Local

El Ayuntamiento de Salamanca consolida las subidas de impuestos

El equipo de Gobierno sigue metiendo la mano en el bolsillo de los salmantinos

El pleno del Ayuntamiento aprobó este viernes las Ordenanzas Fiscales de 2021 que consolidan las subidas de impuestos de los años precedentes.

 

El equipo de Gobierno del PP y Cs vende la congelación de los impuestos y casi todas las tasas como si fuera una bajada, cuando el PP no ha hecho más que subir año tras año los impuestos y ahora se ve obligado por Cs a no subirlos más para seguir manejando el Ayuntamiento. Ni siquiera los baja aunque el IPC sea negativo.

La oposición afirma que estas ordenanzas fiscales “no van a contribuir en nada a la reactivación económica de Salamanca, tampoco van a servir para aliviar los bolsillos de los salmantinos y, por supuesto, niegan, imposibilitan y no ofrecen ninguna facilidad para la creación de empleo y la generación de oportunidades empresariales”.

En un momento crítico como el actual, con una gran incertidumbre sanitaria, social y económica, desde el Ayuntamiento, añaden los socialistas, se debe hacer un esfuerzo para contribuir a la tan necesitada reactivación económica de toda la ciudad, “no de un sector en concreto sino de todos y sin dejar a nadie atrás abandonado o marginado tal y como han hecho con estas Ordenanzas el equipo de gobierno municipal bipartito encabezado por Carbayo”.

El Grupo Socialista considera que en este proyecto de Ordenanzas no hay ni un solo dato que indique que se vaya a recuperar empleo porque “no incentiva a las empresas ni a las oportunidades empresariales”. La única propuesta en este sentido, se ha apuntado desde el PSOE, es un “corta y pega” con la incorporación a la Ordenanza número cuatro, relativa al Impuesto de Actividades Económicas, IAE, de una modificación realizada por el Grupo Socialista en años anteriores, en la que los socialistas proponen una bonificación del 25% a las empresas que incrementen el promedio de su plantilla de trabajadores con contrato indefinido en cuantía igual o superior a un 10%.

En un periodo donde el Índice de Precios al Consumo, IPC, es negativo como el actual, los ciudadanos pierden poder adquisitivo y el congelar o no bajar impuestos es en realidad una subida encubierta que consolida las subidas de impuestos de años anteriores ya que, ¿Por qué sí se adopta el índice del IPC cuando es positivo para justificar subidas de impuestos y no para bajarlos en vez de congelarlos cuándo es negativo? se han preguntado desde la bancada socialista, o lo que es lo mismo, subidas cuando el IPC es positivo y congelación en vez de bajada cuando es negativo, eso se llama, “pérdida de poder adquisitivo y gravar más el bolsillo de los salmantinos”.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba