fbpx
LocalPortada

“2023 será catastrófico si no sigue la ayuda al gasóleo”

Las estaciones de servicio afrontan con inquietud y preocupación el fin del descuento a los carburantes

El próximo 31 de diciembre dejará de estar en vigor el descuento de los carburantes en España. Pese a que se ha planteado la posibilidad de mantenerlo sólo para algunos sectores o grupos sociales, las gasolineras y estaciones de servicios encaran los próximos meses con gran incertidumbre y preocupación. 

Desde que el Gobierno aprobase una bonificación de 20 céntimos por litro de carburante, en vigor desde el pasado 1 de abril, cada repostaje ha supuesto unos euros menos a los españoles. Pese a ello, tras una prórroga de seis meses en junio, el 31 de diciembre el descuento dejará de aplicarse si se elimina.

Ante esta situación, entre las gasolineras y estaciones de servicio hay “mucha incertidumbre”, lamenta Lorenzo Colomo, presidente de la Federación regional de asociaciones de CyL de estaciones de servicio (Fereclaes). “No sabemos qué es lo que va a ocurrir después y no tenemos muy claro cuál va a ser el futuro. Si no se continúa con una ayuda estatal, vemos que el año 2023 va a ser catastrófico”, expone.

Tras varios meses activa, Colomo cree que ha sido “una medida efectiva”, ya que “se reduce instantáneamente el precio del repostaje de cada cliente”. Si bien es cierto, reconoce que “podría haber sido mucho más simple y efectiva si se hubiera hecho mediante una bajada del IVA”.

A unas semanas del fin del descuento a los carburantes, se plantean diversas opciones. Por un lado, hay quien aboga por mantenerlo solamente para ciertos colectivos como los transportistas y las personas vulnerables. “Cualquier forma de ayuda para que el consumo se mantenga y para que el precio sea razonable siempre es algo positivo”, señala. No obstante, “aunque entendemos que la necesidad es muy alta, la forma de llevarlo a cabo es complicada, en caso de que solo sea para determinados rangos de renta”.

Por otro lado, también se ha planteado una nueva prórroga del descuento, beneficiando a todos los consumidores. Ante ello, el presidente de Fereclaes afirma que “sí podría hacerse, pero de otra manera”. Así, considera que “no se debería mantener la bonificación estatal, sino que la forma más lógica y sencilla sería hacer un descuento. Una segunda opción, aún más sencilla y menos lesiva para el sector, sería que bajaran el Impuesto sobre Hidrocarburos, o el IVA de forma temporal del 21% al 10%”.

En esta misma línea, Colomo apunta a los impuestos como “la única opción” a aplicar de cara al medio y largo plazo. “Ahora mismo los impuestos que gravan los hidrocarburos son altísimos. Por ejemplo, en la gasolina el Impuesto de Hidrocarburos es de 56€ por cada metro cúbico independientemente del precio del litro. A ello, hay que sumarle el IVA”. Por ello, considera “esencial bajar el IVA al 10%, de forma definitiva, porque los carburantes son un producto de primera necesidad”.

Precios y consumo

En otro orden de cosas, el representante de las estaciones de servicio ha recalcado que “en lo que va de mes las ventas de carburante han caído de forma increíble, y la tendencia continúa de forma alarmante”. Esto lo achaca, además de “los precios”, “al tremendo incremento del coste de la vida en general”. “Todos estamos ajustando nuestros gastos, y el de combustible también es uno de los que se puede ajustar”, explica.

Respecto a los motivos de las altas cifras que marcan los surtidores de las gasolineras, Colomo señala dos cuestiones. La primera es “la situación geopolítica actual y la guerra de Ucrania, que están provocando una gran inestabilidad en el mercado”.

En segundo lugar, cita a “la falta de seguridad jurídica, que está provocando que las empresas petrolíferas no inviertan en la mejora de sus instalaciones. Por ello, al no tener capacidad de refino porque no se mejoran las instalaciones y no se construyen nuevas, el producto que hay es más caro”.

El coche eléctrico

Finalmente, ante el auge y el apoyo institucional de la movilidad eléctrica, Lorenzo Colomo no cree que las gasolineras deban reinventarse. “Ya se llevan reinventando muchos años. En los años 80 vendíamos carburante, chicles y alguna botella de agua. Ahora se puede comprar el pan, cualquier producto de droguería… se puede lavar al perro, el coche, etc.”, expone.

¿Por el coche eléctrico en concreto? No, sin duda. El coche eléctrico será una energía más dentro del pool e indudablemente no va a ser la energía mayoritaria. Porque a día de hoy está claro que el desarrollo tanto de la red como del vehículo no está todavía maduro. Entonces, habrá un pool de energías en el que estarán los combustibles fósiles, los eco-combustibles y biocombustibles, que son el futuro, los gases y también el vehículo eléctrico”, concluye.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba