Local

Comodidad y estilo para acudir a la Facultad

Una pregunta: ¿Los universitarios se visten igual para acudir a clase por las mañanas que para salir de fiesta por las noches?

 

Son las once de la mañana y el sol acaricia la escalinata del Palacio de Anaya, sede de las facultades de Filología. Aprovechando un descanso y el agradable día de mediados de octubre, Sandra Fernández, Ángela Moraga y Roberto Enríquez, estudiantes de 4º de Filología Clásica, explican su concepto de la moda, porque como decía Coco Chanel: «La moda no existe sólo en los vestidos. La moda está en el cielo, en la calle, la moda tiene que ver con las ideas, la forma en que vivimos, lo que está sucediendo”.

Han escogido la Filología de Clásicas porque “somos unos locos”, dicen riéndose. Creen que sería un error eliminar las clásicas, porque “perderíamos cultura”. Ángela Moraga quiere ser editora y Sandra Fernández Castro y Roberto Enríquez prefieren dedicarse a la enseñanza.

Sandra Fernández.

 

 

Sandra Fernández Serrano se ha decantado esta mañana por recoger su cabello con una diadema pañuelo que adquirió en un mercado medieval. Las gafas son de Mandarina Duck, la camiseta es de un puesto de una feria y los pantalones, cazadora y zapatillas de H&M. “No me preocupa la moda, no la sigo y tampoco empleo mucho tiempo en decidirme qué ponerme por las mañanas. Además, suelo seguir el mismo estilo para venir a clase y para salir de fiesta”.

 

 

 

Ángela Moraga.

 

 

 

Ángela Moraga no es fiel a la moda, pero si conoce las tendencias a través de las redes sociales. Algunos días, elige lo que se va a poner con detenimiento, aunque por lo general tarda 15 minutos en decidirse por la ropa con la que acudirá a clase. Eso sí, no será la misma que utilice para ir de fiesta. En esta ocasión, Ángela ha acudido a la Facultad con un pantalón de Amichi, unos zapato Oxford de la tienda de piel que hay en su pueblo, Daimiel, chaqueta de Massimo Dutti, pañuelo de una tienda de Florencia y jersey de Zara.

 

 

 

Roberto Enríquez.

 

Roberto Enríquez le gusta comprar ropa por Internet. “A veces es más barata y sobre todo, hay firmas que están en la red o en otros países y aquí no las tenemos”. Aún así, asegura que la moda la sigue lo justo. No suele modificar su manera de vestir para acudir a la Facultad o salir con los amigos. Esta mañana, Roberto Enríquez ha escogido sudadera de Raph Laurent, pantalón de Zara, ropa interior de Springfield y zapatillas compradas en Internet.

 

 

 

 


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Está muy bien que cada cual vista como quiera. Pero hay ocasiones en que hay que hacerlo de una manera especial. ¡Ya lo aprenderán con los años y las necesidades!

Deja un comentario

Botón volver arriba