LocalPortada

No es un confinamiento, pero se le parece

Salamanca estrena limitaciones que se suman al estado de alarma y el toque de queda

Salamanca estrena este viernes nuevas limitaciones a la actividad económica y a la vida social, que se suman a las que ya tenemos desde que se decretó el estado de alarma y el toque de queda. No es un confinamiento, pero se acerca bastante.

 

La Junta sigue insistiendo al Ministerio para que dé a las comunidades autónomas una herramienta que permita decretar el confinamiento domiciliario, menos duro que el de marzo, si no funcionan las demás medidas que se están adoptando. Do momento se conforma con recomendar a los ciudadanos que se autoconfinen.

Y mientras tanto, se suceden las limitaciones que nos acercan a ese confinamiento ‘inteligente’ que se cierne sobre nuestro futuro inmediato. Castilla y León cierra desde este viernes y durante dos semanas los bares y restaurantes, donde se suelen producir concentraciones en las que el virus encuentra el medio idóneo para propagarse, los centros comerciales (al final es un cierre parcial) y los gimnasios.

El golpe más duro es el cierre de la hostelería que es el gran referente de la vida social y que hará más fácil quedarse en casa, que hoy por hoy sigue siendo la vía más eficaz contra el coronavirus, si no te da por organizar fiestas.

Es la última vuelta de tuerca para ver si de una vez se doblega la curva de contagios, que en Salamanca y Castilla y León se ha aplanado pero se resiste a bajar, de momento. Ha sido con la aplicación del estado de alarma y  el toque de queda, herramienta, esta última, que la Junta ve muy probable que tendrá que prorrogarse a partir del 9 de noviembre.

Si no bajan los contagios (la región está en situación de riesgo extremo), entonces se podría hablar de otras medidas, como el confinamiento, para lo que se necesita que el Ministerio de Sanidad cambie de opinión, porque a fecha de hoy no es partidario de esa vía.

En cualquier caso se habla de un confinamiento que sería algo más dulcificado en comparación con la severidad del primero, que paralizó la economía y metió a los salmantinos y a todo el país en casa.

Ahora se seguiría trabajando, se mantendrían abiertas las aulas y los servicios esenciales y duraría 14 días. Luego ya se vería, según los resultados.

Estas son las restricciones que entran en vigor este viernes en Salamanca.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba