Castilla y León

«Estamos bien, no vamos mal, pero el virus circula y hay fallecidos»

Casado insiste en la necesidad de mantener las medidas de protección y prevención

Castilla y León presenta ya una inmunidad colectiva frente al COVID-19 del 45,35 por ciento entre personas vacunadas y aquellos que ya han pasado la enfermedad y han desarrollado anticuerpos. Así lo aseguró este lunes la consejera de Sanidad, Verónica Casado, quien insistió en que parece que se ha tocado el “techo” de esta ola y que las cosas van “bien”, pero insistió en la necesidad de mantener las medidas de protección y prevención. «No vamos mal, pero el virus circula y hay fallecidos», dijo.

 

Ical.- En la comparecencia posterior al Consejo de Gobierno extraordinario, destacó que cuanta más población vacunada se mantienen menos cadenas de transmisión libres y se frena la transmisión. Además, agradeció mucho a todas las personas que acuden a los llamamientos de las vacunaciones masivas, lo que permitirá -dijo- superar el millón de dosis administradas esta semana.

De esta forma, indicó que a mayor vacunación se eleva la efectividad de las vacunas porque se rompen las cadenas de transmisión, si bien indicó que todavía es pronto para conocer qué porcentaje de inmunizados se están contagiando. Por ello, apeló a la colaboración de los alcaldes y empresarios para lograr el cumplimiento “estricto” de las normas de protección y prevención, sobre todo, en interiores.

La titular de Sanidad destacó que la Comunidad sigue en riesgo alto, si bien remarcó que el índice de reproducción continúa por debajo de uno, en el 0,9, con solo dos provincias, Ávila y Valladolid en el uno. Además, recordó que Castilla y León es la décimo segunda autonomía en incidencia acumulada a 14 días, con 203 casos, la undécima a siete, con 101 por cada 100.000 habitantes, lejos Navarra, Madrid y el País Vasco.

Además, Casado señaló que en la semana que finalizó se alcanzó una incidencia de 91,2 casos por 100.000, inferior a las dos anteriores. “Parece que hemos tocado techo”, afirmó, pero reconoció que esta ola presenta un descenso “más lento” de los casos que la tercera. Además indicó que “da la impresión que está mucho más contenido”, porque en Navidad se multiplicó por 12 la incidencia, mientras ahora ha sido por dos.

Esto, continuó la consejera, “quiere decir” que el comportamiento de las personas en cuanto a la movilidad y el contacto social, ha permitido contener el contagio. A ello, añadió la velocidad de la vacunación, sobre todo, en los grupos de edad con mayor vulnerabilidad.

Además, precisó que la variante dominante en la Comunidad es la británica, con una penetración del 95,23 por ciento, tras controlarse la aparición de otros casos de la sudafricana.

Por municipios, la situación general no es igual a las olas anteriores, pero reconoció que todavía en algunos se superan los 900 casos. Por ello, afirmó que las medidas restrictivas se están ajustando a la realidad, porque indicó que el objetivo es aplicar políticas preventivas que permitan cortar lo antes posible el contagio, porque cuando “se va de las manos” es mucho más complicado atajar la situación y el impacto sobre el sistema sanitario es “muy alto”.

En este momento, la titular de Sanidad indicó que hay 556 enfermos hospitalizados por coronavirus, 409 en planta y 147 en las unidades de cuidados intensivos. Verónica Casado señaló que tanto los ingresos en ambas presentan “cierto nivel de contención”, con ligeras subidas y bajadas, sin ser “dramáticas” como en otras olas. Además, en la UCI indicó que las edades se han reducido, como efecto de la vacunación.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba