Opinión

Tareas para un partido

Nadie duda de que, el lunes por la mañana, el nuevo Secretario General del PSOE se levantará de la cama dispuesto a poner manos a una obra inmensa. De otro modo, no habría tenido la audacia de desafiar a los militantes a darle su voto.

El hombre que el lunes ocupará su turno en la línea continua que se remonta hasta los fundadores del socialismo español tendrá que ser consciente de que, aunque todo el mundo le pida reformas internas, estas no tienen ni pueden tener más carácter que el instrumental, porque su verdadera tarea está fuera.

Su verdadera tarea está en parar los pies a un Gobierno que esta semana reforma por decreto 26 leyes, aprueba una Ley de seguridad que, incluso una vez descafeinada, incrementa la represión sobre los derechos de la ciudadanía, y prepara una ley del aborto que no quiere más que su propia ultraderecha interna.

Su verdadera tarea está en parar la destrucción sistemática y planificada de los servicios públicos, el deterioro inducido de la sanidad, el robo de la justicia gratuita, el abandono de la educación, la destrucción de la industria de la cultura que da voz a la creación libre y crítica.

Su verdadera tarea está en cortar las manos a los que se llenan los bolsillos para que los ciudadanos vuelvan a tener fe en las manos limpias de la clase política. Así, sin matices, porque los españoles ya no están para bromas. Una Ley de partidos que venga de la izquierda tiene que ser, en el más puro nombre de la democracia, lo que a nadie le gusta decir: intransigente.

Su verdadera tarea está en devolver a la gente el partido que se le quitó, el referente de los débiles, el vertebrador de la democracia.

Buena suerte.

— oOo —

 

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba