toque de queda, ante la confirmación de la transmisión comunitaria de la Cvoid-19″, señala en un comunicado.

La Comunidad Valenciana estudia la viabilidad de declarar también por su cuente el toque de queda, si lo ven viable sus servicios jurídicos, y la Junta de Andalucía lo ha decretado en Granada, ala espera de conocer si la justicia lo avala o lo anula. Castilla y León se suma a estas dos regiones, a la espera de lo que determinen sus servicios jurídicos.

La Junta de Castilla y León propone intensificar y endurecer las medidas a adoptar de ahora en adelante para reducir los efectos de la pandemia ante la confirmación de que la Comunidad se encuentra, de nuevo, en el nivel de transmisión comunitaria. Para ello tomará como referencia el documento aprobado hoy en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), bajo la denominación de Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID-19, en el que se establecen diferentes actuaciones para dar una respuesta coordinada a distintos niveles de alerta, mediante un proceso de evaluación del riesgo con base en un conjunto de indicadores epidemiológicos, de capacidad asistencial y de salud pública.

Este endurecimiento de las medidas se propone ante la posibilidad cierta de que la situación empeore en las próximas semanas, con la llegada del frío, lo que supondrá el aumento de los ingresos hospitalarios y de las consultas en los centros de salud, con el consiguiente riesgo de que el sistema pueda colapsar. Por ello, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha insistido en que hay que tomar decisiones urgentes tanto en el ámbito sanitario –reorganización y refuerzo- como en el no sanitario, que es donde se dirige el documento hoy aprobado en el CISNS.

En este sentido, la consejera ha explicado que “hasta el 11 de octubre conseguíamos tener una curva aplanada, pero a partir de ese día se ha iniciado un estallido de casos que nos ha llevado a la transmisión comunitaria”.

La titular de Sanidad ha asegurado que la medida más efectiva desde el inicio de la pandemia ha sido el confinamiento, “pero ahora estamos en otro nivel que las medidas de mitigación no arreglan, por lo que es necesario implementar otras más contundentes, como el toque de queda, decisión que tiene el respaldo de la Junta y que tiene que definirse cuanto antes”.

Respuesta del ministro

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, respondió este jueves a la petición por carta de Castilla y León de implantar un toque de queda que no existe un “consenso amplio” entre las diferentes comunidades para su aplicación. No obstante, reconoció que otras autonomías mostraron su interés por esta medida y emplazó a seguir trabajando.

En la comparecencia posterior al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, Salvador Illa reconoció que solo Castilla y León ha pedido por carta la implantación del toque de queda, que definió como la restricción de la movilidad nocturna.

Asimismo, el ministro indicó que se ha valorado esta demanda en la reunión de la Interterritorial del sistema de salud y que no ha habido un consenso amplio al respecto. Además, precisó que se acordó seguir madurando esta posibilidad para si en el futuro se decide poner en marcha.

De esta forma, el ministro de Sanidad aseguró que se seguirá trabajando en futuros Consejos entre comunidades y el Gobierno puesto que además de Castilla y León, otras autonomías, entre las que citó la Comunidad Valenciana, se han mostrado a favor del toque de queda.

«Vamos a valorar con ellos cómo lo afrontamos», dijo el ministro Sobre la aplicación del toque de queda en Castilla y León, como pidió por carta el presidente Alfonso Fernández Mañueco, con quien este viernes se reunirá Salvador Illa, junto al vicepresidente Francisco Igea y la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

«Vamos a dar apoyo siempre a lo que nos pidan», dijo el ministro sobre el compromiso del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre el respaldo a medidas como la solicitud del estado de alarma.

También Salvador Illa indicó que no se discutió sobre el instrumento jurídico que habilitaría la restricción de la movilidad nocturna, sino que será algo que vendrá dado por lo que marquen los técnicos. El ministro reconoció que se había discutido sobre esta medida y otras que aplican algunos países.

Finalmente, el titular de Sanidad señaló que el trabajo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ha permitido establecer un “grado de confianza” entre todos los miembros, que permite una discusión “muy abierta y franca”, que a su juicio es la forma para adoptar la mejor decisión.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba