Opinión

Humanidad, simplemente humanidad

 

Si tuviera que quedarme con la palabra que más he oído últimamente, me quedaría con esta: Humanidad.

Me apena que hoy se vea como extraordinario, acciones, que hace años hubieran sido parte del ser humano. Acciones que se ensalzan como si fueran guiones de Hollywood, cuando tendrían que formar parte de nuestras vivencias.

¿Tan inhumanos nos volvimos? ¿Tanto nos cambió la vida y la sociedad?

Dicen que todos aprendemos a base de ‘palos’, yo creo que lo hacemos a base de decepciones y que el mundo en el priman intereses personales, el ser humano, es algo que no se ‘estila’ mucho.

Mientras escribo esta columna, viene a mí la imagen de una persona que enviudo recientemente, por una ‘presunta’ nula asistencia médica, pidiendo humanidad, no justicia, simplemente humanidad. También la madre de esa menor, ingresada en una UCI por una paliza, por tener más seguidores en la red. Y volvemos una vez más a la humanidad, ésa es la petición, simplemente ser humanos.

Esa humanidad que no conoce el reloj, ni la noche, ni la burocracia. No conoce normas, ni las pide, ni conoce clases sociales. Tampoco entiende de títulos, ni de dinero, pero sí de respeto y de lealtad. Sí de sentimientos y sobre todo de miradas, aunque a veces sigamos empeñados en mirar al suelo y no a nuestro alrededor.

Durante esta pandemia, hemos visto mucha humanidad. Muchas historias de gente buena, que se aferraba con uñas y dientes a un resquicio de bondad. ¿Aprendimos algo? o ya olvidamos y simplemente es cuestión de supervivencia.

Para que una sociedad avance necesitamos humanidad y necesitamos tener conciencia de lo que pasa alrededor, sino no avanzaremos como sociedad y seguiremos estancados en mirar para abajo y no de frente, aunque las vistas sean mejores y de ello dependamos para seguir viviendo.

Practicar no es lo mismo que predicar.

Valoren lo que les conviene.

Más información: Asociación Salmantina contra Bullying y Cyberbullyin -ASCBYC-


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba