fbpx
Sucesos

Novedades en el caso de las niñas de Alcàsser

La jueza ordena analizar el ADN de más de 50 pelos

La magistrada que lleva el caso, Elisa Fort, ha ordenado al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Madrid que analice el ADN de más de 50 pelos. Estos cabellos y vellos corporales fueron recogidos hace 28 años y descartados del estudio genético realizado entonces.

Según ha adelantado el diario Las Provincias, la jueza ha solicitado a los biólogos la realización de estos análisis, con lo que esclarecer la participación de Antonio Anglés en el crimen y así poder llevar a juicio al fugado. A día de hoy se desconoce su paradero y hay teorías de todo tipo, algunas apuntan que logró huir a Irlanda y otras afirman que está muerto.

“Hasta la fecha de hoy no existen indicios forenses que vinculen a Anglés con el crimen, y las ciencias forenses en la actualidad pudieran salvar este escollo” defiende el perito judicial y presidente de la Asociación Laxshmi, Félix Ríos. Esta asociación, para la Lucha contra el Crimen y la Prevención, es la que ha pedido nuevas pruebas para investigar el caso.

En 1997 los peritos pudieron determinar que los pelos encontrados en los cadáveres no correspondían a un mismo número de asesinos. En este sentido, Ríos aclara que muchas pruebas relacionadas con los cabellos y vellos no se realizaron entonces “por no considerarse de importancia. O se realizaron con las limitaciones lógicas de la época”.

Sin embargo, el avance de las técnicas de investigación permite que “a fecha de hoy podrían aportar datos importantes de cara a corroborar la participación de Anglés y arrojar luz sobre otras circunstancias que rodearon el caso”, matiza el perito.

El 27 de enero de 1993, fueron descubiertos los cadáveres de Miriam, Toñi y Desirée en el paraje de La Romana, en el término municipal de Tous (Valencia). Las tres adolescentes, de catorce y quince años, habían desaparecido la noche del 13 de noviembre de 1992, cuando se dirigían haciendo autoestop a una discoteca de la localidad de Picasent. Las menores fueron secuestradas, violadas, torturadas y asesinadas. El único condenado por los asesinatos fue Miguel Ricart, que salió de prisión hace ocho años.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba