Castilla y León

El ex director de Comunicación no escurre el bulto

Comenzaban ayer las comparecencias en la comisión de las Cortes que supuestamente investiga -los primeros que no muestran interés en ello son PP y Ciudadanos, que promovieron su creación- el reparto de la jugosa tarta de la publicidad institucional de la Junta durante la pasada legislatura. Y abría el desfile el ex director de Comunicación, Alejandro Salgado, uno de los 11 ex altos cargos citados a comparecer (los otros son el ex vicepresidente, ex consejero de la Presidencia y ex portavoz, José Antonio “El Pica” de Santiago-Juárez) y los 9 ex secretarios de las consejerías).

Primera curiosidad: El tal Salgado es el actual responsable de prensa de la consejería de Transparencia, puesto de confianza en el que, nada más cesar en su cargo, recaló de la mano del también vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, E Igea fue quien impuso al PP la creación de esta comisión en el acuerdo de gobierno que franqueó la investidura de Alfonso Fernández Mañueco.

Dicho todo lo cual, no sería justo decir que el ex director de Comunicación escurrió el bulto al no aclarar quién, cómo y con qué criterios se repartía la tarta publicitaria de la Junta. Por una razón: Pese al cargo que ocupaba, en ese terreno Salgado pintaba menos que Trump en un foro feminista. El amo, dueño y señor de la chequera mediática no era otro que “El Pica”, que la administraba a su completo antojo y con absoluta opacidad, sin que nadie pudiera saber con cuánto era agraciado cada medio hasta que el Procurador del Común, previa denuncia de la cadena SER, le obligó a hacer público el reparto.

No es exacto, como afirmó una y otra vez durante la comparecencia de ayer la socialista Virginia Barcones, que a principios de cada año los directores de los medios acudieran en peregrinación al despacho de De Santiago-Juárez para conocer en qué iba a quedar lo suyo. A ese despacho solo accedían los directores amigos o de medios VIP. El resto despachaba lo suyo con el secretario general de la consejería, José Manuel Herrero, que se limitaba a transmitir los designios de su jefe.

Salgado se ocupaba de otros asuntos, preferentemente de preservar la imagen de Juan Vicente Herrera y de la mano que mecía la cuna presidencial, esto el susodicho “Pica”, intentando neutralizar las noticias adversas y obstaculizando la labor (en eso no escurría el bulto) de quien osara meter la nariz en cualquiera de los muchos asuntos turbios que cada dos por tres le estallaban a la Junta. Sin duda, un estupendo bagaje para ser fichado como responsable de prensa de la consejería de Transparencia.

Por lo demás, en la relación de comparecientes prevista en la comisión no están todos los que deberían. Faltan precisamente los medios marginados en el reparto de la tarta, tales como el digital “Ileón.com”, con mucha mas difusión que otros digitales agraciados, o Radio Arlanzón, la única emisora independiente que emite con licencia legal en Castilla y León.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba