fbpx
LocalPortada

“La vuelta al mundo rural es un avance y no un retroceso”

Encarnación Pérez, subdelegada del Gobierno en Salamanca

 

Quería tener pueblo, pero era de Salamanca capital, quizá por ello, Encarnación Pérez, subdelegada del Gobierno disfruta con la conversación de los que viven en los pueblos, de sus quehaceres, de sus preocupaciones y de sus alegrías. Tanto es así, que en lo que va de año, la subdelegada y su equipo se han recorrido unos 8.000 kilómetros por tierras charras.

“Para mí es muy importante encontrarme con las corporaciones locales y conocer la provincia. Quería que supieran que la Administración del Gobierno de España está cerca de ellos, para conocer cuáles son las dificultades y problemas con los que se encuentran y ver cómo podemos colaborar e intentar acompañarlos”, matiza Pérez.

¿Qué le está pareciendo la Salamanca rural?
La Salamanca rural es la de verdad, la que a veces tiene dificultades porque las condiciones no son las más adecuadas para hacer frente a retos que nos están apareciendo. Es verdad que el reto demográfico es una de las asignaturas pendientes de este país, este Gobierno de Pedro Sánchez está implicado en este tema. Es uno de los elementos nucleares, hay una parte de los fondos de recuperación europeos enfocados en sacar adelante y dotar de contenido a nuestro espacio rural y Salamanca tiene mucho espacio en este sentido.

¿Qué ha descubierto?
Me he encontrado a hombres y mujeres muy generosos al frente de ayuntamientos y formando parte de las corporaciones locales. Además, doy mucho valor al trabajo que realizan cada día, algunos las 24 horas. Además, he visto que se necesita un impulso importante para que se pueda fijar población.

¿Qué importancia tiene para el Gobierno la digitalización?
Mucha.

¿Cree que si tenemos buena comunicación –digital y analógica, me refiero a las carreteras- se podría fijar población en los pueblos?
Sí, el teletrabajo ha llegado con la pandemia, es quizá uno de los elementos ‘novedosos’. Hemos visto cómo es posible que desde cualquier lugar, uno puede estar trabajando y conectado con su empresa. Eso puede ayudar a fijar población. ¿Por qué? Porque el campo y nuestros pueblos son unas zonas sanas y agradables para vivir. Creo que suman vida a la vida. Pero necesitan unas infraestructuras básicas para que podamos asentar población. El Gobierno de España ha hecho una inversión muy importante, que sigue haciendo con los planes de 2018 y 2019 que en Salamanca están concluyendo, y comenzaremos con los del 2020-21. Ahora lo que se está haciendo es cambiar por fibra óptica todo el cobre para facilitar todo el tema de digitalización. Entre el 2024 y 2025 estará toda la provincia digitalizada. Allí donde haya dificultades para que llegue la fibra óptica, se buscará otra alternativas para que podamos trabajar desde casa, funcionen bien los móviles, internet… Esto puede ayudar a fijar población.

La subdelegada del Gobierno acude a El Cerro para ver cómo se está llevando la fibra óptica al municipio.

Una encuesta refleja que la generación del ‘baby boom’ quiere que cuando sean mayores, los cuiden en casa, en lugar de las residencias. ¿Cree que eso puede ser un incentivo para que se vuelvan al pueblo?
Claro que sí. Otra de las cosas que nos ha traído la pandemia es análisis y reflexión, que espero que lo sepamos aprovechar.

¿A qué se refiere?
El sistema de atención a mayores en entornos residenciales grandes necesita, cuanto menos, reflexión y análisis para hacer cambios. No cabe duda que donde haya unidades pequeñas, si uno sigue sintiendo que pertenece a ese lugar, que sigue apegado a sus recuerdos y somos capaces de crear sistemas que permitan que el mayor tiempo posible podamos estar vinculados a nuestro entorno y tener todos los apoyos que necesitemos, temas sanitarios, lavandería, cocina,… Sería deseable que nos quedáramos en los pueblos, porque su calidad de vida será mucho mejor que en lugares donde no tengan tanta facilidad para pasera, desconocen a las personas que están a su lado, no se sienten atraídos por un espacio que no ha sido el suyo,… Esto sería muy bueno y obligaría a que estos cuidados se produzcan en su medio, crearía empleo y ayudaría a fijar población.

¿Qué es lo que más le ha sorprendido en esos viajes?
Me sorprende la capacidad de sacrificio y de intentar transformar aquellas cuestiones que en un principio pueden resultarles dificultosas, para verlas de otra manera.

Tienen mucha imaginación…
Exactamente. La necesidad lleva a ser creativos. Están pensando en cómo facilitarles la vida a sus vecinos. La accesibilidad en todas las zonas públicas. Además, hay corporaciones que conjugan juventud y experiencia de hombres y mujeres que llevan tiempos. Por lo que se puede producir relevo, aunque es verdad que con la despoblación a veces es mucho más complicado encontrar a personas que puedan tirar para adelante.

¿Qué le está pareciendo la mujer en el mundo rural?
Es un elemento nuclear. Son claves. Muchas veces la mujer no aparece tan claramente cuando llegas a un lugar o visitas determinado tipo de instituciones u organizaciones, las mujeres están siempre detrás. Siempre he sabido que las mujeres éramos elementos nucleares del progreso. Ahora he podido comprobar que tenemos mujeres rurales de todas las edades y condiciones. Forman parte de la estructura productiva familiar, bien directamente en el campo, en el mantenimiento o en todos los servicios de la familia,… Algo que me gusta mucho, aunque es más minoritario, es que cada vez hay más mujeres jóvenes que se están haciendo cargo de explotaciones agrícolas o ganaderas o en empresas que tienen que ver con el tema de turismo.

Encarnación Pérez se encontró en San Felices de los Gallegos a dos alumnas suyas que habían montado una casa rural y llevaban 16 años viviendo allí. “Me dio mucha alegría saber que se habían formado en la Universidad de Salamanca y después habían regresado a su pueblo para poner en marcha un negocio”.

Encarnación Pérez visitó San Felices de los Gallegos después del incendio de este verano.

Díganos que algo de lo que usted le enseñó en la Facultad les ha servicio…
(Risas) Creo que sí. Ellas estudiaron Trabajo Social y se han implicado en el movimiento asociativo de la zona, el apoyo a determinado tipo de acciones que se llevan a cabo,.. Me hizo mucha ilusión encontrarme con ellas.

Hay un punto de inflexión con los fondos para la recuperación enfocados al mundo rural…
Nos tenemos que empeñar en ello. Los fondos pueden dar un cambio total al paisaje de nuestra provincia. Espero que sea a nivel de España. Tengo la intuición y me empeñaré en todo lo que pueda para cambiar y dibujar una provincia diferente, muy inclusiva que permita mayor calidad y sumar años a los años.

Es una provincia grande, diversa y tiene posibilidades…
Muchas. Igual que hace 30 años era impensable el teletrabajo en nuestro país, no cabe duda de que nos tenemos que ir adaptando al contesto que vivimos, a las necesidades y a las que tenemos que dar respuestas a la sociedad, como pueden ser las energías alternativas y otros tipos de empresas que tienen que ver con la transformación de muchos productos que pueden acabar en energía. Lo que tenemos es que ir acorde y en sinergia con la vida y con los acontecimientos. Soy amante de mi tierra y la belleza, la diversidad que tiene la provincia de Salamanca son increíble.

Para dar esas respuestas, hay que tener formación…
Necesitamos dos cosas: por una parte hay que tener una formación sólida y por otra que haya conciencia de que el cambio es avanzar.

¿A qué se refiere?
La vuelta a la naturaleza es avance y no retroceso. Hace unos años era al contrario.

¿Tiene pueblo?
No y tenía mucha envidia sana de los que tenían pueblo, porque tenían río, fiestas,… Me perdí mucho por no tener pueblo.

Encarnación Pérez, en el Ayuntamiento de Alba de Tormes.

Hablemos de formación en Salamanca…
Salamanca tiene dos universidades y sabemos lo que es la formación. De Salamanca, los universitarios salen muy bien formados. Siempre he tenido especial tendencia a los temas de Formación Profesional, porque están apareciendo nichos de empleo que requieren de una formación profesional específica y es un complemento importante para fijar población. Cuando he visto que el Gobierno de España apostaba por la FP, he aplaudido. Sobre todo la FP dual que va a dar unas garantías estupendas.

¿Qué significa para Encarna Pérez ser la representante del Gobierno de España en Salamanca?
Cuando me nombraron, me hizo mucha ilusión ser la primera mujer. Este Gobierno tiene en su haber el tema del feminismo, de la igualdad, lo estamos viendo con el nuevo Gobierno que se ha creado. Después, el haber formado parte del Gobierno de España en un tiempo como ha sido el de pandemia, en colaboración con otras instituciones, esa gestión ha sido algo histórico. Me siento bien con el trabajo que hemos desarrollado y con todos los compañeros y compañeras. Es algo que espero no se vuelva a repetir. Trabajar y luchar por la vida de las personas y ver la labor pedagógica que han hecho maravillosamente bien las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado ha sido lo más importante. Además, este trabajo me permite un encuentro muy abierto con todas las instituciones, ayuntamientos,… esto me agrada. Trabajar en un sentido muy trasversal, me resulta muy agradable.

¿Cómo son recibidos?
Siempre bien. Nunca pregunto de qué partidos son, para mí ellos representan a un grupo de ciudadanos que los han votado. A mí lo que me importa es que si yo puedo colaborar en que su municipio esté mejor y tenga mayor calidad de vida, voy a trabajar por ello. Nosotros estamos para toda la ciudadanía, no podía ser de otra manera, porque sería de un error democrático grande. A mí me importan las personas, lo mismo que a este Gobierno, donde la centralidad está en la ciudadanía.

Encarnación Pérez, en el Ayuntamiento de Fuente de Béjar.

¿Se siente bien trabajando?
Sí, mucho. No me quejo, porque cada vez que te desplazas siempre es para ver cómo podemos sumar, para acompañar, otras para reconocer,… El foco está en la persona. Si la centralidad no está en la ciudadanía, algo pasa. Estoy encantada y agradecía de que hayan depositado en mí la confianza de intentar trabajar para llevar una mayor calidad de vida a otras personas. Aprovecho muchos procesos reflexivos y de análisis. Las cosas no es que vengan, si no que seamos capaces de encontrar sinergias entre unas zonas y otras para romper un poco ese dicho de: ‘qué hay de lo mío’. Podemos llegar a proyecto más amplios, pero tenemos que romper un poco la barrera del individualismo y empezar a entender que la sociedad es otra cosa. La comunidad o vamos codo a codo o no avanzamos.

Como no estemos juntos, no salimos…
Esto es un trabajo de todos y todas. Debemos buscar que el diálogo y la concordia sean la solución de los problemas, que los conflictos intentemos resolverlos siempre por la vía del encuentro, de la palabra,… y no a través de la violencia. Siempre debe mediar el diálogo.

¿Cuánto le duele la violencia de género?
La violencia de género y la que se ejerce sobre los menores es algo sin sinsentido. No me puedo creer que en el siglo XXI, con todo lo que hemos avanzado, no sepamos resolver estos conflictos. Que todavía a una mujer se la mate y asesine por el hecho de serlo, me duele en lo más profundo. Estamos poniendo medidas. El proceso educativo es clave, porque está pasando en todas las edades y clases sociales. Esta lucha es de todos, no puede haber techo. Esto tiene que estar por encima de ideas, de partidos políticos,… tiene que ser una conquista para que la sociedad avance. Esta batalla la tenemos que ganar.

Se van consiguiendo cosas…
Sí, creo que la clave ha estado del paso del espacio privado, al público. Son muchas las mujeres asesinadas, que sufren violencia psicológica, física,… Acoso en el trabajo, cuando ha pasado al espacio público se ha legislado, se ha regulado, hemos empezado a tomar conciencia de que era un problema de Estado y que había que dar respuestas de Estado.

La subdelegada del Gobierno en la celebración de Los Ángeles Custodios, de la Policía Nacional.

¿Cree que hay más violencia en la calle o somos los medios de comunicación los que ponemos el foco?
En Salamanca no hay más, lo que pasa es que llama la atención determinados tipo de delitos, como es un asesinato, un intento de homicidios,… Salamanca sigue siendo una de las ciudades más seguras de Castilla y León y de España. Nuestros índices son bastantes bajos. Hemos tenido un asesinato de una mujer por violencia de género,… Hay temas que han sido más llamativos y nos da la sensación de que podemos tener una seguridad menor. En el tiempo que llevo, el trabajo de las fuerzas y seguridad del Estado es impecable y la formación que tienen, cada vez que aparece un problema, hay formación. Ahora estamos trabajando el tema de delitos de odio, para poder dar la respuesta más adecuada y profesional. Salamanca es un entorno seguro, pero no debemos bajar la guardia.

Vamos a hacer un futurible. Se habla de la descentralización de las instituciones, si eso se produjera, ¿qué le gustaría que viniera a Salamanca?
La descentralización es algo que está en la Constitución, como es la España de las autonomías, por lo que forma parte del modelo de Estado. A mí me gustaría para Salamanca todo lo de Educación, soy profesora universitaria, así que lo traigo a mi terreno. (Risas)

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba