Local

Los recortes sanitarios dejan sus primeras víctimas

  • Los más pobres, las personas mayores y los más enfermos, los más perjudicados

  • El copago farmacéutico no reduce el gasto público pero sí perjudica a los enfermos más vulnerables

  • Hay ciudadanos que dejan los fármacos, luego ni van al médico y se descuelgan del sistema

Los recortes y copagos introducidos por el Gobierno en el sistema público de salud está causando verdaderos estragos entre los colectivos más desfavorecidos: las personas con enfermedades más graves, los más pobres y los mayores.

La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública en Salamanca (ADSP) afirma que hay pacientes que abandonan su medicación porque tienen que destinar ese dinero a otros gastos o necesidades más perentorias, y no sólo en el caso de un paciente infartado que ha trascendido recientemente y que acabó muriendo, sino también en diabéticos y personas con hepatitis.

La asociación indica que otra prueba de que “esta situación de necesidad existe” es que “hayan surgido iniciativas de reutilización de fármacos (se podrían llamar minibancos de medicamentos) en los centros de salud o individualmente, de forma más o menos informal pero siempre bienintencionada. Iniciativas que han sido prohibidas administrativamente, seguramente con toda la razón legal”.

Asegura que hay estudios realizados en el último año que demuestran que entre el 12% y el 16% de los pensionistas pierden la adherencia a los tratamientos como consecuencia del copago establecido a partir del decreto de abril de 2012.

Tratamientos abandonados

“En esta crisis para reducir su déficit, el Gobierno de España introdujo, en el decreto citado, una serie de copagos de los que, por ahora, solo se ha llevado a efecto el de los medicamentos. Dos años después del Decreto la reducción del gasto farmacéutico es inexistente y, sin embargo, estamos asistiendo a un aumento del gasto por complicaciones como consecuencia de los tratamientos abandonados”, señala la asociación.

La ADSP “viene denunciando la injusticia que supone el copago (repago) que hace recaer el aumento de gasto precisamente en los más enfermos y más vulnerables. También denunciamos el riesgo que implica a corto y medio plazo”.

Las consecuencias de la crisis, añade, “la sufren los más pobres, los de mayor edad y los más enfermos En el último informe de la OCDE del mes de Marzo este organismo insta a España a que dirija sus ayudas sociales principalmente hacia ese colectivo más desfavorecido, precisamente lo contrario de lo que se está haciendo”.

El problema “es grave”, porque “los pacientes pierden no solamente la adherencia a su medicación indispensable, también a su médico y al sistema sanitario provocando, en ocasiones, ‘lágrimas de vergüenza’, además de la pérdida de la salud”.

 



Noticias relacionadas

2 comentarios

  1. Es una verguenza lo que están haciendo. Los recortes solo afectan a los más débiles. A los políticos y banqueros que han llevado el sistema al caos no se le recortan los sueldos. El pago de la crisis corre a cargo de los más débiles, que nunca tuvieron nada que ver con la misma. Mientras la ciudadanía siga dormida no se podrá hacer nada. Hay que ejercer los derechos democráticos para acabar con los abusos. O defendemos todos el sistema o nos quedmos sin derechos.
    Hay mucha gente que pasa hambre, no puede trabajar, sus hijos no pueden estudiar y además no pueden pagar los medicamentos que necesitan. Deberíamos avergonzarnos por permitir que sucedan estas cosas, las lágrimas de verguenza tenían que ser de la clase dirigente.

  2. Los casos son mucho más frecuentes de lo que parece. Además los recortes son INEFICIENTES porque los pacientes empeoran y tienen que ingresar en el hospital, por lo que al final se gasta más. A ver si se enteran los gestores que nunca reconocen que hay RECORTES y se les llena la boca hablando de EFICIENCIA.

Deja un comentario

Botón volver arriba