Opinión

Justicia

 

Justicia, bonita palabra, objeto de deseo para tantos y tan difícil de conseguir para la  mayoría.
Justicia en las calles, en los mares, en los países, en las guerras, en la vida diaria, en una sociedad, que aunque clame justicia, siempre será injusta con alguien y nunca complacerá a todas las partes.

¿En qué estamos fracasando cuando pedimos justicia? ¿ Por qué no evitamos tener que pedirla?

Cuantas vidas segadas, cuantos dramas familiares, cuanta desazón a nuestro alrededor, cuando pedimos que en la injusticia, se haga justicia.

Si miráramos a nuestro alrededor y viéramos con los ojos a veces cansados, a veces tristes, esperanzados de los demás, nos daríamos cuenta, que cuando hay voluntad y ganas, de ayudar al que cae, al que sufre, al que violentan, a los que intentan sobrevivir, día a día, callando lo que los demás deberíamos de gritar, nos daríamos cuenta, de que sacar fuera la realidad de lo que viven es de justicia .

Escuchamos esa palabra tantas veces, al cabo del día, que ya forma parte de nuestro léxico y pasa por nuestro lado, sin que seamos capaces de responder cuando no se imparte. Estamos tan acostumbrados a que el silencio cobarde de la mayoría, sea la desgracia de las minorías, que esa mayoría no mueve un musculo para evitar que sea así. El miedo a correr la misma suerte, nos hace mostrar indiferencia y no ser justos.

¿Tan difícil es mostrar empatía ante tanta desgracia y no tener que salir a la calle a pedir justicia después?

Reflexionemos.

Por: M. Carmen Guillén Sánchez

Presidenta de @ascbyc -Asociación Salmantina Contra el Bullying y el Ciberacoso

Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba