Opinión

La calidad del aire en los hospitales

Los Hospitales son lugares muy delicados para la transmisión de infecciones, por ello es muy importante poner especial cuidado en la calidad del aire que circula en sus edificios. Un aire acondicionado adecuado es vital para el bienestar de los pacientes y el desarrollo del trabajo de los profesionales sanitarios.

Aunque el verano ha empezado caluroso con temperaturas cercanas a los cuarenta grados eso no disculpa la dejadez de la Consejería de Sanidad de Castilla y León y de los diferentes gerentes que han pasado por el Complejo Asistencial de Salamanca y la falta de previsión e inversión que nos han llevado a ésta situación. No se trata de un tema puntual sino crónico, porque se viene produciendo todos los veranos y lo sufrimos pacientes, familiares y trabajadores. Si bien es cierto que  nuestros hospitales tienen un sistema de refrigeración  muy potente  de frío por bombas, en tres días se han estropeado dos de ellas y, aunque de momento ya están arregladas, esto no ha resuelto el problema de climatización de nuestros hospitales.

Aun reconociendo las condiciones estructurales de edificios viejos, se deberían haber acometido medidas para solucionar la falta de aire acondicionado en algunos espacios, además de la regulación de la temperatura en otros. Dentro de la estructura también hay que distinguir los ambientes y adaptarse a sus características, porque no es lo mismo el aire acondicionado en servicios de radiodiagnóstico y quirófanos que en consultas, plantas o urgencias.

En el Hospital Clínico desde la tercera planta hasta la séptima no existe climatización y los enfermos, familiares y trabajadores están soportando temperaturas impropias en un centro hospitalario. En servicios como urgencias el aire acondicionado va conectado con el del quirófano sin posibilidad de regular, llevándonos a situaciones esperpénticas como  poner mantas a los pacientes cuando en la calle y en otras salas la temperatura alcanza hasta los 40 grados. En muchos casos se producen descompensaciones y episodios respiratorios en pacientes y trabajadores.

En el Hospital Virgen de la Vega la estructura del edificio es acristalada por los dos lados y sólo a uno de ellos llega el aire acondicionado. Las salas de tratamiento, donde trabaja el personal sanitario, están padeciendo temperaturas inasumibles que vulneran la normativa de prevención de riesgos laborales, pues recoge que la ventilación es una medida de protección en los lugares de trabajo.

En otros servicios a los que no llega el aire se han instalado climatizadores individuales o máquinas caseras que mueven sólo el aire sin poder regular y que causan un ruido insoportable.

Para mantener unas condiciones correctas de climatización hay que tener en cuenta los aspectos de temperatura, humedad, velocidad, distribución y limpieza del aire para tener garantías de seguridad, sobre todo en  edificios que soportan una gran presión asistencial. Por ello es inadmisible que en estos tiempos existan plantas donde no se cuente con ningún tipo de refrigeración.

Esto, una vez más, es la consecuencia de la falta de planificación e inversión  en algunos centros de la red de hospitales públicos de la región  argumentando y prometiendo la construcción de nuevos hospitales que en muchos casos se han quedado en eso, promesas,  y en otros llevan un retraso de más de diez años. Mientras tanto familiares, pacientes y trabajadores siguen desesperados por tener una administración irresponsable que no ha evaluado otras alternativas, a pesar de las consecuencias negativas que tiene para la salud la falta de una sistema de climatización adecuado.

— oOo —


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba