DeportesLocalPortada

Historia de una vida ‘pegada’ a un balón

Jorge y José Ángel Alonso son dos futbolistas que nacieron como tal en la cantera de la UD Salamanca y que, curiosamente, también han vestido la elástica del club que le rinde homenaje. Historias de fútbol, de vida, de hermanos…

 

Quizá pocos (incluidos ellos mismos) podrían pensar que algo que empezó en el parque de Sepulcro-Hilario, el jardín o el pasillo de su casa… iba a tener una vida muy prolífica sobre el verde de muchos campos de Salamanca, España y otras tantas zonas de la geografía internacional.

Texto y fotos: Chema Díez Juan

La saga de los hermanos Alonso aún tiene continuidad en el tiempo con José Ángel (02-03-1989) todavía en activo, mientras que Jorge (05-01-1985) hace varios meses que decidió decir adiós a su máxima pasión después de comenzar en esto del fútbol como una de las ‘perlas’ de la cantera de la extinta UD Salamanca.

Tan distintos dentro y fuera del terreno de juego y tan iguales en la vida y en el fútbol, se nota que se pusieron alguna que otra zancadilla mientras sus padres intentaban poner paz, grandes protagonistas de su historia en este deporte. Quizá ellos tuvieron mucho que ver, a igual que sus características para la práctica de este deporte y, como no, la diosa fortuna; ésa que a veces tanto te da, otras te quita.

Pero, lo cierto es que Salamanca no puede presumir mucho de tener dos hermanos con esta trayectoria que, maldito destino, no quiso que coincidiesen sobre el mismo terreno de juego ni como compañeros ni como rivales, para poder cerrar uno de sus deseos o máximas aspiraciones.

Jorge y José Ángel Alonso: Hermanos y futbolistas.

Ambos han jugado en Segunda B y en Segunda, pero José Ángel tuvo el gran e inesperado premio de saborear las mieles de la Primera con el mejor debut posible: marcando a Messi en el Camp Nou, disputando ‘12+1’ partidos en la máxima categoría del fútbol patrio.

Ahora, y con la perspectiva que da el inapelable paso del tiempo, el mayor de los Alonso mira desde su asiento en la grada, orgulloso, como el menor sigue dando lecciones de vida tras superar un nuevo obstáculo en forma de lesión. Y éste, de vez en cuando otea al horizonte con la confianza de saber que la persona de la que tanto aprendió, sigue mostrando una sonrisa de oreja a oreja por ver que su ‘pupilo’ aún tiene cuerda para rato. Una bonita historia de vida que deja esto del fútbol… 

JOSÉ ÁNGEL ALONSO: “Hubiese sido muy bonito haber podido jugar juntos” 

¿Por qué este deporte? “Mis inicios en el fútbol fueron gracias a mi hermano, que empezó a jugar en la UD Salamanca, haciendo las pruebas desde muy pequeño; al primero que vi jugar fue a él. Al principio vivíamos en un pueblo y fue cuando vinimos ya a Salamanca, cuando yo también hice las pruebas y me cogieron en la categoría de  benjamín de segundo año. Los dos hemos pasado por todas las categorías y es cierto que es complicado llegar a competir a niveles muy altos, porque son muchos los que se quedan por el camino. Vivir del fútbol es muy difícil”. 

La suerte no quiso: “Personalmente, me hubiese gustado mucho haber podido jugar con mi hermano. Solo hemos coincidido dos veces cuando yo jugaba en el Salamanca y él en el Valladolid, pero no sobre el terreno de juego. En el de Valladolid yo no jugué, y en el del Helmántico, salí de suplente y él no jugó. En el campo, nunca hemos coincidido los dos a la vez. El hecho de haber podido coincidir en el mismo equipo hubiese sido muy bonito, pero aún mas complicado. Lo más cerca que hemos estado ha sido ahora en Unionistas CF por tiempo, pero él decidió dejar el fútbol y no pudo ser. Además, yo ahora estoy jugando en el centro del campo (ha sido central gran parte de su carrera) y hubiésemos compartido posición”.

En casa, en el jardín... “En casa jugábamos mucho; en el pasillo, en un patio que teníamos y en el pueblo, Sepulcro – Hilario… en un jardín que había debajo de casa. Siempre ganaba él porque era mayor, pero al que más patadas le he dado yo ha sido a mi hermano. Cuatro años en esas edades se nota mucho. Dentro de casa intentábamos no jugar mucho… por las posibles represalias”, bromea.

De un patio… a marcar a Messi: “Pues sí; de pequeño lo sueñas y es lo que persigues, pero mi debut en Primera me llegó de una manera muy rápida. Pasé de estar jugando en el Salamanca en Segunda B, luego en el filial del Elche a jugar la temporada siguiente en Primera en el Camp Nou; no me lo esperaba”.

José Ángel jugó en Primera, Jorge no: “No soy mala gente (ríe). No es algo que hayamos rivalizado nunca; él llevó su camino y su carrera, y los dos creo que hemos tenido mucha suerte”.

Extranjero: “He estado poco tiempo en el extranjero (Hong Kong), primero tres meses y luego mes y medio, y para mí la experiencia me encantó, pese a todo. La decisión fue porque terminé en Mallorca y contaba con otras opciones en Segunda B, pero me motivaba empezar en el extranjero y más en ese país. Me encantó como cultura y ciudad y volvería sin pensarlo”.

UD Salamanca – Unionistas: “La Unión la hemos vivido los dos desde pequeñitos; como jugadores y personas es algo que llevamos dentro. Y luego, la opción de poder jugar en el club que le rinde homenaje es un privilegio y un orgullo por hacer ese tributo a la UDS. Una pena que no haya sido los dos a la vez”.

Último capitán de la UDS: “No sé si es por suerte o por desgracia, ya que una cosa significaría que yo seguiría en la UDS y la otra por un reconocimiento que queda para la historia. Es algo contradictorio”.

Su hermano: “Es una de las personas que más me ha influido en todo, tanto personal como profesionalmente. Yo empecé como mediocentro y ahí me influía más, pero luego ya pasé a jugar como central. Pero en cuanto a la forma de ver el fútbol o el carácter, lo que me ha dicho es lo que más me ha marcado. Nuestra relación personal con los años ha ido a más a pesar de la distancia. Ahora, pasamos más tiempo juntos y no tengo duda de que es el que más me ha influido para bien”. 

El Jorge futbolista: “Le definiría como el futbolista por el que debe pasar el juego del equipo. El que tiene que dirigir y marcar el tiempo. Creo que se ha retirado pronto y podía haber seguido jugando por físico y fútbol, aunque no por el aspecto motivacional, que influye mucho”. 

Lo que pasará: “Es cierto que uno piensa ya en su futuro, aunque espero que me queden mucho años en el fútbol. Sé que por las lesiones que he tenido es posible que mi vida deportiva se haya acortado, pero tengo el referente de haber jugado con Pelegrín en el Elche y estuvo hasta los 38 años… ojalá que pueda llegar o aunque sea alguno menos, me conformaría”. 

JORGE ALONSO: “Mi hermano es un espejo en el que mirarme” 

Aquí empezó todo: “Al principio vivíamos en un pueblo de Salamanca y al final yo siempre terminaba jugaba con chicos mayores que yo; ahí empezó un poco todo… incluso mi madre llegó a pensar que me iban a pisar, a hacer daño. Un día mis padres decidieron llevarme a hacer las pruebas del Salamanca y con 10 años entré en el club, con todos los chicos de segundo año; yo era de primero. Mis padres fueron los que más influyeron para que jugase al fútbol, porque era un sacrificio para ellos hasta que vinimos a vivir a la ciudad”.

Su carrera: “Analizando ahora con perspectiva mi carrera, he tenido mucha suerte porque he podido vivir muchas cosas. He disfrutado de cuatro ascensos, momentos únicos y bonitos. No es ganar una Liga, una Copa del Rey… no me puedo quejar, aunque siempre que te metes en el fútbol profesional quieres más, eres más egoísta. Pero observando ahora lo que ha pasado, creo que para llegar aquí ha sido todo muy difícil. Es verdad que quizá hemos tenido cualidades para este deporte y demás, pero también la suerte de haber podido llegar”.

Su familia: “Nunca nos lo hemos tomado tan en serio como para poder llegar a vivir del fútbol. Nuestros padres nos han apoyado siempre, pero no como hay casos ahora… nunca ha habido esa ambición y sí nos pedían que estudiásemos, que no dejásemos de lado nuestras obligaciones. De hecho, muchas broncas venían precisamente por eso, por el esfuerzo para sacar los cursos. Nunca ha sido una exigencia, para nosotros tampoco, hasta que no lo hemos tenido muy cerca. El salto más duro es pasar de juvenil a siguiente categoría o profesional; quedé campeón de División de Honor, dos jugadores fuimos a la selección… a los 18 años pasé al fútbol profesional sin esperármelo. En cosa de un mes, me empezaron a llamar equipos, periodistas… fue algo que ni me llegué a imaginar. Una vez que entro en el fútbol profesional, la UDS me hace un contrato de tres años; entonces sí pensé que podía ser”. 

¿Cuentas pendientes con el fútbol? “Seguro que jugar en Primera División; he logrado ascensos y no he podido o no he querido seguir en la siguiente, porque sabía que no iba a gozar de oportunidades y preferí buscar una salida. Pero sí, me hubiese gustado disfrutar de una temporada en Primera”. 

Su experiencia fuera de España: “Es algo que aconsejo a los futbolistas y a cualquiera. Es algo que va en la mentalidad de cada uno; ver otro país, otra cultura… siempre te hace crecer y abrir un poco más tus miras. No todo el mundo está cómodo cuando sale fuera. Me gusta mucho viajar y ver cosas nuevas y el fútbol me lo ha permitido; además, ganando dinero·. 

Jugar con su hermano: “Indudablemente me hubiese gustado jugar con él, haber compartido vestuario, entrenamientos y partidos. Cuando yo decidí dejar de jugar, él ni se planteaba que pudiese pasar esto y yo lo dejé porque Unionistas ni siquiera me dio una respuesta ni mostró interés. No se dio… pero nos hemos dado muchas patadas hace ya mucho tiempo”. 

Nostalgia de fútbol: “Sí claro, lo echo de menos. Mato el ‘gusanillo’ entre semana, pero no es lo mismo. Me divierto jugando al fútbol y se pasa mal por no seguir en se día a día, pero lo veo como una etapa que ya ha pasado. Intentar alargar las cosas, a veces no tiene sentido. Todos lo terminamos dejando o el fútbol nos deja a nosotros”.

Su hermano: “Es un orgullo ver su manera de trabajar; lo tuvo muy difícil para llegar al primer equipo del Salamanca. Luego desapareció y tuvo que buscarse la vida para terminar jugando en Primera. Eso lo hizo a base de paciencia y trabajo pese a sus dos lesiones graves. Es un ejemplo y un espejo en el que mirarme”.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba