Cosas de la vida

Antonio González: “En Omán hay trabajo para peones e ingenieros y animo a montar allí empresas”

Antonio González tiene en su pasaporte 58 sellos. Lógico. Ha vivido en los últimos cinco años en México, Panamá, Kuwait y ahora en Omán. Dice que sólo viaja con una maleta, porque se ha dado cuanta que se puede “vivir con muy poco”

 

Antonio, ¿cree que veremos terminado el canal de Panamá?

Sí, la veremos acabada, pero hay que entender que es una obra muy grande. Lo que no sabemos es si lo acabará el consorcio de empresas actuales que lo está haciendo. T tengo mis dudas, pero sí se tiene que acabar, porque es demasiado importante para el comercio.

¿Es una obra que cambiará el concepto de comercio?

No, porque ya existe uno, simplemente va a ampliar más tráfico de mercancías porque tendrá capacidad para barcos más grandes, por lo que se duplicará y facilitará más el comercio.

¿Es una de las obras faraónicas de principio de milenio?

Creo que sí, aunque faraónico es un término que hoy en día con las tecnologías que existen a lo mejor es demasiado grande, pero sí que es una obra grande y única. Aunque en el canal de Suez están pensando en ampliarlo también.

Antonio González, en el canal de Panamá.

Usted que ha estado en los últimos cinco años trabajando en México, Panamá, Kuwai y ahora en Omán ¿Qué imagen tienen las empresas españolas fuera de nuestras fronteras?

No está siendo demasiado buena, es triste decirlo, pero es porque no estamos acostumbrados a escuchar al cliente. Queremos hacer las cosas a nuestro modo y no entendemos otras formas de trabajar. Creo que todos los problemas que hay en las salidas de empresas, de la construcción que es mi campo, a trabajar fuera son precisamente esos que queremos imponer nuestro sistema.

¿Deberíamos tener más en cuenta el refrán: ‘Allí donde fueras haz lo que vieras’?

Sí, por supuesto. Tomaría a Zara como ejemplo, una empresa textil que está por todo el mundo, con cualquier empresa constructora, que sí que tienen obras fuera, pero realmente todas con muchos problemas.

Zara no tiene problemas…

No, ninguno en instalarse en cualquier país del mundo. No conozco el sistema de trabajo suyo, pero me imagino que se sabe adaptar al país donde quiere vender.

En construcción, ¿cuántos trabajadores son del propio país?

Un número determinado, porque los contratos con esos países te obligan a emplear a personas de allí. Hay limitación de contratar a personal extranjero. Por ejemplo, en Panamá era un 15 % las personas que podíamos ir de Europa.

Independientemente de si había directivos o ingenieros…

Sí, en ese tanto por ciento se incluía todo el personal extranjero. Lo que ocurre es que en ese 15% están los directivos y mandos intermedios. Por ejemplo, en el departamento de calidad, que es donde yo trabajaba, estábamos cuatro personas de 25 que componían el laboratorio.

La obra en la que estuvo trabajando en Kuwait.
La obra en la que estuvo trabajando en Kuwait.

Ahora está en Omán. ¿Los árabes son los nuevos ricos del mundo?

Son algo más humildes los omaníes que los kuwaitíes, quizá por estar al sur de la península, pero sí son ricos. En Omán estamos haciendo una autovía de seis carriles, tres y tres, que va a unir dos ciudades que son relativamente grandes, de unos 60.000 habitantes, y cuando vamos a nuestro lugar de trabajo te puedes encontrar con 20 coches entre los que te cruzas y adelantas o te adelantan. Mis compañeros dicen: ‘¡Mira que hacer estas carreteras!’. Y yo suelo decir: ‘Tienen dinero y se lo gastan donde ellos estimen oportuno’. (Risas) Quieren modernizar su país y el primer paso es mejorar las comunicaciones. Son países que están haciendo muchísimas obras de todo tipo. En muchos casos muy artificiales.

¿La autovía va por el desierto que siempre está cambiando?

Sí, hay un tramo de dunas de unos tres kilómetros y en el proyecto se contempla instalar barreras.

Usted que está en el área medioambiental. ¿Le dan mucha importancia?

Sí, es muy importante. Además, si no tienes todos los permisos no te dejan comenzar. Ahora, tenemos pedido permisos para la extracción de suelo en determinados lugares, hemos querido empezar a identificar esos materiales y no nos han dejado hasta no obtener los permisos. Son muy estrictos y exigentes en cuanto al cumplimiento de la Legislación.

¿Pagan bien?

Sí, pagan bien. Exigen y pagan por lo que exigen. Pero también en Panamá. Nos tenían que pagar a los 56 días y lo hacían. No le podemos echar en cara que la obra no haya ido bien porque no pagaran, ellos cumplían. Tanto en Panamá como en Oriente Medio todas las empresas cobran en un plazo relativamente corto.

¿Hay trabajo en Omán?

Sí, porque hay proyectos de hacer metros, trenes de alta velocidad, autovías y obras que unirán a los países del Golfo, porque están formando algo similar a una Unión Europea, tanto en infraestructuras, como en comercio. Quieren unir todas las grandes ciudades de los emiratos y sultanatos. Hay mucho trabajo ahora y va a haber más. En Qatar, por ejemplo, con los mundiales está habiendo mucha demanda o en Abu Dhabi van a hacer la Exposición Universal, por lo que hay muchísimo trabajo.

¿Qué tipo de trabajo están ofertando?

De todo tipo, desde ingenieros hasta peones. ¿Por qué no van los españoles? Porque el nivel de encargados españoles no hablan inglés u otro idioma para poderse comunicarse. Pero, los sueldos son buenos.

Su pasaporte tiene ahora mismo 58 sellos. En cinco años ha vivido en México, Kuwait, Panamá y ahora en Omán.
Su pasaporte tiene ahora mismo 58 sellos. En cinco años ha vivido en México, Kuwait, Panamá y ahora en Omán.

¿Hay que tributar allí?

Los impuestos los abonan las empresas, el sueldo a nosotros nos llega neto. En mi caso, yo estoy contratado en España y trabajo fuera, por lo que pago una parte aquí y la otra la paga por mí la empresa allí, porque se necesita un contrato para el permiso de residencia. En Kuwait, Qatar, Bahrain y en algún país más, excepto en Omán, hay convenio de doble imposición, con lo cual no se pagan impuestos ni aquí ni allí. En Omán se ha firmado, pero no se ha publicado en el Boletín.

Volviendo a los empleos. ¿Los ingenieros de Obras Públicas tendrían posibilidades de trabajar en Oriente Próximo?

Sí, lo único que hay que saber es inglés. Incluso animaría a montar empresas allí. Un conocido mío se marchó a Kuwait con una empresa de carpintería metálica y continúa trabajando muy bien. A mí me preguntó y yo le dije que tenía que encontrar un socio de allí. Le dije: si lo consigues, para que te arregle el tema de permisos de importación y exportación, no vas a tener ningún problema para trabajar, porque hay mucho, en todo, en edificación, en plantas industriales, en plantas depuradoras, energía solar,…

¿Estaban viviendo en la Edad Media y han pasado al siglo XXII?

Casi, por lo menos lo están intentando. En Kuwait, el petróleo comenzó en la década de los sesenta y han pasado de ser nómadas a estar súper modernizados. ¿Qué les ocurre? Que no están preparados, que no tienen personal cualificado para poder desarrollar todas las obras que están acometiendo. Hay una generación que no ha necesitado trabajar. Ahora, lo que están haciendo es enviar a los jóvenes a estudiar a universidades de todo el mundo, con todos los gastos pagados, desde la matricula, la residencia, incluso, dinero para que gasten allí.

 

 


Noticias relacionadas

4 comentarios

  1. Es una pena que nuestros mejores técnicos tengan que irse a trabajar fuera de España, pero, al mismo tiempo es un motivo de orgullo para los que estamos aquí.

  2. Soy encofrador 18años de experiencia y tenia una empresa española y ha trabajado com c omo capataz en arabia saodi meka el medin con renfe y 5 año en algeria tan villa ablo español y arabi y midio Francis y mail mio majidboujanoui@gmail.com

Deja un comentario

Botón volver arriba