fbpx
Más noticias

Febrero podría llegar con nevadas y frío extremo

Si se produce una rotura del vórtice polar por el calentamiento súbito de la estratosfera en el Ártico

La posible desestabilización del vórtice polar, que podría producirse a finales de enero, puede traer consigo un temporal de nevadas y frío extremo para febrero. Así lo han advertido los expertos, quienes hablan de “fuertes evidencias” de un calentamiento súbito de la estratosfera terrestre que provocaría la rotura del vórtice polar. 

El calentamiento súbito de la estratosfera en el Ártico, del que empiezan a “haber fuertes evidencias”, está amenazando con romper el vórtice polar, la corriente de vientos que mantiene el frío polar ‘encerrado’ en esa zona. De producirse, a finales de este mes según las estimaciones, el frío polar saldría hacia el sur y podría traer a España un temporal de frío extremo y nevadas para el mes de febrero.

“Seguramente a finales de mes se produzca un calentamiento súbito estratosférico en la región polar, que viene a ser un aumento repentino de la temperatura en la estratosfera, y eso puede tener como consecuencia la rotura del vórtice polar, que es una zona en la que se almacena mucho frío. Si se produce esa rotura, podría traducirse en descuelgues o entradas de aire muy frío que afectarían a latitudes más bajas”, ha explicado el geógrafo de Meteored Samuel Biener.

Por su parte Juan Jesús González Alemán, doctor en Física y meteorólogo de la Aemet, también ha reconocido que “empieza a haber fuertes evidencias para un calentamiento súbito estratosférico” para “una gran perturbación en el vórtice polar”.

Si bien, Samuel Biener matiza que, para ello, ese calentamiento “debe trasladarse primero a las capas más bajas de la atmósfera”. En ese caso, “hablaríamos de temporales invernales bastante potentes de frío y nieve”. Pero “es muy complicado saber dónde puede pasar, porque prácticamente puede suceder en cualquier parte del hemisferio norte”.

Por el momento, lo que sí es más probable es que cambie “la situación a partir del fin de semana” y que la próxima sea “más fría e inestable en España”, indica el geógrafo. De esta manera, “podrían producirse nevadas importantes en el Cantábrico y la cara norte del Pirineo”, concluye.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba