Castilla y León

La Junta endurece las restricciones en Burgos

No podrán juntarse más de tres personas

La Junta publicará en las próximas horas una orden para aplicar nuevas restricciones en la capital de Burgos, debido al ritmo de expansión del virus, con incidencias previstas en los próximos 14 días por encima de los 1.800 casos por cada 100.000 habitantes. De momento, se limitarán las reuniones a un máximo de tres personas no convivientes en el ámbito privado, al tiempo que se limitarán aforos celebraciones civiles y religiosas.

 

Así lo anunció este  el consejero portavoz, Francisco Igea, al término de la reunión del Consejo de Gobierno, donde precisó que esta tarde hay prevista una reunión con responsables del Ministerio de Sanidad, con el objetivo de analizar todas las medidas posibles para reducir los contactos y los contagios, y «exprimir al máximo» el decreto de estado de alarma.

La reunión se celebrará a las 20 horas, con la participación de técnicos de la Consejería de Sanidad y del Ministerio, y en ella estarán presentes, además del vicepresidente de la Junta y de la consejera del área, Verónica Casado, el alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, al que Igea calificó como “uno de los mejores alcaldes de esta Comunidad”.

Igea valoró la actitud y la preocupación de De la Rosa y del Ayuntamiento de Burgos “que están dispuestos a la toma de cualquier decisión” para proteger la salud de los habitantes de la capital. “Estamos seriamente preocupados” y se tomarán “las medidas que sean necesarias”, incidió el portavoz, quien confía en que tras la reunión con el Ministerio la Junta pueda “ir más allá”, aunque no precisó si se piensa en un confinamiento domiciliario. En todo caso, sí se pedirá “una vez más” una herramienta jurídica por si se diera el caso. Es más, precisó: “Si yo tuviera la herramienta para dejar 14 días a la gente en su casa, alimentados, cobrando suelo, con el menor impacto económico posible, y sabiendo que esta media corta de raíz los contagios la habría tomado sin duda”.

Igea, que pidió un «confinamiento voluntario» a la población, explicó que analizarán si existe alguna posibilidad de “exprimir” aún más el decreto de estado de alarma, aunque bajo su punto de vista aplicar nuevas medidas sin confinamiento no es útil, incluso puede ser contraproducente. También, se valorará un posible cierre perimetral, que aún no se ha determinado.

El ‘plan b’ pasa por poner “todas las medidas restrictivas, de aislamiento, rastreo, sanitarias, no sanitarias, sociales, de comunicación” para para reducir de la forma más “drástica” los contagios en una ciudad en la que se desconoce qué ha fallado, y no por tener un “alcalde irresponsable”. Todo lo contrario: “De los mejores y de las personas más preocupadas que yo conozco”, insistió el portavoz.

De forma paralela a las decisiones que se tomen hoy, Sanidad realizará un rastreo masivo en Burgos con antígenos de segunda generación, similar al de San Andrés del Rabanedo (León); incrementará los puntos de toma de aguas residuales, e instará a los agentes de la Policía Municipal a extremar la vigilancia.

Además, ante la presión de los hospitales, Sacyl ya ha comenzado a derivar intervenciones quirúrgicas a la privada. En esta provincia, se han cancelado ya once cirugías programadas, siete el día 10, y cuatro el día 11.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba