Opinión

Cuando sales de yoga, sales más contento

 

Esta semana en tu columna de Yoga: anécdotas. Anécdotas que seguro que te han pasado como alumn@, o como profe, y si no te han pasado, te pueden pasar. Bienvenida, bienvenido.

Hoy, en anécdotas, sigo hablando de esa alumna imaginaria que se llama Juana.

Un septiembre más, Juana vuelve a sus clases de yoga regresando de sus paradisíacas vacaciones de las que me comenta su relajación. Y me habla sobre las clases de yoga: “El yoga … ¿es solo una técnica de control del estrés? Cuéntame en qué más me ayuda”. Pues esta es otra de las preguntas que uno se hace tal vez en septiembre, cuando retomas la vida postverano de vacación, gazpacho y algún vinito estival.

La práctica de yoga te da un aporte de salud integral. Además de eso que cuentan de que relaja, el yoga y la meditación pueden ayudarte a vencer muchos tipos de dolores físicos. Y en ese componente de salud integral, Juana me decía: “Pero… ¿y si no me duele nada ?”. Te aseguro que practicar yoga cada semana va a prevenir muchos dolores, ya que hacemos que el cuerpo se mueva de otra manera distinta a la que quizás se ha movido durante el día. Eso sí, hacemos yoga siempre con esa intención de disfrutar.

Juana es insistente y decía: “¿Hay algún estudio al respecto…?”. Pues mira, hace ya unos años, en 2013, la Universidad de Harvard demostró que uno de los dolores más comunes en estos seres humanos que habitamos, es el dolor de espalda. Y que se demuestra que no se recomienda el reposo en posición horizontal: ni viendo la tele, ni nada (risas). Los estudios realizados demuestran que la mejora es mayor cuando se realizan posturas para fortalecer los músculos y que estos tengan mejor rendimiento y, con ello, menos dolor.

Esto, le contaba a Juana, significa que hacer tu práctica va a ayudarte a aliviar tus dolores si los hay (que a veces los hay…) o a prevenirlos. Y este beneficio físico es solo una de las muchas partes de la casa que es el yoga.

Por otro lado, Juana me comentaba que cuando no asiste a yoga parece que duerme peor. Ese es otro de los beneficios del yoga, la sensación de descanso cuando duermes. Esos bienes tan preciados como las joyas de la corona: el sueño y el descanso. Haciendo yoga intentamos que exista menos rigidez en todos los sentidos, corporal y también mental. Esto hace que nuestra mente esté más tranquila y menos agitada a la hora de coger la almohada. Y el sueño se vuelve así restaurativo, como debe ser.

Hay también otra estancia de esta casa que es el yoga: ¡el estar de mejor humor, concho! (sonrisa). Y Juana me pregunta con cara de susto: “¿Es que hay que estar siempre contento…? ¿Es lo mejor?”. No, y no. Acabemos ya con esa idea de cartelitos de felicismo. De lo que se trata es de ir gestionando mejor cada situación. Habrá días que estemos muy contentos y otros, pues no. El tema que aquí le transmitía a Juana es que cuando sales de yoga sales más contento y de ti depende que dejes por ahí en cualquier lugar esa sensación o la guardes contigo todo lo que puedas.

Y con todo esto, Juana cada septiembre me dice: “estaba deseando volver a yoga… Es como volver a casa…”.

Ten un buen día y cuida tu energía. Yoga Ganesha.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba