GeneralLocalPortada

Santiago López: “Los crímenes de guerra no prescriben”

Santiago López, presidente de la Asociación Salamanca Memoria y Justicia, analiza los diez años de la asociación y la situación de las familias que aún no han encontrado a sus seres queridos después de 75 años que concluyó la Guerra Civil

CRÓNICA. Dentro de unos días se 75 años desde el final de la Guerra Civil. Los implicados directos han muerto o están muy mayores. ¿Por qué no se desclasifican los documentos en nuestro país?

SANTIAGO LÓPEZ. Los documentos sí están desclasificados, pero sin valía. A efectos legales no hay nada. Los documentos fundamentales son de tipo militar y están en El Ferrol. Se puede acceder con facilidad, pero esto causa, en algunas ocasiones, litigios, sobretodo si obtienes de esas búsquedas nombres de personas que reclutaron a otras. Es decir, verdugos, sus familias te pueden denunciar a ti por estar difamando. Se puede acceder al archivo, pero los documentos no se pueden utilizar como prueba si quieres acusar a esos personas que se llevaron o mataron a tus familiares. Esos documentos están para que se conozca lo que sucedió, pero al no existir una vía judicial, no se pueden emplear como prueba. De hecho, hay historiadores que están en proceso judicial por haber citado a personas en sus libros, con el documento delante acreditando que lo que escribe es cierto. Normalmente, el juez es sensato y dice que no se puede ir contra el historiador, pero tampoco se pronuncia contra el que interpuso la denuncia y lo llevo a juicio. Se queda, como siempre, en tierra de nadie.

C. ¿Se ha dado el caso de que alguna de las familias de los verdugos les haya pedido perdón a los familiares de las víctimas?

S. L. No, no es habitual, pero sí hay casos. En Salamanca, por ejemplo, es muy notorio el caso de Cobaleda, que incluso va a las reuniones de la Asociación de Salamanca Memoria y Justicia, y pidió perdón. También tenemos familiares de verdugos que entienden la situación, te deja hacer, pero tampoco te ha pedido perdón explícitamente.

[pull_quote_left]En varios pueblos de Salamanca ya hay placas con los nombres de todos[/pull_quote_left]C. ¿El pueblo que olvida su historia tiende a repetirla?

S.L. No se repite exactamente, porque los conflictos suelen estar generados por situaciones concretas que tienen una trascendencia de tipo social y político fuertes. Por lo que la estructura política y social de ahora es muy diferente a la de hace 80 años. Ahora, nadie se va a enfrentar por unas tierras, más que nada porque lo que se obtiene del campo no llega al 7% del PIB. Pero lo que sí puede suceder es que estemos condenados a no tener historia, a no hacer un proceso de reencuentro y reconciliación final y darnos cuenta de la importancia que tiene este hecho para unos y para otros.

C. Si en las placas de los pueblos se pusieran los nombres de todos los que murieron en la contienda, ¿se daría un paso importante para la reconciliación?

S. L. Sí, de hecho, es uno de los objetivos que pretenden las asociaciones. En varios pueblos de Salamanca ya hay placas con los nombres de todos. Este simple hecho da mucho sosiego a los familiares que sufrieron aquello, porque se quitan de encima el estigma que vivieron durante 40 años. Esa frase que dice: ‘Si eso le paso a tu padre, por algo sería’.

Santiago López.

C. ¿Se perdona, pero no se olvida?

S. L. No olvidan, incluso hay nietos más implicados que los propios hijos del familiar que desapareció.

C. ¿Qué les diría a los políticos que señalan que ustedes sólo se mueven por las subvenciones?

S. L. No todas las asociaciones han querido coger las subvenciones, porque entendían que les estaban comprando para que no investigaran más. Pero, hay que tener en cuenta que cuando se dieron las subvenciones todo el Parlamento votó a favor. Las asociaciones lo cogieron para investigar y buscar a los familiares. Ahora no hay ayudas y las asociaciones continúan trabajando igual o más que antes.

C. En estos casi cuatro décadas de Democracia, desde su punto de vista ¿cuáles son los pasos que se hubieran debido de dar y no se han dado?

S. L. Diría que a partir del año 85 se debía de haber quitado la Ley General de Amnistía del 77. Esa ley que cumplió su función y fue pedida por los grupos de izquierda para que se anularan las posibles penas de la Justicia franquista por procesos abiertos y que esas personas no fueran a la cárcel, porque dentro de las prisiones en el 77 había muy pocas personas por causa políticas. Con la Ley de Amnistía se ‘limpiaba’ a todos los rojos y a los demás. Pero no es comparable, porque se está equiparando a personas que fueron detenidas en los años 60 ó 70 por una manifestación, con los crímenes de Guerra y éstos no prescriben.

C. Los municipios donde hay enterramientos, ¿están colaborando con ustedes?

S. L. En términos generales sí, tanto del PP como del PSOE, ¿por qué? porque cuando hablas con un alcalde y le dices que en su pueblo hay enterramientos, suelen darte facilidades.

C. ¿Qué pierde nuestro país sin la Justicia Universal?

S. L. Perdemos un prestigio internacional impresionante. La Justicia Española tuvo un momento brillante cuando decidió ser una Justicia Universal, pero tenía los pies de barro. Es decir, ¿Cómo vas tú a juzgar lo que sucedió en Argentina o en Chile si tu propio problema continúa sin resolverse? Ahora, se entiende que los argentinos puedan hacer Justicia Universal por todo el mundo, porque ellos han limpiado su país. Los sudafricanos también. Pero, ¿dónde vamos nosotros con nuestros muertos? Es muy difícil que un juez español vaya a otro país a levantar cadáveres, cuando resulta que en España es imposible hacerlo. Ahora, esos países, podrán investigarnos.

[pull_quote_left]la Ley de Amnistía se ‘limpiaba’ a todos los rojos y a los demás[/pull_quote_left]C. Durante estos 10 años desde que se fundó la asociación, ¿qué han aprendido ustedes?

S. L. A tener mucha paciencia, a que hay altibajos, a que hay veces que las asociaciones se desesperan y momentos de todo lo contrario de mucha alegría, de ver que las cosas salen adelante. Es una sensación agridulce.

C. ¿Cuántas familias han podido descansar?

S. L. En términos generales, por las fosas que se han levantado, pueden haber descansado un 20 ó 30 por ciento de las familias.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba