LocalSucesos

Confirman la condena a un preso que intentó matara a otro por un crimen en Salamanca

Los dos estaban acusados del homicidio y quiso obligarlo a asumir en solitario el crimen

 

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León confirmó este lunes la condena de once años y medio de cárcel, interpuesta por la Audiencia Provincial de Valladolid, a C.M.V., recluso del centro penitenciario de Villanubla, tras intentar matar a otro interno por negarse a asumir la autoría de un crimen, cometido en enero de 2020 en el salmantino barrio del Tormes, por el que ambos estaban investigados

 

ICAL. El alto tribunal ratificó la consideración del condenado como autor de un delito de asesinato en grado de tentativa y otro de obstrucción a la justicia, por tomar represalias en el contexto del procedimiento judicial abierto en Salamanca. La condena es de dos años y seis meses por obstrucción a la justicia y nueve años por tentativa acabada de asesinato.

Según recoge la sentencia, los hechos se remontan a las 18.00 horas del pasado 20 de marzo cuando el agresor asestó a la víctima dos pinchazos en el cuello con unas tijeras de 15 centímetros de longitud, aprovechando que ambos participaban en un taller de madera y cuero en la prisión de Villanubla.

De manera inesperada, C.M.V apuñaló en dos ocasiones a la víctima y cuando cayó al suelo le propinó patadas hasta que otros reclusos le redujeron. El agredido tuvo que ser trasladado al Hospital Clínico Universitario de Valladolid donde le trataron una herida inciso punzante de cinco centímetros, según recoge el informe médico.

Cabe señalar que el hijo del condenado, fallecido el pasado 3 de septiembre en la cárcel de Dueñas, también estaba implicado en este asalto, que tiene como trasfondo el crimen ocurrido en el barrio del Tormes a principios del año 2020. En concreto, el 29 de enero, J.A.L.G, de 27 años, fue asesinado a tiros a plena luz del día en la calle Maestro Soler de la capital salmantina cuando portaba en brazos a su hijo de entonces once meses. Falleció tras recibir nueve impactos de bala, la mayoría en el pecho y en la cabeza.

La causa de la tentativa de homicidio por la que C.M.V. fue condenado, tal y como recoge la sentencia, es una represalia relacionada con este crimen de Salamanca. La víctima fue conminada por los atacantes a asumir la autoría de aquellos, para quedar así ellos libres. Sin embargo, la víctima no accedió, ya que en declaración judicial aseguró no ser el responsable del asesinato, razón por la que fue asaltado en dependencias penitenciarias.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba