Cosas de la vida

Dimes y diretes (XXXV) de cuarentena. Nadie nace enseñado…

 

Queridos amigos: todos hemos oído muchas veces aquello de «Nadie nace enseñado«, indicando que para dedicarse a algo hay que aprender primero a hacerlo. ¡Sea lo que sea! Y se suele decir cuando algo nos sale mal, como justificando el fracaso. Ya lo decían los romanos: «Nemo nascitur sapiens«, que se traduce «Nadie nació sabiendo«.

Pero menos conocida es su continuación tradicional, que es:

«Nadie nace enseñado, si no es a llorar»

Viene a decir que todo lo que aprendemos lo hacemos con esfuerzo, siendo por ello más satisfactorio conseguirlo. Hay un refrán chino que dice algo parecido: «Lloramos al nacer y cada día que vivimos nos demuestra por qué«. ¡Muy apropiado para los días que estamos viviendo!

————-

Luciano de Dios nos envía 4 aportaciones al Refranero de la Cuarentena:

«Cuando el camino es corto hasta los burros llegan«, «Ande o no ande, el burro grande«, «Y vuelta la burra al trigo«, «A burro muerto la cebada al rabo«.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba