fbpx
Sucesos

Activan la búsqueda internacional de Antonio Anglés

Se le perdió la pista en 1993 tras el crimen de Alcàsser

La Sección de Fugitivos de la Comisaría de Policía Judicial ha solicitado al juzgado que lleva el caso, el inicio de una campaña a nivel europeo para localizar al prófugo.

El grupo segundo de Fugitivos de la Policía Nacional ha remitido a la jueza del caso un escrito en el que piden que comunique “si existe algún impedimento para el uso del perfil de Anglés de modo público, ya que se tiene previsto llevar a cabo dicha campaña en las próximas semanas”. En el mismo documento, argumentan que Anglés “es una persona de gran interés policial. Sobre el que, tras diversas gestiones, no ha podido establecerse su localización”.

La magistrada ha respondido que “por parte de este Juzgado no hay inconveniente en la utilización del perfil de Antonio Anglés Martins de modo público”. La campaña de búsqueda se efectuará tanto por la Policía de España como por la Europol.

El letrado Diego Costa, en representación de la Asociación Laxshmi, ha manifestado en un escrito la total conformidad “con cualquier iniciativa destinada a averiguar o confirmar el paradero de Anglés”. Este documento incluye un análisis de todas las actuaciones respecto a la fuga del prófugo. Se recomienda el cotejo del ADN del fugado con muestras no identificadas en costas irlandesas y británicas. Así como contactar con autoridades irlandesas para localizar la documentación que se requisó a un polizón del buque City of Plymouth, en el que se cree que Anglés pudo huir de España. También insisten en localizar y contactar con un supuesto periodista portugués que habló por radioteléfono con el polizón.

El caso Alcàsser consistió en la desaparición en noviembre de 1992 de tres menores de 14 y 15 años. En enero de 1993 se encontraron los cadáveres de las niñas que, según las autopsias, fueron violadas, torturadas y murieron como consecuencia de un disparo. Los autores del crimen fueron Antonio Anglés y Miquel Ricart. El primero huyó del país y a día de hoy se desconoce su paradero. Ricart, por su parte, fue condenado a 170 años de prisión y está en libertad desde 2013, después de haber cumplido 21 años de condena.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba