fbpx
Jesús Málaga

Los embajadores de Estados Unidos y Rusia

En los cargos ejecutivos que he ostentado he conocido a dos embajadores que me han impresionado, uno norteamericano y el otro ruso. El norteamericano, Terence A. Todman, vino a Salamanca en visita protocolaria, para entrevistarse con las autoridades de la ciudad. Diez minutos tenía previsto pasar en el Ayuntamiento y estuvo más de una hora. Sus escoltas, al ver que se retrasaba tanto, irrumpieron en el despacho de la alcaldía preguntando si el señor embajador se encontraba bien. Todman los tranquilizó y continuamos la conversación, que fue muy viva.

Quizás mi inexperiencia o mi excesiva juventud hizo que entrara en temas espinosos, y el embajador entró al trapo en todos ellos. Fui especialmente crítico con las intervenciones americanas en Hispanoamérica, especialmente en Chile, donde él había sido embajador cuando el general Pinochet dio el golpe de Estado. También critiqué la postura de la diplomacia americana en el golpe del 23 de Febrero. Aquella noche el Gobierno estadounidense despachó el asunto de Tejero como un “asunto interno de España”.

El otro embajador que me impactó representaba a la URSS, Yuri Dubinin. De mediana edad, delgado, impecablemente vestido, hablaba un español correcto. En su discurso de sobremesa realizó un hermoso enlace entre los genios de la literatura castellana y la rusa. Habló de música y dejó al auditorio salmantino sorprendido por su sabiduría. Estábamos ya en el final del comunismo y los aires de cambio se hacían notar en el cuerpo diplomático soviético.

— oOo —

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Quizás ahora sería bueno que Salamanca recibiera a los mandatarios rusos y americanos por aquello de a «aprender a Salamanca».
    Solamente conociendo la historia se puede gobernar pueblos tan grandes…

Deja una respuesta

Botón volver arriba