fbpx
Opinión

De Franco al Rey del primer parlamento europeo

Leo en el digital La Crónica de Salamanca que la efigie del rey Alfonso IX de León será posiblemente la nueva y primera talla que se podrá ver en la espaciosa y magnífica Plaza Mayor de nuestra ciudad después de haber sido erradicada la de Francisco Franco.

Como la fotografía que ilustra la información recoge el lugar donde el medallón será previsiblemente ubicado y este se corresponde con el que tenía hasta hace unos meses el dictador, doy en suponer que el citado rey sustituirá al general golpista, con la consiguiente congratulación por parte de todos los demócratas que estaban hartos de soportar -mucho más allá de lo permitido y legislado- la imagen de quien fue nombrado jefe del estado precisamente en Salamanca, en septiembre de 1936, en un aeródromo militar improvisado del término municipal de Matilla de los Caños.
Tanto el Ayuntamiento de la ciudad del Tormes como la Universidad de Salamanca serán los impulsores de la nueva talla, no en vano el rey de León fue quien fundó la universidad salmantina, que cumplirá el año que viene su octogésimo aniversario, edad que le otorga el honroso título de universidad más antigua de España y una de las más antiguas de Europa. 
La propuesta acordada por el Ayuntamiento y la institución académica tendrá que ser ratificada por los órganos competentes en materia de Patrimonio, al tratarse la Plaza Mayor de un monumento declarado Bien de Interés Cultural (BIC). La nueva talla del monarca se sumaría a los 88 medallones que están distribuidos actualmente en los cuatro pabellones de la plaza, de los cuales 66 están ya labrados.
La noticia me parece sumamente reseñable y digna de relevancia, pues se viene a sustituir a quien sumió al país en un conflicto armado atroz, seguido de una posguerra en extremo represora y un dilatado régimen dictatorial, por un monarca medieval que no solo fundó una de las más reputadas universidades del país y del mundo entonces conocido, sino que presidió al inicio de su reinado, en 1188, nada menos que las Cortes de León. Estas se celebraron en la basílica de San Isidoro y fueron reconocidas por la UNESCO como el más antiguo testimonio documental del sistema parlamentario europeo. 
Por esto último, que debería servirnos como ejemplar antecedente histórico para ofrecer espectáculos más edificantes que el del Parlament de Cataluña últimamente, y por su maravilloso y singular valor artístico, bien merece esta basílica la admiración de todo viajero que pase por aquella acogedora ciudad.
— oOo —

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba