fbpx
Castilla y León

El PP de la Junta desautoriza las medidas antiaborto de Vox

El consejero de la Presidencia, Julio Carnero, dice que los sanitarios no estarán obligados a ofrecer las medidas que anunció Juan García-Gallardo

Jesús Julio Carnero, consejero de la Presidencia, salió este viernes al paso de las medidas sanitarias para fomentar la natalidad anunciadas ayer por el vicepresidente de la Junta al asegurar que los profesionales sanitarios no estarán obligados a ofertar, “en absoluto”, este servicio a las mujeres embarazadas que acudan a la primera consulta, a diferencia de lo que declaró Juan García-Gallardo.

ICAL. Preguntado por si esta afirmación suponía desautorizar al vicepresidente del Ejecutivo autonómico, respondió: “No desautorizo a nadie y me remito a la nota elaborada por la Consejería de Sanidad, que es la que conoce a fondo el desarrollo de la ley. Hay un total y absoluto respeto a la ley y a los protocolos para acometer estos servicios pero en ningún caso se puede obligar al sanitario a tomar una decisión en contra de lo que dice la ley”, aseveró.

Los servicios sanitarios planteados por la Junta como la atención psicosocial, el derecho a ecografías 4D y el control del latido fetal podrán ser utilizados por las embarazadas, en función de lo que demande o no, desde el punto de vista del principio de la voluntariedad y la libertad, tanto de las mujeres como los profesionales. “Las acciones planteadas respetan la ley y los protocolos”, añadió. En este sentido, mencionó la objeción de conciencia de los sanitarios para no practicar aborto, que está recogido en la ley, y será más garantista desde el punto de vista de la protección de datos.

Además, el consejero de la Presidencia confirmó que el tema de las nuevas medidas sanitarias para fomentar la natalidad no fue abordado por el Consejo de Gobierno y volvió a remitirse a la nota de prensa de la Consejería de Sanidad, pese a que le volvieron a preguntar por “diferentes” interpretaciones en el seno del Ejecutivo autonómico en relación a este asunto.

Desde la Consejería de Sanidad

“El protocolo está bien, no se cambia. Lo que sí vamos a hacer en insistir en él”. Así quiso zanjar este viernes el consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, la polémica surgida tras el Consejo de Gobierno de ayer, a raíz de las explicaciones dadas por el vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, sobre el protocolo que aplica la Consejería para la asistencia a mujeres embarazadas.

“Me remito a lo que está escrito. Una nota de prensa en la que se habla para fomentar la natalidad de una serie de medidas”, sentenció en declaraciones a Ical, para incidir en que desde su departamento, y desde la Junta, se trabajará para mejorar la aplicación y el cumplimiento de las actividades de apoyo y atención a la mujer embarazada.

“La Junta de Castilla y León va a seguir cumpliendo los protocolos, mejorándolos en los casos en los que detectemos que son mejorables, y cumpliendo la ley y respetando la voluntad de la mujer”, insistió.

A juicio del consejero de Sanidad las medidas de asistencia a la mujer embarazada en la red de Sacyl son las adecuadas, y no hay motivo para cambiarlas. Se hará, si en algún lugar se detecta que no funciona, o si se produce una situación nueva, amparada por criterios científicos, que así lo recomiende o lo indique. “El protocolo está bien, no se cambia. De momento no hay motivo, no se cambiará. El protocolo es un ente dinámico, que si no se detecta que no funciona, no se cambia”, agregó.

Vázquez, quien declinó pronunciarse sobre las declaraciones de García-Gallardo, expresó que se va a velar de manera escrupulosa por la objeción de conciencia. “No voy a entrar a valorar lo que han dicho otras personas, yo valoro lo que está puesto en la nota de prensa que es lo que nos mueve y está hecho de un modo reflexionado”, “garantizando el cumplimiento de los protocolos y lo que dice la ley”.

De este modo, la asistencia psicosocial planteada por García-Gallardo para las mujeres embarazadas que se planteen abortar, ya se ofrece a todas las pacientes que lo precisen, sea cual sea su decisión, siempre que la matrona detecte que puede existir un problema de salud mental que deba ser tratado por un psicólogo clínico.

Además, las ecografías en cuatro dimensiones, que se realizan en todos los hospitales excepto en Segovia y Ávila, se seguirán ofreciendo en el último trimestre del embarazo, pero bajo criterio médico si el ginecólogo determina que esta prueba puede servir para detectar malformaciones o alguna enfermedad. El objetivo es también que estos dos centros las ofrezcan.

Por último, en relación a las ecografías para escuchar el latido del corazón, se mantendrán, pero a partir de la semana 12 de embarazo y bajo petición médica, puesto que al inicio del mismo podría no detectarse pese a tener un positivo en un test.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba