Castilla y León

“Hay que estar preparados ante un posible repunte en otoño»

Casado cree que el aumento de camas de críticos y el trabajo en red de los centros será “esencial”

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, alertó este miércoles en Burgos de que “hay que estar preparados” ante un posible repunte de COVID-19 en otoño y consideró que el aumento de camas de críticos, unido al trabajo en red de todos los centros, será “esencial” para “tener éxito ante esta nueva oleada”. Lo dijo durante su intervención en el acto de entrega de las Medallas de Oro de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Burgos a los colectivos destacados en la lucha contra el COVID-19 en la provincia de Burgos.

 

M.L.Martínez / ICAL

En este sentido, Casado expuso que la pandemia ha supuesto un “gran reto” para el sistema sanitario de la Comunidad. “Nos ha mostrado las debilidades de nuestro sistema pero también nos ha mostrado nuestras fortalezas y oportunidades”, dijo, al tiempo que añadió que “ha puesto a prueba nuestras capacidades” y resaltó que “aunque el sistema no se ha llegado a colapsar en ningún momento, ha demostrado que son necesarios algunos cambios”.

Entre ellos, citó el que Sacyl vaya a aumentar de manera significativa la capacidad de las unidades de pacientes críticos en el conjunto de la comunidad en un 30 por ciento. También, dijo, se va a mejorar el equipamiento médico e informático de las unidades de críticos. Al mismo tiempo, casado destacó la contratación a miles de profesionales para que durante este verano se esté “prevenidos” ante el posible aumento de casos.

En definitiva, la consejera de Sanidad exclamó: “Debemos estar preparados ante un posible repunte en otoño y, el aumento de camas de críticos, unido al trabajo en red de todos nuestros centros será esencial para tener éxito ante esta nueva oleada”. “El nuevo coronavirus y su impacto en el conjunto de la sociedad, marcará un antes y un después en el ámbito social y económico pero, especialmente en el ámbito sanitario”, manifestó.

Por otro lado, se refirió a que la pandemia ha golpeado a la Comunidad, teniendo una prevalencia de la enfermedad bastante superior a la media nacional, de un 7,8 por ciento frente a un 5,2 por ciento. Si bien, apuntó que aunque el territorio con mayor afectación fue la Comunidad de Madrid con una prevalencia del 11,7 por ciento, seguido de Castilla-La Mancha, con un 9,6 por ciento, en el caso de la provincia de Burgos la prevalencia de anticuerpos es del 5,7 por ciento.

Así, según expuso, esta alta prevalencia a nivel general, se ha traducido en un aumento de la presión asistencial de los centros hospitalarios que fue posible afrontar gracias a la “plasticidad” del sistema y al “tremendo esfuerzo” de los profesionales. De hecho, enfatizó que “con una afectación mucho mayor que otras comunidades, la tasa de letalidad y de ingreso en unidades de pacientes críticos ha sido menor a éstas; claro ejemplo del buen hacer de nuestros profesionales”.

En la Comunidad, dijo, hasta el día de hoy han perdido la vida en los hospitales por el coronavirus, un total de 2.061 personas. Por ello, recordó que actualmente, se sigue en el proceso de desescalada sanitaria porque “el virus sigue entre nosotros” y “de todos y cada uno de nosotros va a depender el que no se den situaciones como las que estamos viendo en Lérida o Lugo”, enfatizó.

En esta línea, Casado manifestó que “reconocer a los profesionales, da igual el ámbito, consiste también en que cada uno seamos responsables para evitar una situación similar a la vivida entre marzo y mayo”. “Ser responsables es un acto de reconocimiento individual de cada uno de nosotros hacia Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, Protección Civil o los profesionales sanitarios”, apostilló.

Finalmente, la consejera de Sanidad reiteró que “no se debe olvidar que el virus sigue circulando”. “Sigue habiendo riesgo de contagios y, por eso, no debemos bajar la guardia”, exclamó, al tiempo que apeló a que “ahora nos toca ser más responsables, si cabe, y mantener las medidas de prevención correspondientes porque no podemos permitirnos volver a la casilla de salida por una imprudencia”. “El comportamiento individual es esencial para mantener los contagios a raya”, concluyó.

Tudanca

Por su parte, el secretario general del PSOE de Castilla y  León, Luis Tudanca, confió en que la Comunidad “sí que esté preparada” si se diera rebrote de COVID-19, aunque derivó la respuesta a la consejera de Sanidad, Verónica Casado. Por su parte, dijo que el PSOE “va a seguir haciendo lo mismo que durante los peores meses de la pandemia”, lealtad ante el Gobierno y la voluntad de contribuir a que en Castilla y León “no pase lo que sucede en otras comunidades”.

Luis Tudanca abogó por “estar bien preparados” y poner todos los medios al alcance para que un posible rebrote “no se descontrole”, de manera que no afecte a la salud ni la actividad económica. Además, añadió que en esta pandemia ya se preveían graves consecuencias sociales y económicas, que desde el Gobierno “se debe ser capaz de paliar”.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba