LocalPortada

«No hay ningún grupo de edad inmune a la Covid-19; puede ser grave o letal»

Hernández Mezquita, neumólogo del hospital de Salamanca, no cree que haya colapso como en marzo y abril

Este 12 de noviembre se celebra el Día Mundial contra la Neumonía, palabra con la que llevamos ya demasiados meses conviviendo por ser uno de los efectos más perversos del coronavirus.

Miguel Ángel Hernández Mezquita es médico del servicio de Neumología del hospital de Salamanca y asegura que la edad es un factor de riesgo a la hora de poder superar o no la Covid-19, pero no la máxima, ya que hay mucha gente que sale adelante y jóvenes a los que el virus les da un buen ‘revolcón’.

Bajo su perspectiva, lo peor vendrá dos o tres semanas después de la Navidad (si es que puede celebrarse como hasta ahora) por mayores reuniones y presencia en espacios cerrados, al tiempo que reconoce con dolor que lo que más le ha impresionado ha sido «ver la soledad de los pacientes en sus habitaciones«.

Anima a la sociedad a extremar las precauciones y reconocen que es muy complicado que el Hospital llegue a los críticos niveles de abril y mayo.

Al margen del coronavirus, la neumonía es un problema que afecta cada año a varios cientos de salmantinos cada año, por lo que no beber alcohol, no fumar o tener una buena higiene bucal son factores que ayudan a no padecer esta dura enfermedad que, en muchos casos no deja secuelas tras el tratamiento, pero que sí puede generar efectos letales en los pacientes.

En primer lugar, hay que centrarse en la Covid-19, que provoca en la mayoría de los casos una neumonía bilateral. ¿Cómo la están tratando?

La neumonía bilateral se produce a partir de la primera semana del inicio de los síntomas y se debe a la intensa reacción inflamatoria provocada por la reacción del organismo ante el virus. Se está tratando, por un lado,  con Remdesivir, medicamento con actividad frente al virus, en los casos en que se detecta el cuadro antes de 8 días del inicio de los síntomas, y por otro lado, con fármacos que inhiben la inflamación y sus mediadores químicos, tales como corticosteroides e inhibidores de las Interleukinas.

¿Por qué este virus ataca directamente a los pulmones, como norma general?

Es un virus que tiene su puerta de entrada y mucha afinidad en las mucosas y las vías aéreas y, por ello, el pulmón es el órgano más afectado pero no el único. La Covid-19 puede afectar también a multitud de órganos, como aparato digestivo, ojos, piel y muchos otros.

¿Hay personas de edad avanzada que han podido superar esta situación?

Hay muchas personas de edad avanzada que han superado el cuadro, eso es un hecho. Hay muchas cosas que aún se desconocen y es posible que existan factores que condicionen la susceptibilidad individual. De todas formas, es un hecho que, por muchos factores, a mayor edad mayor riesgo de complicaciones, principalmente a partir de los 65 años.

Por contra, ¿hay mucha gente joven que las ha pasado ‘canutas’ con neumonía por este virus?

También es cierto. Y que muchos de ellos no presentaban factores de riesgo identificable. Ya he comentado que probablemente existen factores predisponentes individuales, posiblemente genéticos, que condicionen esta mayor gravedad en algunas personas. Debe quedar claro que no hay ningún grupo de edad inmune a esta enfermedad y que a cualquier edad se puede presentar de forma muy grave o letal.

De lo vivido hasta ahora con la Covid, ¿qué es lo que más le ha impresionado?

Después de vivir varios meses atendiendo a los pacientes Covid en las plantas de hospitalización, lo que más me ha impresionado ha sido ver la soledad de los pacientes en sus habitaciones (ya que debido al riesgo de contagio no era posible que permanecieran acompañados) y el miedo en los pacientes y en el personal sanitario ante la incertidumbre de lo que estábamos viviendo. Pero, por otro lado, ha sido admirable ver el estoicismo y la profesionalidad de todo el personal que atiende a estos pacientes.

La pandemia está en un momento crítico; ¿aguantarán el sistema y los sanitarios?

Por lo que vamos viendo, las medidas adoptadas parecen estar conteniendo la situación y, siendo una situación grave que condiciona el funcionamiento de gran parte del sistema sanitario, yo no creo que el hospital llegue a estar en la misma situación de abril y mayo. A mi juicio, el mayor peligro se dará 2-3 semanas después de la Navidad, debido a la relajación de las medidas que se prevé en esas fechas y a la mayor convivencia en espacios cerrados. Es necesario seguir extremando las precauciones para evitar los contagios.

Fuera de la Covid-19, ¿cuánta gente muere en Salamanca al año por neumonía? ¿Cuántos casos tratan anuales?

La neumonía de etiología bacteriana sigue siendo un problema de salud importante que afecta anualmente a 5 de cada 1.000 habitantes, de los que pueden fallecer en torno al 10%, sobre todo en los grupos que requieren ingreso hospitalario y en la UCI. La mayoría se trata de forma ambulatoria por sus Médicos de Familia En Neumología y en Medicina Interna se trata a los pacientes que requieren ingreso por su gravedad o por las posibles complicaciones debidas a sus otras enfermedades. En Salamanca, se tratan varios cientos de casos al año.

Neumólogo - Miguel Ángel Hernández Mezquita

¿Se trata de gente de una edad muy avanzada o hay otros rangos de edad?

La neumonía adquirida en la comunidad puede presentarse a cualquier edad, pero es cierto que a medida que aumenta la edad el riesgo de padecerla es mayor.

¿Por qué es importante la vacunación antineumocócica en los adultos?

Es fundamental sobre todo a partir de los 50 años y en pacientes con enfermedades crónicas porque esta vacuna inmuniza frente a la bacteria Streptococus pneumoniae o neumococo, que es la bacteria más frecuentemente implicada en la producción de neumonías. Además, si se emplea la vacuna conjugada, esta es capaz de erradicar el neumococo de la faringe de los pacientes, que es la principal vía de entrada al aparato respiratorio. Por otra parte, se reduce el riesgo de enfermedad neumocócica invasiva, sepsis y de meningitis, por lo que su utilidad está más que justificada.

¿Qué factores influyen a la hora de padecer una neumonía? ¿Cuáles son sus causas?

Favorecen el riesgo de neumonía principalmente las circunstancias que reducen las defensas y la inmunidad, las enfermedades crónicas, el alcoholismo, el tabaquismo y una falta de higiene bucal (que favorece las infecciones respiratorias por anaerobios). Quiero destacar el problema del tabaco, que es un factor independiente de riesgo para el desarrollo de neumonía y por tanto, sólo con dejar de fumar ya se estaría reduciendo el riesgo de tener una neumonía.

¿Qué hacer para evitar tener una neumonía? ¿Hay diferentes grados o tipos?

Recalcando parte de lo expuesto previamente, las mejores medidas para reducir el riesgo de padecer una neumonía serían la vacunación antineumocócica (sobre todo si se utiliza la vacuna conjugada, que tiene mayor memoria inmunológica), no fumar, no beber alcohol en exceso y mantener una adecuada higiene bucal.

Si no se cura bien, ¿en qué puede degenerar esta enfermedad?

Las neumonías tratadas de forma ambulatoria generalmente evolucionan de forma favorable y sin secuelas con un tratamiento antibiótico apropiado. Entre los pacientes que ingresan es mayor el riesgo de complicaciones como abcesificación, derrame pleural, sepsis y otras complicaciones. Las secuelas de un proceso prolongado pueden ser zonas con fibrosis o engrosamientos pleurales que reduzcan en alguna medida la capacidad pulmonar, pero en general si se supera el proceso no suelen existir secuelas graves.

¿Qué nos puede alertar de tener una neumonía?

Los síntomas principales de una neumonía y que nos deben hacer consultar con un médico son malestar general, fiebre y tos, ocasionalmente acompañados de dolor de costado al toser o al respirar. En ocasiones, en los casos más graves también puede percibirse dificultad para respirar. Es un proceso que la mayor parte de las veces se cura en una semana con un tratamiento antibiótico adecuado, pero que en ocasiones puede ser letal, por lo que siempre es importante consultar con un médico y no realizar tratamientos sin su supervisión.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba