LocalPortada

«La Usal debería apostar por la excelencia en investigación y la atracción de talento»

Sofía Muñoz Félix estudió Biotecnología en la Universidad de Salamanca y trabaja en un centro de investigación de Londres, el Francis Crick Institute

La Universidad de Salamanca y La Crónica de Salamanca inician una serie de entrevistas y reportajes a egresados que se han formado en las aulas del Estudio Salmantina y están trabajando fuera de nuestro país

 

Sofía Muñoz Félix estudió carera de Biotecnología en Salamanca y aquí, realizó su doctorado, en el Instituto de Biología Funcional y Genómica, centro mixto del CSIC y la Universidad de Salamanca.

Su paso por la facultad los recuerda como unos años fantásticos. “Creo que es estupendo tener como única responsabilidad aprender. Había que apretar durante la época de exámenes y recuerdo algunas veces estar muy agobiada porque me pillaba el toro, pero compensaba con creces el resto del año. También es una época en la que se socializa mucho. Es muy fácil conocer gente nueva y hacer amigos”.

¿Cómo fue el doctorado?
En mi experiencia, el doctorado fue un periodo de más esfuerzo continuo. Tienes un contrato laboral, por lo que como en cualquier trabajo tienes que cumplir con horarios y objetivos y, además, tienes que conseguir resultados para la tesis y también es muy conveniente publicarlos en revistas especializadas. Las ciencias experimentales pueden a llegar a ser muy frustrantes, a veces pasas meses optimizando una técnica que quizás nunca llegue a funcionar. Por otro lado, también es muy gratificante cuando consigues que las cosas funcionen y descubres algo interesante que nunca nadie había probado antes.

¿Te sirvió a la hora de enfocar tu vida laboral?
Totalmente. Durante la carrera tuvimos la oportunidad de realizar prácticas en empresa y también prácticas en departamentos de la Universidad. Después de experimentar ambas tuve claro que me gustaba mucho más la investigación y de hecho, realicé la tesis doctoral en el mismo laboratorio dónde hice las prácticas. Después del doctorado tienes la opción de reenfocar tu carrera hacia la empresa, además el doctorado es un gran valor añadido, pero en mi caso decidí seguir en Academia y me vine a trabajar a un centro de investigación en Londres que se llama el Francis Crick Institute, dónde ya llevo cinco años.

Una vez que te incorporarte al mercado laboral. ¿Qué te hubiera gustado que te explicaran durante la carrera/doctorado?
Creo que cada puesto requiere unos conocimientos muy específicos y que es prácticamente imposible que una carrera/doctorado los cubra todos. Se trata más bien de proporcionar herramientas para que los alumnos sean capaces de adquirir por su cuenta las competencias o conocimientos requeridos en sus futuros puestos de trabajo.

¿Qué materia sería necesaria para una formación más completa?
Yo creo que en ese aspecto mi carrera/doctorado lo hicieron bastante bien.

¿Qué añadirías a esa formación?
Si hay algo que echo de menos, cuándo me comparo con la gente que se ha formado en Reino Unido, es la capacidad para comunicar que tienen tanto de forma oral como escrita. Muchas veces tienes que explicar tu proyecto y convencer a la gente de que es interesante y relevante de una forma sencilla y eficaz. Por ejemplo, para pedir financiación, convencer a potenciales colaboradores o al final para que te lo publiquen. Uno puede pensar que hablar bien en público o escribir bien es un don que algunas personas tienen. Sin embargo, como casi todo lo demás, es algo que se puede aprender y una de las cosas para las que yo no estaba preparada en absoluto.

Sofía Muñoz Félix estudio Biotecnología en la Universidad de Salamanca y desde hace cinco años trabaja un centro de investigación en Londres, el Francis Crick Institute
Sofía Muñoz Félix estudio Biotecnología en la Universidad de Salamanca y desde hace cinco años trabaja un centro de investigación en Londres, el Francis Crick Institute.

Desde tu experiencia, ¿cómo podemos mejorar la Universidad de Salamanca?
La Universidad de Salamanca sufre de los mismos problemas que la mayoría de universidades españolas: falta de financiación, endogamia, exceso de burocracia, comunidad académica envejecida por la baja tasa de renovación… Si tuviera que pensar en alguna medida concreta para mejorar, yo diría que la Usal debería apostar, en la medida de lo posible con el presupuesto que maneja, por la excelencia en investigación y la atracción de talento.

Sofía Muñoz Félix trabaja en Londres desde hace cinco años, pero antes tuvo que enviar su curriculum cada vez que ha pedido una ayuda competitiva, por ejemplo, el contrato para realizar la tesis, una ayuda para una estancia corta en el extranjero.

¿Te costó mucho decidirte a trabajar fuera de España?
Desde el momento en que decides dedicarme a la investigación sabes que para desarrollar una carrera competitiva tienes que trabajar un tiempo en el extranjero, por lo que la decisión estaba tomada de antemano. Lo que no quiere decir que irse sea una cosa fácil, a nadie le gusta dejar la vida que conoces ni estar lejos de su familia.

¿Qué es lo que más valoran en el extranjero del trabajo de los españoles?
No me gusta nada generalizar, cada persona es un mundo. Pero si tengo que hacerlo yo diría que en general tenemos un alto compromiso con el trabajo. En el sector académico en particular, en España estamos acostumbrados a trabajar con muy pocos medios y a cambio de salarios muy bajos y cuando sales fuera y tienes todos los medios a tu disposición, intentas aprovechar la oportunidad y sacar el máximo rendimiento.

¿Te pidieron conocimientos de inglés?
A la entrevista no vine con un inglés muy fluido, lo justo para comunicarme y aún así me contrataron. Sin embargo, te tienes que poner al día rápido, lo necesitas para el día a día.

¿En qué consiste tu trabajo?
Aunque estudié biotecnología, que es la aplicación tecnológica o industrial utilizando sistemas biológicos u organismos vivos, me dedico a la investigación en biología básica. Es decir, mi trabajo consiste en entender cómo funcionan nuestras células, en concreto cómo organizan su material genético. Cada una de nuestras células contiene dos metros de DNA compacto en unas pocas micras. Yo estudio los mecanismos que las células utilizan para conseguir este nivel de compactación y al mismo tiempo continuar duplicando, transcribiendo o reparando este DNA. Cuando estos mecanismos fallan, es la causa de enfermedades como el cáncer por lo que conocer su funcionamiento nos ayudará a diseñar terapias más eficientes en el futuro.

¿Con cuántas nacionalidades estás trabajando?
El instituto en el que trabajo somos unas 1500 personas de 70 nacionalidades distintas. Por ejemplo, en mi laboratorio somos catorce de once nacionalidades diferentes: tres japoneses, una turca, dos franceses, un alemán, un chico de Hong Kong, una nepalí, una húngara, un chino, una italiana, una británica y una española. El ambiente internacional de mi centro de trabajo es lo que más me gusta y lo que más echaré de menos cuando me vaya a trabajar a otro sitio.

Sofía Muñoz Félix, en el centro de investigación en Londres, el Francis Crick Institute
Sofía Muñoz Félix, en el centro de investigación en Londres, el Francis Crick Institute.

¿Tienes posibilidades de retorno?
Pues sí me gustaría volver y me gustaría poder dedicarme a mi trabajo. Tristemente, es bastante complicado porque los contratos que se ofertan son muy pocos y los que queremos volver somos muchos y con muchos méritos.

Véndete bien al nuevo Gobierno. ¿Qué traerías a España si regresaras?
Más que venderme como individuo, al Gobierno me vendería como colectivo. En la actualidad, los descubrimientos que mejoran la vida de la gente no los hace un único científico aislado en su laboratorio, se hacen mediante la colaboración de muchos equipos expertos en diferentes disciplinas. Creo que en España nos tenemos que quitar ese complejo de ‘Que inventen ellos’. En nuestro país hay mucho talento, pero necesitamos un sistema científico y una financiación estables que no dependan del gobierno de turno o de si se aprueban o no los presupuestos de ese año.

Y ¿a la Universidad de Salamanca?
No se, todo lo que conlleva haber trabajado en un centro de investigación a la vanguardia de las ciencias de la vida. Nuevas técnicas, nuevas ideas, contactos…

¿Qué echas de menos?
Lo que más, imagino igual que todo el mundo, la familia y los amigos. También las horas de sol, lo que peor llevo es cuándo se hace de noche a las tres de la tarde en invierno, salir de pinchos, pasear por las calles de la ciudad…


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba