Opinión

De hipotecas y alquileres

 

¿Qué es mejor? ¿Hipoteca o alquiler? Quietitos todos, al conocimiento a través de la discusión. Como seres ordenados que somos, comencemos por el principio, venga, la hipoteca.

El imbatible a favor radica en la titularidad. Será tuyo en cuanto termines de pagarlo, mientras tanto no lo olvides, usuario. La seguridad de tener un techo, un código postal bien elegido, o el mejor dentro de lo elegible, etc. ¿Puedes pintar las paredes? Por supuesto, escoge el color. ¿Puedes hacer esa reforma que te separa de la solución de los espacios ideal para tu máximo confort? Pues claro, es cuestión de echar cuentas. Para ti. Para siempre.

Mejor que el alquiler entonces. Si no tienes en cuenta que no será tan liviano sacar los pies de ese tiesto. Ahí gana el alquiler de lejos. Me quiero ir de mi casa temporal, me busco otra. ¿Dónde voy? ¿Dónde quieres? Anda que no hay maceteros en lugares distintos…

La res económica es un duelo interesante. Es de suponer, que para las mismas características, ha de ser más asequible la ocupación temporal que la posesión ¿sí? A corto plazo, pesará menos la balanza de la renta, a largo hay que tener en cuenta la esperanza de vida, obviamente, si por lo que sea insistes en vivir 168 años te va a salir por un pico. A ver qué jubilación te queda, etc.

Otra cuestión es la de la responsabilidad. Avería en tu finca, avería que pagas. Avería en la finca de tu casero, ¿dónde tengo el móvil para que llame al profesional de turno? Uy, espera un momento, ahora que hablas de responsabilidad, ¿Quién vive de alquiler solo ha de preocuparse por la mensualidad a riesgo de no poder recuperar el depósito? En muchos años saldría a céntimos al mes ¿verdad? Barato.

Pues qué te digo, que lo mismo no. Lo mismo, la responsabilidad es una cosa, así en general, tan compleja como la vida misma. Y tan sencilla. Poco tiene que ver con un documento acreditativo de una posesión. Poco tiene que ver con cuidar solo lo propio. Y en otro giro, ¿qué es lo propio? Un hogar por dentro para el arrendador, una vivienda por fuera para el arrendatario, la escalera o el ascensor y las respectivas zonas comunes en ambos casos, el lado de los pares o impares según corresponda, la calle, el barrio, el municipio, la provincia, la comunidad autónoma, país o país dentro del país según las sensibilidades de cada cual, el continente… No sé si adivinas por donde voy.

Jugando a los hechos ciertos discutibles se me ocurre definirte como una persona igual respecto de cualquier otra que quieras imaginar. Baso tal afirmación en una simple característica que seguro tendrás en común con quién quieras poner. Siempre seréis dos personas distintas.

Y para cerrar la discusión entre hipoteca o alquiler, en definitiva, optes por lo que optes, tu decisión siempre estará en un lugar mayor que el que consideres tuyo y que no te pertenece. Ni a nadie.

Habita.

Moveyourself. 

Más información, aquí


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba