fbpx
Sucesos

Dos guardias civiles dan una paliza a un detenido por error

Arrestaron a un supuesto ladrón que, en realidad, no era tal

La Justicia está investigando a dos guardias civiles por haber agredido a un supuesto ladrón detenido por error y que, en realidad, no era tal. En la Dirección de la Guardia Civil también han abierto un expediente disciplinario. 

Los hechos ocurrieron el pasado 31 de mayo, cuando dos guardias civiles detuvieron a un hombre en un restaurante de Molina de Aragón (Guadalajara). El detenido, David C. H., era empleado del local y estaba a las 4:23 de la madrugada sentado en la barra, comiéndose un helado y jugando a la máquina tragaperras. Unos vecinos llamaron a la Benemérita ya que, al ver luz en el establecimiento, pensaron que estaban robando.

El pasado 14 de julio, los dos agentes acudieron a declarar en calidad de testigos en el juzgado de instrucción número 1 de Molina de Aragón, por la denuncia presentada contra ellos por un posible delito de lesiones y otro de falso testimonio. Esto es, por agredir a David C. H. durante el arresto y, supuestamente, falsear el atestado. Pese a que los agentes indicaron que el detenido se resistió de forma agresiva, las grabaciones de seguridad lo desmienten. Cuando el magistrado vio las grabaciones suspendió la declaración de los agentes y los citó de nuevo, en calidad de investigados.

Según muestra la grabación, a la llegada de los agentes, David abre la puerta y regresa al taburete donde estaba sentado. Cuando le piden que se identifique, David pregunta: “¿Quién os ha llamado? Tengo permiso de mi jefa para estar aquí, podéis llamarle a ella y preguntárselo”. Posteriormente, uno de los agentes le invita a irse con ellos y, debido a que el empleado hace caso omiso, se abalanzan contra él y le tiran al suelo con violencia. Uno de ellos trató de ponerle las esposas y el hombre se resistió “porque me estaban asfixiando”, ha reconocido a la Cadena SER.

Finalmente, los agentes consiguen ponerle los grilletes y le sacan del establecimiento “noqueado, inconsciente”. Pese a que las imágenes no muestran ningún tipo de resistencia por parte del detenido, el atestado policial indica lo contrario. En el documento, al que ha tenido acceso dicho medio, exponen que David se mostró “de una forma muy agresiva, vociferando a los agentes con insultos y amenazas”. Por otro lado, varios informes médicos en poder del juez indican que el arrestado tenía contusiones en la cara, un golpe en la nariz y una herida pequeña en el ojo izquierdo.

Por su parte, la dueña del restaurante se quedó perpleja cuando conoció la detención de su empleado. Asimismo, ha explicado a la SER: “No entiendo por qué la Guardia Civil detuvo a una persona y no fueron capaces de avisarme de lo que había ocurrido y permitieron que mi restaurante permaneciese hasta las 8 de la mañana abierto”. Actualmente, David mantiene su trabajo en dicho restaurante.

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. añado un dato más: D+++++ tiene acento latinoamericano. Han cometido contra él un delito tipificado como racismo. El racismo se está extendiendo en nuestra sociedad peligrosamente.
    Un día fueron a por los comunistas, pero como yo no era comunista…… hoy vienen a por mí, sin ninguna razón

Deja una respuesta

Botón volver arriba