fbpx
Opinión

El 2021 desde el objetivo

 

Me gusta tomar apuntes de la vida en Salamanca. Cuando colaboraba con la prensa digital, prácticamente tenía acceso a cualquier suceso, ahora ya no es lo mismo; no obstante, procuro estar presente en aquellos acontecimientos que marcan el paso de los días en mi ciudad.

A la hora de crear archivos documentales, distingo tres tipos de noticias. Por una parte, las habituales, las que con más o menos asiduidad se repiten cada año, aquí incluyo la climatología que tanto juego da para conversar, los días de niebla, vendavales, heladas, nevadas o fuertes lluvias. No es Salamanca, a juzgar por lo que vemos en los telediarios, una ciudad de grandes catástrofes, toquemos madera. Aunque sí es cierto, que nos llaman la atención, sobre todo, las crecidas del Tormes, que raramente se desborda, si acaso llega de orilla a orilla en su propio cauce, y también las nevadas que no son excesivamente frecuentes en la capital y a poco que vemos unos centímetros de nieve, hundimos el zapato con la ilusión de la primera vez, nada que ver con “La Filomena” madrileña.

Por otra parte, agrupo aquellos acontecimientos marcados en el calendario: manifestaciones habituales, conciertos, ferias, Semana Santa, el día de todos los Santos, Navidad, etc…Estos archivos son difíciles de diferenciar de los de años anteriores, excepto si se examinan meticulosamente o si presentan algún cambio de guion inesperado, es decir, alguna circunstancia no prevista.

Por último, tal vez el archivo más interesante y posiblemente el menos accesible: los sucesos que rompen la monotonía de nuestra vida de un modo inesperado. Salvo que caiga en Salamanca el gordo de Navidad, estos tienden más a la tragedia que a la alegría. En este grupo este año tenemos por desgracia el dramático suceso del barrio Garrido, las consecuencias del covid 19, accidentes urbanos, la desactivación de una granada de la guerra civil y algunas actuaciones de bomberos, policía o ambulancias.

Estos sucesos especiales son los que marcan la diferencia cuando tienen un trágico desenlace, pero también hay anuncios positivos que marcan un antes y un después en nuestra vida cotidiana. En 2021 no se olvidará la llegada del primer envío de vacunas, las primeras colas de vacunación, la apertura de residencias a las visitas familiares, la vuelta del comercio y  la hostelería etc…

Aunque ha sido un año difícil y el que viene tampoco será fácil, sí hemos tenido buenas noticias en el contexto de la pandemia, que he intentado reflejarlo en mi archivo. No he podido o no me ha parecido oportuno reflejar otros sucesos ya mencionados, pues entiendo que acercarse en ciertos momentos a fotografiar, si no estás en los medios, solo sirve para entorpecer el trabajo de los profesionales. No obstante, si encuentro un suceso destacable en la calle, procuro tomar fotografías.

Soy consciente de que hoy en día cada segundo de nuestras vidas está dividido en mil imágenes, y que hace unas décadas estos documentos eran casi exclusividad de quienes se dedicaban a la prensa, pero me parece interesante aportar a la afición fotográfica el aspecto documental, e ir creando mi propio archivo documental.

Ilustro este último artículo de 2021 con imágenes de mayor a menor relevancia, para mí la más importante es la imagen de cabecera, describe la llegada del primer envío de vacunas a Salamanca en el centro de Salud de San Juan.

Aprovecho la ocasión para desearos un Feliz año 2022.

El Blog de Pablo de la Peña, aquí.

galería (9)

 

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba