Opinión

Los impulsos sexuales y su control

 

 

Filosofía, bases y fundamentos del Yoga. Seguimos adentrándonos en las ocho ramas del yoga de los Yogasutras de Patanjali. Seguimos con el primer paso del yoga: los yamas. Que se dividen en cinco, y esta semana es el turno del cuarto yama: Brahmacharya.

Este yama es un pelín delicado. Se refiere a la continencia. En algunos textos se refiere al control de los impulsos sexuales, al celibato. En mi opinión es la virtud de la templanza. El “nada en exceso”. La clave no está en reprimirlo, si no en moderarlo. A nivel práctico y para darle esa sencillez que tiñe estas columnas de belleza y que puedas llevarlo a tu día a día, yo lo traduciría como ‘moderación’. Moderación en el amplio y preciso significado de la palabra, por ejemplo, al comer, al hablar, en las relaciones íntimas.

Se trataría de canalizar tu energía a fin de conectarte contigo mismo. Y también conectarte a eso del yoga de la conexión con el todo. Y dirás ¿qué es el todo? Para unos puede ser un dios, para otros el universo, el destino, la naturaleza…

Cuando estamos en los excesos hay un desgaste de energía que limita esa conexión contigo. Brahmacharya te invita a esa actitud de moderación. En tus pensamientos, en tus acciones y en todo.

Imagina que comes en exceso y sin control sobre ello; tu cuerpo físico sufrirá un desgaste para hacer la digestión, filtrar las toxinas, nutrirse… Tanta energía que queda agotado.

Otro ejemplo sería el de hablar en exceso; a veces hay personas que no paran de hablar, da igual de lo que hablen, no paran y no paran. Esto produce a la persona hablante sin moderación un agotamiento mental, pero también físico, pues tampoco respiran bien, ya que están constantemente hablando y pierden mucha de la absorción de oxígeno. Con la actividad sexual también hay un desgaste físico y energético, en función, por ejemplo, de la frecuencia y de la intensidad.

Utiliza bien tu fuente de energía. Moderación a fin de mantener toda nuestra energía en nuestro crecimiento personal.

Dice Patanjali: “Cuando el sadakha (practicante) se halla firmemente establecido en la continencia fluyen hacia él el conocimiento, el vigor, el valor y la energía”.

La interpretación de este yama se refiere a una sexualidad basada en el amor puro y no a la satisfacción del deseo sexual sin más. Para así desarrollar un flujo de energía saludable que enriquezca el intelecto y la meditación.

Así que utiliza tu energía para lo esencial. He aquí el minimalismo que es quedarse con la esencia. Esto es un poco la idea de este yama.

Investiga tu brahmacharya para sentirse con más vigor, como dicen los yogasutras.

Ten un buen día y cuida tu energía.

PD. Este viernes,19 Ganesha Salamanca para festejar el solsticio de verano ofrece:

  • A las 17.00 horas una práctica especial de yoga.
  • A las 19.00 horas. Ofrece la película: ‘Yoga, la arquitectura de la paz’.
  • Precio: 10€


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba